HORIZONTE 82 COMO CAJA DE RESONANCIA

HORIZONTE 82 COMO CAJA DE RESONANCIA
Raquel Tibol
BERLIN OCCIDENTAL – El gobierno de Berlín Occidental ha invertido en el Festival de las Culturas del Mundo Horizonte 82 cuatro millones de marcos, o sea, unos 80 millones de pesos mexicanos, suma incomparablemente menor a la invertida por México en el Festival Cervantino de este año Como diseño general el berlinés está mucho mejor pensado que el guanajuatense pues a través de una concepción monotemática y un desarrollo plural se liga de hecho a situaciones candentes en un espacio geográfico determinado Si de ese espacio geográfico (en este caso América Latina) se muestran con recitales, exposiciones, conciertos y representaciones su literatura, su fotografía, su música, su teatro, su pintura, su cine, y sobre todo esto se organizan mesas de análisis y discusión donde participan anfitriones e invitados de muchos países, sería imposible detener la irrupción del presente con todas sus tensiones y conflictos Debido al formato diversificado y abierto los organizadores arriesgan la posible aparición de conflictos y éstos bullieron con fuerza en Horizonte ’82 debido a la posición del gobierno de Alemania Federal (al que el Berlín Occidental está ligado estrechamente) en el problema de las Malvinas, alineado, como todos, de los países de la OTAN, con Gran Bretaña Al democristiano alcalde-gobernador de Berlín Occidental, Richard von Wiezsacker, le llovieron muchas críticas; la más contundente fue expresada por el argentino Osvaldo Bayer (el de La Patagonia rebelde), asilado político en el propio Berlín, dentro de la ponencia presentada en la mesa de los “Escritores del Cono Sur en el exilio” Bayer le reclamó a Wiezsacker haber invitado a Octavio Paz, representante de una América otra que no lucha contra el imperialismo, que detracta a Cuba, que predica un arte no contaminado por las tragedias que vive el subcontinente; le reclamó la discriminación a los turcos segregados en sus ghetos berlineses; le reclamó su hipocresía frente a la grave situación que en Berlín atraviesan los jóvenes y los desocupados, así como los crecientes brotes de racismo y neonazismo Y con dolida irritación afirmó Osvaldo Bayer que no podía esperarse otra cosa del único alcalde que en el mundo puso a refugiados políticos a barrer las calles
En el discurso inaugural de Horizonte ’82, donde predominaban entre los latinoamericanos asistentes literatos y artistas de izquierda, muchos de ellos expatriados políticos, militantes de las causas liberadoras de sus pueblos, Octavio Paz, después de algunas consideraciones escolásticas sobre la literatura, el cosmopolitismo y el americanismo, de mediocre nivel intelectual, al referirse a la situación de la segunda mitad del siglo XX, expresó: “Durante estos años, en casi todo el mundo, aparecieron tendencias y movimientos ideológicos que proclamaron, bajo distintas formas, lo que se ha llamado, con expresión poco afortunada, `literatura comprometida’ Los artistas intentaron insertarse en la historia viva pero, casi siempre, confundieron la política con la historia Con frecuencia se convirtieron en los servidores de causas ideológicas y se transformaron en propagandistas Los fundamentos del `arte comprometido’ eran más bien frágiles: se suponía que la historia estaba animada por un movimiento de ascenso y que ese movimiento estaba representado, en nuestra época, por una clase dirigida por un partido, a su vez regido por un comité y éste por un jefe Poco, muy poco, ha quedado de este arte ideológico Lo más triste no fue la pobreza estética de las obras sino la baja de la tensión moral y política: el movimiento de ascenso histórico desembocó en el campo de concentración y en la dictadura burocrática La situación de la literatura contemporánea latinoamericana no es, esencialmente, distinta a la del resto del mundo y puede caracterizarse por dos notas La primera es el desvanecimiento de las escuelas y tendencias que dieron vida a los movimientos de vanguardia durante la primera mitad del siglo XX; la segunda es la decepción ideológica; las utopías se transformaron en cárceles y el sueño de una sociedad libre y fraternal se petrificó: cuarteles en lugar de falansterios”

