UNA MADEJA QUE EMPIEZA A DEVANARSE: TRIBASA, PEÑALOZA, HANK, RAUL SALINAS, FRANCISCO RUIZ MASSIEU…

UNA MADEJA QUE EMPIEZA A DEVANARSE: TRIBASA, PEÑALOZA, HANK, RAUL SALINAS, FRANCISCO RUIZ MASSIEU
Fernando Ortega Pizarro
El 7 de marzo de 1995, The New York Times informó: “Un funcionario gubernamental que era amigo de José Francisco Ruiz Massieu (cuando era gobernador) afirmó que también tuvo conflictos con Raúl Salinas de Gortari por la construcción —por más de 2,000 millones de dólares— de la carretera de paga que atraviesa Guerrero y por el enorme desarrollo inmobiliario en Acapulco llamado Punta Diamante”
Y agregó: “Tanto Maseca —de Roberto González Barrera— como la empresa que construyó la tercera parte de ese proyecto carretero, Grupo Tribasa, han sido relacionados en el pasado con la familia de uno de los más ricos políticos de la vieja guardia mexicana, Carlos Hank González, que fue secretario de Agricultura con Carlos Salinas El hijo mayor del señor Hank forma parte de los Consejos de Administración de ambas compañías”

El Grupo Tribasa creció rápidamente durante el sexenio de Salinas de Gortari, al grado de que su presidente, David Peñaloza Sandoval, se convirtió en uno de los 24 supermillonarios mexicanos, con una fortuna superior a los 1,000 millones de dólares, según la revista Forbes
En entrevista con el diario Reforma, el 17 de marzo de 1995, Peñaloza dijo que no tenía nexos con Raúl Salinas de Gortari, “absolutamente” Reconoció que sí lo conocía, “aunque circunstancialmente, como conozco a 20,000 gentes De eso a que tenga la menor sociedad, es absurdo”
En cuanto a los máximos responsables de la dependencia que concedió a Tribasa participación en las obras de la Autopista del Sol, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Peñaloza dijo:
“En este país cualquiera de nosotros está en un nivel de responsabilidad en el que uno tiene que conocer al que está enfrente, porque es quien nos está dando la chamba No quiere decir que yo conociera a don Andrés (Caso) antes de que llegara a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, ni a (Emilio) Gamboa Los conocía circunstancialmente, pero no los había tratado Es obvio que uno tiene conocimiento de la gente Tengo 26 años trabajando en comunicaciones Desde 1969 tengo vínculos de trabajo con la SCT, y la gente es la misma, son los mismos Los políticos de este país han sido de un solo partido, y son políticos de carrera”
Aseguró que conoció a Carlos Hank Rohn, presidente del Grupo Interacciones, a finales de 1989, cuando se licitó la autopista México-Toluca En 1993, Hank Rohn aceptó que Peñaloza fuera accionista de Interacciones, con 15% A su vez, Peñaloza invitó a Hank Rohn al consejo de Tribasa
Dijo Peñaloza: “Nuestra participación en Interacciones es de 15% Pero también soy socio de Serfin, de Bancomer, de GBM Atlántico De hecho, el primer banco en el que me interesó invertir fue Bancomer, pero yo no conocía a don Eugenio Garza, ni a Hank, y así me pasó con Adrián Sada y Alonso de Garay”
—¿Necesitaron un socio político? —le preguntó la reportera María Fernanda Matus
—Ese rumor viene de hace tres o cuatro años Yo creo que, como crecimos mucho, la gente dice: alguien tiene que estar atrás, alguien tiene que estar impulsando a esta empresa No tendría ningún sentido tener un socio político; estaríamos suicidándonos Es absurdo Tenemos que prevalecer como institución Hace 26 años que estamos en el mercado Hemos pasado crisis, como las de 1982 y 1986, cuando tuvimos verdaderos problemas financieros El gobierno nos ayudó en cada una de las crisis, pero no fue una prebenda política, porque no fuimos los únicos
—Pero la gente se pregunta: ¿Quién le abrió la puerta a Tribasa, “flor de un sexenio”?
