Exhibe la UAP la limitación a la expresión popular

Exhibe la UAP la limitación a la expresión popular
Oscar Hinojosa
Ejemplo típico de la política del Estado frente a la comunicación, el gobierno del presidente José López Portillo brindó consideraciones especiales a los consorcios privados; propició que los medios gubernamentales sucumbieran entre la mediocridad y la ineptitud, alentó expectativas demagógicas de cambio en la materia, pero también consolidó una tendencia de confrontación y represalia contra las “expresiones de disidencia que no le resultaban tolerables”
Pocas veces, además, como en esta administración pudo advertirse una dirección tan errática y antojadiza en la comunicación del aparato estatal de la comunicación La Coordinación general de Comunicación Social de la Presidencia de la República tuvo cinco tituladores —de los cuales tres los fueron en el primer año de gobierno

Los párrafos anteriores forman parte de la ponencia que la Universidad Autónoma de Puebla, a través del director de Relaciones Públicas, Alfonso Yáñez Delgado, presentará en el Primer foro Nacional en Defensa de la Libertad de Expresión e Información Popular que se realizará del 22 al 24 de noviembre, en Acapulco
Yáñez Delgado revisa críticamente los actos gubernamentales en materia de comunicación, que determinaron que el esfuerzo e interés de centenares de ciudadanos y organizaciones para hacer efectivo y viable el derecho a la información fuera frenado “por las presiones de consorcios y la acción directa de su personero” en la anterior legislatura, Luis Farías
En cambio —dice Yánez Delgado— en el transcurso del sexenio la empresa Televisa consiguió el usufructo de las antenas parabólicas construidas por el Estado para la captación de señales de satélite “Con esta concesión sin precedentes, los empresarios privados de la televisión adquieren autonomía tecnológica y un amplísimo campo de acción”
Al referir las “limitaciones sin” a las expresiones independientes, el vocero de la Universidad Autónoma de Puebla describe las trabas y pretextos que la Secretaría de comunicaciones esgrimió para negar a esa casa de estudios la autorización para operar una radiodifusora
Pero —dato que refleja la política gubernamental en la materia— la misma dependencia permitió que el 19 de noviembre, víspera del 72 aniversario de la Revolución Mexicana iniciara sus transmisiones una nueva radiodifusora en Puebla: La Tropicálida, que forma parte de la cadena monopólica “Estrellas de Oro”
Otra emisora más, Radio lobo, cambió de frecuencia también “No sobra decir —señala AYD— que ambas radiodifusoras privadas, beneficiarias de la concesión, demuestran que es posible la aparición de nuevas emisoras”
En las conclusiones del trabajo que anticipa Proceso, Yánez Delgado señala la necesidad de que el Foro se convierta en instancia permanente de información, discusión y actividad tendiente a unificar la lucha por la libertad de expresión e información popular
Propone también que se formalicen y consoliden los vínculos entre las radiodifusoras democráticas y se establezca un mecanismo de apoyo mutuo en las esferas profesional, técnica y de producción, así como formas concretas de solidaridad

Comentarios