Los documentos sobre el Plan de Campaña Chiapas 94 deben estar en los archivos de la Sedena y de la VII Región Militar: el general Garfias

Los documentos sobre el Plan de Campaña Chiapas 94 deben estar en los archivos de la Sedena y de la VII Región Militar: el general Garfias
Álvaro Delgado y María Scherer Ibarra
Los asesinatos de mujeres y niños, la expulsión de población civil de sus comunidades, así como el reclutamiento y adiestramiento de grupos paramilitares en Chiapas, es la expresión de un esquema militar que acredita la autenticidad del documento Plan de Campaña Chiapas 94, dado a conocer en Proceso la semana pasada, sostiene el especialista en asuntos de seguridad nacional John Saxe Fernández
“El texto encaja en toda la línea de pensamiento doctrinal y operativo de la contrainsurgencia que se desarrolló a lo largo de la Guerra Fría”, destaca el académico, y juzga que, como ocurrió en Guatemala, la estrategia implica no sólo desmoralizar a la guerrilla, sino imbuir un efecto psicológico de terror para minar sus bases de apoyo y abastecimiento

Por su parte, el general retirado Luis Garfias Magaña, expresidente de la Comisión de la Defensa Nacional en la Cámara de Diputados, opina que los documentos sobre la estrategia del Ejército frente al movimiento zapatista deben estar en los archivos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena)
La Sedena, en un comunicado expedido el lunes 5, informó que el Plan Campaña Chiapas 94 “no obra en poder de unidad o dependencia alguna” de esa institución Sin embargo, Garfias asegura que deben existir dos ejemplares, uno en el Estado Mayor de la VII Región de Chiapas y otro en el Estado Mayor de la Secretaría
Considera, inclusive, que debe haber más copias del documento: en el cuartel general de la región, en Tuxtla Gutiérrez, y posiblemente otra en la zona militar en Rancho Nuevo, en San Cristóbal de las Casas
“No tiene importancia que ese documento se haya elaborado cuando Antonio Riviello Bazán era el secretario”, comenta
El Plan de Campaña Chiapas 94 corresponde a un tipo de documento que, en lenguaje militar, se conoce como Estudio de Estado Mayor, explica el general Garfias, expriísta recientemente incorporado al Partido de la Revolución Democrática
Los estudios de Estado Mayor tienen como objetivo el “análisis completo de un suceso desde los puntos de vista político, económico, social y militar, a partir de una hipótesis para obtener una conclusión que le permita actuar al Ejército”
La actuación derivada de esas conclusiones se somete a consideración del comandante de la zona de la región o del propio secretario de la Defensa
Garfias aclara: “Pueden acatarse parcial o totalmente, o bien desecharse”
Dice que esos documentos no se sustraen de los archivos, pues “pueden mantener vigencia”, por lo que le “llama la atención” el hecho de la Sedena diga que no los encuentra
El general José Rubén Livas Peña, quien elaboró el análisis del conflicto zapatista desde los puntos de vista histórico, sociológico, económico, político y religioso, fue alumno de Garfias en la Escuela Superior de Guerra Lo describe como un hombre serio, cumplido y eficiente
Gobiernos pésimos
Garfias ama a Chiapas Conoce y quiere al estado, donde cursó sus estudios primarios Cuenta que una de sus hermanas nació en Tapachula y años después, como diputado, volvió varias veces
Se niega a ser un nuevo especialista más sobre Chiapas, pero se aventura en el análisis: “No ha tenido gobiernos malos, sino pésimos, que no han resuelto un problema de siglos”
Se declara simpatizante de los indígenas del norte del estado, “porque luchan por el derecho a la vida” Lo conmueven las fotografías que no olvida: la niña descalza que camina por la carretera sin más pertenencias que las que caben en un bolso
Lamenta: “Eso sólo se veía en Vietnam y ahora lo vemos en Chiapas”
Advierte que en estados como Guerrero, Sinaloa, Michoacán y Chiapas, así como en la Ciudad de México, no se aplica “con energía” la ley de armas de fuego
Sugiere: “No se trata sólo de recoger el armamento, sino de consignar al poseedor, porque ha cometido un delito federal Deben tomarse medidas radicales para extirparlo”