—Solitos nos abrimos la puerta Tenemos muchos sexenios trabajando Lo que pasa es que las condiciones del sexenio pasado, para poder captar recursos del extranjero, fueron únicas Los 800 millones de dólares que trajimos para capitalizar a la empresa están ahí, invertidos en carreteras, en proyectos Somos los únicos en este país que lograron bursatilizar proyectos en el mercado internacional
HISTORIAS DE FAMILIA
Gabriel Peñaloza Santillán, tío de David, cuenta al reportero la historia de la familia
Jesús Peñaloza Jiménez, padre de Gabriel y abuelo de David, se hizo amigo de Pascual Ortiz Rubio, cuando era gobernador de Michoacán Trabajó como taquígrafo parlamentario Cuando Ortiz Rubio fue presidente de la República, de 1930 a 1932, Peñaloza Jiménez tuvo el puesto de oficial mayor de la Presidencia
Puso una dulcería, donde también vendía billetes de lotería Conoció al italiano Pablo Traverso, quien había sido despedido de la empresa La Suiza, y comenzó a fabricar chocolates en su casa Ambos crearon Chocolates Turín, en 1931
Jesús se casó con Clementina Santillán Legorreta Su primogénito fue precisamente Gabriel, a quien siguieron cinco hermanos Uno de ellos, David Peñaloza Santillán (padre del presidente de Tribasa), quien cursó la carrera de leyes en la UNAM y fue compañero de generación de José López Portillo, Octavio A Hernández, Alfredo Uruchurtu, Héctor Sarmiento y Pedro Ferriz Santacruz Trabajó en el despacho de Genaro García En 1950, lo nombraron gerente de Peñoles y se fue a Torreón Antes, se casó con Graciela Sandoval Requena, con quien tuvo a David y Octavio Peñaloza Sandoval
Posteriormente, ayudó a su mamá en la administración de Chocolates Turín, cuya presidencia asumió a la muerte de su madre Pero el control accionario lo tenía su hermana Clementina, con 50%; los demás hermanos tenían 10% David y Clementina —según Gabriel— presionaron a sus hermanos, logrando que les vendieran sus acciones Finalmente, David se hizo del control de la empresa
Posteriormente, David también fue director de Fideicomisos en Banobras Cuando David murió en 1986, la presidencia de Turín la tomó su hijo David Peñaloza Sandoval, contador público
Durante los años en que vivió en Torreón con sus padres, Peñaloza Sandoval conoció a Adriana Alanís, se casó con ella e ingresó a la empresa Constructora General del Norte, de su suegro Arón Alanís Entonces dejó la administración de Turín a su hermano Octavio
En 1989, se creó Triturados Basálticos y Derivados (Tribasa), como una rama de Constructora General del Norte, y David Peñaloza Sandoval fue nombrado gerente Un año después, compró el 7% de la empresa En 1980, Constructora General del Norte se quedó en manos de los hermanos de su esposa, quienes le pagaron sus acciones, dinero con el que David compró las acciones que sus cuñados tenían en Tribasa, hasta obtener el 100% Sin embargo, como accionista mayoritaria aparece su esposa Adriana
Según informó Carlos Acosta en Proceso 923, las utilidades del Grupo Tribasa crecieron de manera sorprendente en el sexenio salinista: 293 millones de nuevos pesos en 1989; 34 en 1990; 113 en 1991; 3348 en 1992, y 4127 millones en 1993 Es decir, un incremento de 1,293%, entre 1989 y 1993
La construcción de autopistas concesionadas es la fuente principal de los ingresos de Tribasa: 911% El resto proviene de ingresos derivados de peajes y de su participación minoritaria en otras concesionarias, según información de la propia empresa
En su Prospecto de Colocación para cotizar en la Bolsa de Valores, la empresa estableció: “Tribasa considera que su récord en este aspecto —un exitoso historial en la construcción y operación de las concesiones que le han sido adjudicadas— ha merecido la confianza de las entidades gubernamentales, principalmente de los funcionarios de la SCT y de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público”

Comentarios