Discurso, el de Paz, a la medida de la socialdemocracia alemana que gira a la derecha mientras proclama una apertura hacia el este permeada por un no disimulado antisovietismo Esto pudo apreciarse claramente en las posiciones sostenidas por Günter Grass, el más activo vocero de Willy Brandt en el campo de la cultura literaria, durante el último de los quince coloquios celebrados en la semana dedicada a la literatura dentro del Horizonte ’82: el Diálogo Norte-Sur, donde participaron por América Latina, en una mesa de siete sólo dos intelectuales latinoamericanos: el expresidente dominicano Juan Bosch y el exministro brasileño Darcy Ribeiro Sordos permanecieron Grass, Peter Schneider y sus colegas ante el razonado reclamo de desarme hecho por Bosch, altaneras fueron sus respuestas ante el señalamiento hecho por Ribeiro de alineamiento de Alemania Federal con el imperialismo neocolonizador en todas las acciones desestabilizadoras llevadas a cabo por las transnacionales en la América Latina, y puso como ejemplo los casos de Brasil, Chile y Perú Dolido ante la falta de respuestas, Darcy Ribeiro cerró el diálogo de sordos del debate norte-sur afirmando que los alemanes occidentales habían preparado Horizonte ’82 como una vitrina para mostrar a su pueblo, como un entretenimiento más, pintorescas curiosidades de una enorme y miserable región del mundo, región que seguirá siendo extraña para los sobrealimentados alemanes, incapacitados en su actual prosperidad consumista de elaborar utopías de sentido y alcances universales (como sí lo hicieron en el pasado)
Los intereses que promueven y sustentan los Festivales de las Culturas del Mundo no son monolíticos El espectro político, ideológico, y económico-social se deja sentir a pesar del severo control que intenta ejercer el organismo permanente: el Berliner Festspiee GmbH La editorial Suhrkamp, de Frankfurt, por ejemplo, logró desplazar a las otras que en la RFA se dedican a la traducción de obras de la literatura latinoamericana Michi Strausfeld, una de sus principales consejeras, llegó de Barcelona, donde habitualmente reside, para animar todas las actividades en torno a la literatura y opacar cualquier referencia que pudiera favorecer a una empresa que no fuera la suya Las feministas, muy activas en Berlín, dieron todo su apoyo a la exposición de Frida Kahlo y Tina Modotti, presentada con excelsa propiedad en un pequeño museo situado a las orillas de Berlín: Haus am Valdsee Pese a la distancia el público acude en gran número y sabe apreciar los refinados detalles de una muestra cuidada en todos sus aspectos La exposición Kahlo-Modotti viene a exhibirse en la Whitechapel Art Gallery, de Londres, y después de Berlín Occidental harán un itinerario por Hamburgo, Hannover, para terminar en Frankfurt Otro ejemplo de curiosa discriminación editorial fue el padecido por mi monografía sobre Frida Kahlo, editada por la casa Neue Kritk, también con sede en Frankfurt, encargada de la factura del catálogo de la exposición Frida-Modotti; pero que no pudo romper el muro de intereses económicos excluyentes levantado por la muy fuerte Suhrkamp
Y no aparecía en los puestos de ventas Lo mismo ocurrió con obras de Carlos Fuentes y otros más
Hay que acreditar a México en alto porcentaje el éxito de las exposiciones fotográficas, desde la individual de Juan Rulfo hasta la formidable de la fotografía latinoamericana, cuya integración no hubiera podido concebirse antes de la celebración de los dos Coloquios Latinoamericanos de Fotografía realizados en México por iniciativa del Consejo Mexicano de Fotografía Si los escritores latinoamericanos hubieran tenido actividades de frente común como los fotógrafos quizás su presencia en Berlín hubiera estado revestida de mayor autoridad moral y hubiera superado un constante vaivén entre la protesta inconsecuente y el anecdotismo individual

Comentarios