PAPEL DE ALELUYAS, REVISTA ANDALUZA DEL 27

PAPEL DE ALELUYAS, REVISTA ANDALUZA DEL 27
Francisco Prieto
Jacques Issorel (1941), director del Departamento de Letras Ibéricas de la Universidad de Perpignan, ha publicado la colección completa de Papel de aleluyas, revista que editara en Huelva, en 1927 y 1928, Fernando Villalón, Adriano del Valle y Rogelio Buendía
la reproducción es perfecta y los siete números que la constituyen viene acompañados por un estudio de Issorel sobre la génesis y el desarrollo de la revista, que ubica y relaciona con las diversas publicaciones que en esos años dieron a conocer a la generación llamada del 27

Esta es la primera vez que podemos tener acceso a Papel de aleluyas, pues como indica Issorel sólo se encuentran números sueltos en bibliotecas de Madrid, Sevilla y Moguer, de modo que la colección se hallaba en manos de particulares
Exceptuados García Lorca, Salinas y Aleixandre, el lector encontrará poemas, cuentos y ensayos de los principales escritores de entonces: Rafael Alberti, Luis Cernuda, Emilio Prados, Manolo Altolaguirre, Gerardo Diego, Benjamín Jarnés, Francisco Ayala, José Bergamín, Manuel Halcón, Ramón Gómez de la Serna, Eugenio d’Ors, César M Arconada, entre otros
La publicación, debida al Instituto de Estudios Onubenses y a la Excelentísima Diputación Provincial de Huelva, por demás limitada a sólo 600 ejemplares numerados, es un modelo de impresión, Issorel la presenta así:
“No ha sido necesario que transcurrieran muchos años para que los críticos reconozcan el papel revelante que desempeñaron, por los años 27-28, las revistas literarias —o más bien poéticas— en cuanto al devenir de la poesía española en 1928 ya, en una conferencia que pronuncia en Madrid y en la que se propone trazar “una especie de mapa de nuestra nueva literatura”, Ernesto Jiménez Caballero, tras de enumerar las características de la misma, afirma, con léxico seudo científico y tono jocoso, que son las revistas un lugar “donde se concentran las diferentes cantidades relativas e individuales, poseedoras de las características citadas” A continuación, distingue en la “nueva península literaria” tres triángulos, formados por las ciudades donde se publican revistas: el triángulo catalán, el castellano y —¡siempre se deja lo mejor para el final!— “el tercer triángulo —triángulo andaluz— (que) se caracteriza por su naturaleza genuinamente, radicalmente poemática” Contribuye a la formación de este último triángulo las ciudades y revistas siguientes: Málaga (Litoral), Granada (Gallo), Sevilla (Mediodía), “finalmente, Huelva —con una trinidad de amigos: Villamelón, Buendía, del Valle— publica un Papel de aleluyas lleno de gracia, de animación, de selección y de cordialidad”
Entre los trabajos memorables que el lector encontrará en Papel de aleluyas se encuentras las “Aleluyas absurdas”, donde Ramón Gómez de la Serna presenta un retablo con doce dibujos suyos y sus textos intitulados “El espejo, el hombre y el conejo” El inefable don Ramón nos introduce en su trabajo de este modo:
“Se necesitaba esta Revista y por eso mis gritos de júbilo
“Yo tenía mi PAPEL DE ALELUYA inédito por no tener estos originales su Revista a propósito
“Mi admirado Silencio me rechazó esta obra maestra que fue hecha para su alegre Revista y desde entonces suspiro sitio para publicar el comienzo de una serie de “Aleluyas absurdas”
“¡Ha llegado la hora! El Salón de Independientes y no admitidos se inaugura para loa aleluyistas rechazados! ¡Aleluya! ¡Aleluya! Ramón”
Jacques Issorel, en su estudio, cita a Angel González: “Los poetas del 27 hicieron compatibles sus afanes de originalidad con el máximo respeto por la tradición” Y añade el hispanista francés: “A ese respecto, la manifestación más visible fue la famosa misa de réquiem celebrada en Madrid por el alma de D Luis de Góngora y Argote Estas dos tendencias (lo nuevo y lo tradicional) aparecen en Papel de aleluyas y en las demás revistas del 27, aunque con matices diferentes en unas y en otras” No hay que olvidar que la revista lleva un subtítulo: Hojillas del calendario de la nueva estética Se trata, por tanto, de una obra imprescindible para los estudiosos de la poesía española contemporánea

Comentarios