Estima que si bien en Chiapas está justificada la presencia del Ejército, pues se vive “un problema típico de seguridad interior”, éste desempeña una función “ingrata”:
“El Ejército le resuelve sus problemas a los políticos corruptos y los soldados pagan la factura No ignoremos que cumplen con su deber y que merecen el reconocimiento de la opinión pública”
El general, profesor también de Jesús Gutiérrez Rebollo, está convencido de que el Ejército necesita “una acción de relaciones sociales activas” para que se conozcan su confiabilidad y decencia Acepta que las Fuerzas Armadas padecen “la antipatía de los ciudadanos”, pero las defiende:
“Me resisto a creer que los soldados roben y esquilmen No sólo tienen satisfechas sus necesidades, sino que además el Código de Justicia tipifica el pillaje y maltrato a los civiles, que se castiga severamente”
Y sobre el contenido del Plan de Campaña Chiapas 94, asegura que el Ejército no alienta a los grupos paramilitares:
“Esos grupos responden a los problemas de las fincas, del café, de los caciques El Ejército no controló el desarme en forma apropiada, pero no patrocina a los paramilitares”
Su opinión es la de su partido, el PRD El Ejército Zapatista debe desarmarse bajo criterios distintos y después de las bandas paramilitares “El desarme debe ser total, pero no uniforme”
Terror de Estado
Experto en asuntos de seguridad nacional, autor de un libro y numerosos artículos sobre el tema en revistas especializadas, John Saxe Fernández expresa su deseo de que el documento publicado en Proceso no sea real, “por razones éticas y de orden geopolítico”
Autor de De la Seguridad Nacional, editado en 1975, el académico acepta, sin embargo, que lo que ha ocurrido en Chiapas acredita la autenticidad de su contenido:
“Desafortunadamente, me parece que el texto encaja en toda la línea de pensamiento doctrinal y operativo desarrollada por militares de Estados Unidos a lo largo de la Guerra Fría, sobre todo después de la experiencia tan brutal del pueblo vietnamita con Estados Unidos”
La guerra de “tierra arrasada”, los desplazamientos, el asesinato de líderes sociales, de mujeres y de niños, así como la destrucción de sus medios de sustento y el adiestramiento de grupos paramilitares, forman parte de esta línea de contrainsurgencia, creada por militares estadunidenses desde la década de los sesenta, establece el coordinador del Seminario de Teoría del Desarrollo del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM
—¿Se trata de una guerra de baja intensidad?
—No, este es un término desarrollado por los ideólogos del Departamento de Defensa de Estados Unidos y repetido, muy acríticamente, por nuestros intelectuales El término correcto es contrainsurgencia y terror de Estado ¿Qué de baja intensidad tiene para un hombre o para una población ver a los soldados de su país lanzar bayonetas al vientre de una mujer embarazada? Eso es alta intensidad
Analiza el documento del Ejército denominado Plan de Campaña Chiapas 94, y considera indispensable también ubicarlo en un contexto histórico, sobre todo a raíz de que México suscribió el Tratado de Libre Comercio (TLC)
Explica que si bien México y sus Fuerzas Armadas habían mantenido una actitud de “cautela y resistencia” a participar en los esquemas de seguridad interamericana implementadas por Estados Unidos, “con el TLC todo cambió radicalmente”
Señala que el TLC estableció vínculos de orden comercial y político, pero también el de los servicios de seguridad
Con base en documentos del Departamento de Defensa de Estados Unidos, Saxe Fernández dice que en los últimos años creció inusitadamente la presencia militar y de los servicios de seguridad de ese país en México
“Documentos del Pentágono, dados a conocer por la prensa nacional, muestran que en los primeros diez meses de 1997 el gobierno mexicano mandó adiestrar a institutos militares estadunidenses a 1,500 militares La cifra no nos dice nada hasta que la ubicamos en el contexto: entre 1982 y 1996 fueron adiestrados 1,774 militares mexicanos ¡En 10 meses se adiestró a un número similar al de catorce años!”
