Los secuestros capitalinos en Hombre en llamas, de Tony Scott

* El director investigó varios secuestros en México
* El realizador convirtió al Distrito Federal en un tercer personaje

Mexico, D F, 16 de agosto (apro)- Cuatro meses después de haber sido estrenada en Los Angeles, California, la película Hombre en llamas (Man on fire) del inglés Tony Scott (pero radicado en Estados Unidos), sobre los secuestros en la Ciudad de México, llega al país
La cinta –protagonizada por Denzel Washington (ganador del Oscar en dos ocasiones por Día de entrenamiento, de Antoine Fuqua, y Gloria, de Edward Zwick)– ha causado expectativa por cómo ha sido abordado el problema de los secuestros en la capital mexicana

Hombre en llamas se rodó el año pasado en el Centro Histórico del Distrito Federal, la Condesa y Ciudad Neza También intervienen los actores Marc Anthony, Dakota Fanning, Giancarlo Giannini, Radha Mitchell, Rachel Ticotin y Christopher Walken y los mexicanos Jesús Ochoa, Carmen Salinas y Roberto Sosa
20th Century Fox es la distribuidora del largometraje y se estrena el 13 de agosto con la clasificación B15, pero desde el pasado mes de abril ha sido uno de los DVDs piratas más vendidos
La visión de Scott
Hombre en llamas inicia con una panorámica de la Ciudad de México y se dan cifras:
“En América Latina hay un secuestro cada 60 minutos y 70% de las víctimas no sobreviven”
La introducción explica que en un periodo de seis días se realizaron 24 raptos en el Distrito Federal, lo cual ha provocado que muchas familias contrataran guardaespaldas para sus hijos Así John Creasy (protagonizado por Washington), un exagente y asesino de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y alcohólico, acepta ser guardaespaldas de una niña de nueve años de edad, hija de un hombre de negocios, miembro de la aristocracia mexicana, quien teme perder su estilo de vida y familia debido a una deuda
La pequeña es secuestrada Creasy, a pesar de haber sido herido de gravedad durante el rapto, promete que matará a cualquiera que haya estado involucrado en el secuestro
Se ve a la policía judicial involucrada en el secuestro (nada nuevo) y, por otro lado, se enaltece a la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) Se presenta a la Ciudad de México como “muy peligrosa” y catastrófica, pero un estadunidense de color viene a poner el orden
El guión es de Brian Helgeland, basado en la novela homónima de A J Quinnell y adaptado a la Ciudad de México Scott investigó algunos casos de secuestros en México y Helgeland rediseñó la historia para acoplarla a las circunstancias del Distrito Federal Según el director, la investigación fue invaluable en cuanto a la verosimilitud que le aportó a la historia, “incluso, si el público no conoce los procedimientos y los mundos que detallamos en la película, creo que le parecerán muy auténticos”
En la conferencia de prensa con los medios informativos del país, el realizador, que luce su ya famosa cachucha roja, argumentó que convirtió a la Ciudad de México en un tercer personaje, “es tan bella, peligrosa, tan oscura… es especial”
Constantemente recalcó que luego de la marcha contra la violencia que se efectuó el pasado 27 de junio en varias partes del país, “Hombre en llamas ayudará a México”, aunque no aclaró cómo y en qué
Sobre el retrato que hace de la policía mexicana, platicó:
“Siempre se critica cuando haces un comentario acerca de funcionarios corruptos, siempre creen que estás tratando de lastimar a esa gente y no, estoy tratando de apoyar a la Ciudad de México y a esta nueva visión que tiene la generación joven de la AFI y las fuerzas policiacas de cambiar a este país, pero dentro de todas las fuerzas policiacas hay elementos corruptos, en Nueva York, Londres, en todo el mundo…, así que no estoy hablando sólo de la Ciudad de México”
Ante la pregunta de qué quiere decir con que el Distrito Federal es un lugar especial si en el filme refleja una ciudad catastrófica, sólo mencionó:
“Bueno…yo me enamoré de la Ciudad de México y de su gente, del apoyo que me dieron al rodar en exteriores, desde los más altos funcionarios hasta los barrios más difíciles como Neza, además, me encantó el espíritu humano de la gente de esta ciudad”
Luego, se le cuestionó por qué entonces no había un aspecto positivo de la capital mexicana, y habló en pausas:
“Es una pregunta difícil…, no sé cómo decirlo…, está película trata de entretener Yo quiero apoyar a México Si los secuestros son una epidemia espero que esta película pueda funcionar contra eso Para la gente que no ha sufrido un secuestro, espero que con este filme les toque su vida y piensen que deben hacer algo al respecto”
