PANAMA PAPERS GANA PULITZER

EL SALON DE TRIUNFADORES I

EL SALON DE TRIUNFADORES I
Raquel Tibol
Hasta el próximo 2 de junio estará abierto en el Museo de Aguascalientes el Salón de Triunfadores, inaugurado el 13 de abril con tres obras de cada uno de los siguientes artistas pintores, dibujantes, escultores, grabadores y fotógrafos: Gustavo Monroy, Rosa Luz Marroquín, Juan Manuel de la Rosa, Moisés Díaz Jiménez, Arturo Elizondo, Renato González, Enrique Guzmán, Sergio Hernández, Eloy Tarcisio, Germán Venegas, Patricia Soriano, Mauricio Sandoval, Roberto Real de León, Roberto Parodi, Irma Palacios, Victoria Blasco, Gabriel Macotela, Adolfo Patiño, Oliverio Hinojosa, Jesús Mayagoitia, Mónica Mayer, Armando Cristeto, Alfonso Mena Pacheco, Flor Minor, Kiyoto Ota, Martha Pacheco, Uriel Parker, Javier Pucheta, Luciano Spano, Rafael Villar, Elena Climent, Aarón Cruz, José Castro Leñero, Estrella Carmona, Miguel Castro Leñero, Adalberto Bonilla, Francisco Castro Leñero, Miguel Angel Alamilla, Jorge Yázpik, Boris Viskin y Jesús Urbieta Después el Salón de Triunfadores habrá de itinerar por varias ciudades de México y los Estados Unidos
A mediados de noviembre de 1995 el arquitecto Agustín Arteaga, coordinador Nacional de Artes Plásticas del Instituto Nacional de Bellas Artes, me escribió desde París, donde se encontraba estrechando relaciones culturales entre Francia y México, para que me encargara de una exposición conmemorativa de los treinta años de los concursos de artes plásticas de Aguascalientes que se cumplirían en 1996 Yo había actuado como jurado en el Concurso Nacional para Estudiantes de Artes Plásticas de 1976, 1977 y 1979, y en el Encuentro de Arte Joven de 1981, 1982 y 1983 Al encuentro yo le había puesto el nombre cuando Víctor Sandoval, entonces director de Promoción Nacional del INBA, compartió conmigo y otros críticos familiarizados con el problema, su preocupación sobre la necesidad de producir un cambio que corrigiera los vicios y las deformaciones que se fueron acumulando a lo largo de quince años de concurrencia de escuelas y talleres de arte gubernamentales o particulares El concurso estaba consolidado y, justamente por estarlo, era perfectible para que siguiera gozando de buena salud

A su consolidación y prestigio se había referido el escritor Sergio Galindo, exdirector del INBA, en la Presentación que escribió para el catálogo de la muestra Premios de los Concursos Nacionales para Estudiantes de Artes Plásticas, Aguascalientes 1966-1977, celebrada en la galería de arte Tierra Adentro en marzo-abril de 1978 Decía: “Cuando en abril de 1966 —durante la tradicional Feria de San Marcos— se realizó el primer concurso, compitieron en él aproximadamente cien estudiantes Al tercer año, fueron cerca de quinientos Año con año aumentó no sólo el número, también en calidad, y a la fecha un premio de este concurso es codiciado galardón al que aspiran estudiantes de universidades y de todos los centros culturales del país
“El INBA, con esta exposición, testifica su labor en provincia y nos muestra que, cuando se conjugan los esfuerzos estatales y de la iniciativa privada —en este caso, la Cigarrera Moderna—, la ayuda federal —económica y de asesoramiento— resulta poderosa y capaz de triunfos como el presente Pero todas estas circunstancias pueden quedarse en simples posibilidades o quimeras a menos que se tenga la tripulación idónea para conducir sagazmente la embarcación y llegar a tierra firme o a Tierra adentro Cada uno de los tripulantes ha dado de sí lo mejor y ha coadyuvado en esta travesía No pretendemos dar la nómina completa; entre ellos nombraremos tan sólo a unos cuantos para no hacer esta relación interminable: José Luis Martínez, Jorge Alberto Manrique, Marco Antonio Montero, Ignacio Angulo, Jorge Hernández Campos, Jorge Bribiesca, Luis Ortiz Macedo, Flavio Salamanca, Miguel G Aguayo, Mario García Navarro En aquella pequeña tripulación que partió hace una docena de años hay algunas sensibles bajas Nos referimos a Ruth Rivera y a Jaime Saldívar, que fueron los primeros en poner en marcha el certamen, en unión de Víctor Sandoval, eje de este movimiento Por fortuna para el INBA y la provincia, hay otros equipos, en varios estados, que trabajan igualmente con tenacidad y acierto”
El cambio concretado en 1981 consistió en descargar en el incipiente productor de arte la total responsabilidad de su participación, convirtiéndola de tal manera en un acto de libre albedrío en una etapa en que las asociaciones de artistas comenzaban a ser relegadas por posiciones más individualistas Los jóvenes (el límite de edad se fijó en treinta años) se confrontarían con la obligación de no representar a nadie más que a sí mismos El resultado inmediato fue el fortalecimiento de la pluralidad en técnicas, estilos, tendencias y géneros artísticos En los envíos se comenzaron a apreciar trabajos más propositivos, más experimentales, más audaces La renovación de la plataforma que sustentaba a las convocatorias redundó en una renovación estética Esta fue la característica más valiosa de los siguientes quince años del Encuentro Nacional de Arte Joven Aguascalientes se convirtió en el estrado donde se dirimieron en embrión muchas de las propuestas que después fortalecieron y diversificaron el desarrollo del arte en México Los jurados de selección y premiación (que fueron integrados por críticos, teóricos, artistas, maestros y promotores culturales) no sólo no frenaron sino que estimularon cambios y novedades, sobre todo cuando se sustentaban en afanes de calidad y profesionalización En los sucesivos Encuentros se fue fortaleciendo un juego abierto, no interferido por funcionarios o patrocinadores Esta fue seguramente la máxima garantía para su continuidad y supervivencia (Continuará)

Comentarios