Otro datos acreditan el inusitado y dramático interés de Estados Unidos en lo que está ocurriendo en México:
“En 1997 hubo un aumento de 400% en la transferencia de tecnología militar de Estados Unidos a México en relación con lo que ocurrió en años anteriores Y hubo un aumento de 800% en el presupuesto del Departamento de Defensa de ese país para el adiestramiento de militares mexicanos Además, a partir del TLC el número de estudiantes mexicanos graduados en la Escuela de las Américas —que tiene 67 años de fundada, con 600,000 graduados—, ha ido aumentando Y en 1997, a diferencia de la línea mexicana de posguerra, de no participar en ese sector con Estados Unidos, México era el país con más estudiantes en esa escuela”
Recomienda por eso que es indispensable que el Congreso mexicano exija información al gobierno para establecer en qué estado se encuentra la cooperación militar con Estados Unidos
El pez en el agua
Saxe Fernández dice que las consecuencias del documento Plan de Campaña Chiapas 94 están a la vista:
“En ese documento se conceptualiza al EZLN como una organización maoísta y eso explica la estrategia contrainsurgente del Ejército Mexicano que ahí mismo se detalla Se trata de una estrategia democídica, que es un concepto más amplio que el genocidio, y por eso hay que ubicarla en el contexto, como la aplicación, desde 1982, de una política que está entregando la actividad económica a intereses extranjeros”
Explica que, desde la década de los sesenta, los estrategas estadunidenses trataron de contrarrestar la teoría del “pez en el agua”, de Mao Tse Tung, según la cual el pez es la guerrilla y el agua era la población y el medio ambiente social
“La guerrilla necesitaba articular las demandas y los anhelos de un pueblo para tener éxito Y el agua era, desde luego, el aprovisionamiento de reclutas para la guerrilla, de alimentación, de información: la infraestructura para el éxito guerrillero
“El Departamento de Defensa de Estados Unidos hizo muchos estudios para crear un cuerpo doctrinal práctico para contrarrestar esto Y ante la metáfora del pez en el agua, los estrategas estadunidenses formularon la contraestrategia que es, decían ellos: Dry the river and catch the fish (secar el río para capturar al pez)”
Se trata, juzga Saxe Fernández, de una metáfora que representa un democidio, que es la acción del Estado o de alguna autoridad para aniquilar a la población Y la experiencia latinoamericana con este tipo de esquemas ha sido dramática, sobre todo en Guatemala, que tiene una gran vinculación con Chiapas
“El proceso militar en Chiapas es muy parecido en muchos aspectos con el guatemalteco En el uso de los kaibiles y su adiestramiento, por ejemplo, juega un papel muy importante la asesoría estadunidense Documentos recientes indican que agentes de la CIA, dentro del aparato militar guatemalteco, giraron instrucciones para torturar, asesinar y arrasar aldeas”
Agrega: “Es esencialmente la política de secar el río: guerra de tierra arrasada, asesinatos políticos, desplazamientos poblacionales Esto es precisamente para dejar huérfana a la guerrilla y bajarle, no sólo la moral, sino hacerle sentir el efecto psicológico de terror y al mismo tiempo el efecto práctico de quitarle los recursos, las bases socioeconómicas que permiten ese funcionamiento Esto es, si lo vemos inductivamente, lo que ha ocurrido en Chiapas”
Por eso, insiste, a nivel operativo la idea central del documento publicado por Proceso coincide con todos los documentos contrainsurgentes de Estados Unidos distribuidos y usados en instituciones militares de adiestramiento de militares latinoamericanos a lo largo de la Guerra Fría

Comentarios