–Habla que trata de apoyar a México para disminuir el secuestro, ¿este retrato totalmente negativo de la Ciudad de México en Hombre en llamas no genera más miedo?
–No, no, está película no fue hecha para apoyar la lucha contra el secuestro (se contradice) sino para entretener y educar a la gente en cuanto a lo que ocurre en el mundo hoy en día Es una realidad, no se puede negar que eso (el secuestro) está ocurriendo en Brasil, Colombia, China, por lo tanto yo no quería lastimar ni dañar la percepción del público sobre México, pero me gustaría pensar que la gente de esta nación, sobre todo los que marcharon al Zócalo, volverán a pensar sobre el tema, de qué se debe hacer acerca del secuestro Deseo que utilicen la cinta como una herramienta para poder decir, ‘bueno hay que abordar lo qué pasa en nuestro mundo en cuanto al secuestro’
Personas reales
En la trama una periodista del diario Reforma ayuda al exagente de la CIA Consigue toda la información porque es amante del director de la AFI, lo cual fue criticado por la prensa mexicana, y Scott sólo mencionó que se basó en personas reales: en dos secuestradores mexicanos y en una periodista que ayudó a la AFI a capturar a uno de ellos (Arizmendi), aunque no informó quién es ella en la vida real
“Readapté el guión para una situación real”, recalcó sin más detalle
En seguida, resaltó que sí recomienda que se visite a la Ciudad de México aunque sea un lugar inseguro:
“Se me hace emocionante Sí hay peligro en las calles pero para mí es excitante Soy de la clase obrera del norte de Inglaterra donde me daban una paliza una vez a la semana y eso lo extraño, en Beverly Hills no es así, pero aquí se siente un poco como en Nueva York, Lima, Perú, o Manila, Filipinas Ese elemento de peligro a mí me inspira y me excita, pero la Ciudad de México es bellísima, sexy, peligrosa, oscura, es todo Espero que todo eso lo haya plasmado en el filme El contraste del peligro, la belleza y la emoción es un gran vehículo para entretener y educar al público para decirles ‘¡vengan a este lugar!’”
Hombre en llamas fue producida por Arnon Milchan, Lucas Foster y el mismo Scott, quien tardó dos décadas para llevar este relato a la pantalla grande En 1980, Milchan, dueño y fundador de Regency, compró los derechos de la novela Man on fire
“Hace 20 años iba a hacer esta historia, me despidieron y escogieron a otra persona, pero cuando me volvió a llegar, hice mi tarea y estuve viendo varios lugares del mundo donde hay secuestros, como China, Filipinas y en América Latina, y al final me quedé con dos ciudades Río de Janeiro y la Ciudad de México”
Los primeros tratamientos de Helgeland, como la novela, se desarrollaban en Italia, pero Foster y Scott se dieron cuenta que esa nación y sus antagonistas mafiosos ya estaban muy trillados y que los secuestros habían prácticamente desaparecido en Italia debido a rigurosas leyes recién impuestas, entonces buscaron otras locaciones El director explicó:
“Pensé que la Ciudad de México sería una de las opciones A veces hago los guiones al revés Aquí encontré personas reales y me inspiraron los jóvenes en la AFI y de la fuerza policiaca que quieren un país diferente”
No pudo explicar cómo se le ocurrió que un negro de dos metros pudiera pasar desapercibido en Neza y la Ciudad de México:
“…También Denzel Washington me señaló que era el único negro en el Distrito Federal, pero bueno es una película, aunque trate de educar al público en general, no creo que eso sea un problema La interpretación del actor fue magnifica”
Así, entre contradicciones, respuestas confusas e incompletas y sin polemizar transcurrió la charla de Scott con los periodistas
Por su parte, Washington no ha tocado el tema del secuestro en la Ciudad de México, sólo se ha referido a su personaje:
“Creasy se perdió en el alcohol, su razón para vivir y no puede lidiar con lo que hizo cuando era asesino y agente del gobierno, está solo, y eso es lo que sucede cuando te ganas la vida matando gente Creasy es un alma perdida quien ya no cuenta con la habilidad para amar y, gracias a una niña, se reencuentra y reconecta con su alma y con la vida”
En torno a los actores mexicanos que participaron en el largometraje, Scott platicó que tienen “un gran sentido del humor, son encantadores, multidimencionales y al mismo tiempo son duros Chucho (Jesús Ochoa) tiene el aspecto de malo pero es encantador, simpático y un actor brillante”

Comentarios