Inicia este domingo su travesía a México la Caravana Paso a Paso Hacia la Paz

MÉXICO, D.F. (apro).- La Caravana Paso a Paso Hacia la Paz partirá este domingo 24 de Guatemala a México, para exigir al gobierno de Felipe Calderón que cesen los ataques contra los migrantes centroamericanos y que deje de trasladar la culpabilidad de esos abusos al crimen organizado.

“Mientras que el gobierno pone las excusas, los migrantes que transitan por México han puesto los muertos, los secuestrados, los y las violadas”, señaló en un comunicado el movimiento Migrante Mesoamericano.

Señala que el origen de los secuestros de migrantes en México está vinculado con los territorios controlados por el crimen organizado, principalmente en los estados de Tamaulipas, Tabasco y Veracruz, donde se ha registrado la mayoría de los secuestros de migrantes.

La presencia y control de la delincuencia organizada y su vínculo con las autoridades locales, estatales y federales “han convertido estos sitios en tierra sin ley”, subraya el organismo civil.

En particular, afirman, Veracruz se ha convertido en “un alarmante estado de desamparo y el simple hecho de pronunciar la palabra ‘zeta’ puede ser motivo de persecución, extorsión e incluso la muerte”.

Por tal razón, el Movimiento Migrante Mesoamericano se propuso frenar y difundir a escala nacional e internacional, la situación de los secuestros de migrantes a través de la Caravana Paso a Paso Hacia la Paz.

El recorrido iniciará este domingo en dos vertientes: un tren saldrá de El Ceibo, en la frontera de México con Guatemala y recorrerá de Tenosique a Coatzacoalcos, ruta que se considera como la más peligrosa.

El movimiento espera contar con la participación de migrantes en tránsito, activistas de derechos humanos de los migrantes y periodistas.

Otra ruta partirá en autobús de la Plaza de la Constitución de la ciudad de Guatemala en donde coincidirán familiares de migrantes desaparecidos que fueron vejados en su tránsito por autoridades mexicanas, activistas proderechos humanos de migrantes y periodistas de Honduras, el Salvador y Guatemala.

De ahí partirán a la frontera de Tecún Umán hacia paso del Río Suchiate, Arriaga, La Arrocera, Ixtepec, Medias Aguas, Tierra Blanca y Veracruz.

La caravana coincidirá con la visita a México del relator especial de la Organización de Estados Americanos (OEA). El funcionario estará en Veracruz, donde las agrupaciones de Guatemala aprovecharán para darle un informe sobre la situación que priva con los migrantes en su paso por territorio mexicano.

En la caravana participarán destacados activistas promigrantes, entre ellos el padre Alejandro Solalinde, Luis Ángel Nieto, Heyman Vázquez y Fray Tomás González, entre otros, quienes han llegado a ser amenazados por su labor en favor de los migrantes.

Activistas en riesgo latente: informe

De acuerdo con el “Informe de las y los Defensores de Personas Migrantes en México”, elaborado por la Comisión Pastoral de Movilidad Humana del Episcopado Mexicano, los defensores de migrantes realizan su trabajo en constante riesgo.

Y no sólo por las amenazas del crimen organizado, sino por el acoso, hostigamiento, amenazas y allanamientos de las autoridades federales y estatales a los albergues.

Según el informe, en los últimos siete años y lo que va del 2011 han sufrido 62 incidentes, en las zonas norte, centro y sur del país.

Año con año, los incidentes han ido incrementando ya que de 2004 a 2009 se registraron 18 incidentes; en el 2010 fueron 29 y en lo que va de 2011 se han registrado15. La zona norte es la que reporta mayor número de ataques a activistas promigrantes con 25, sigue la zona sur con 22 y la centro con 15.

El tipo de abusos cometidos van desde hostigamientos hasta homicidios. En el lapso documentado, dos activistas han sido asesinados.

Además se han registrado secuestros, agresiones físicas; atentados contra la integridad; hostigamientos; uso arbitrario del sistema penal; injerencias arbitrarias (robo de información y el allanamiento a oficinas); amenazas; y acciones de deslegitimación del trabajo de los defensores, refiere el informe.

Los defensores también han enfrentado actitudes xenefóbicas de algunos sectores de la sociedad que realizan campañas de desprestigio en su contra y los acusan de promover la delincuencia, el alcoholismo, la drogadicción e incluso de integrar redes de trata.

En el informe se denuncia que ante el aumento de la violencia contra los defensores, la Secretaría de Seguridad Pública Federal ha tenido una participación “limitada” porque evita comprometerse y encontrar soluciones para la protección de los activistas.

Por el contrario, acusa el informe, hay represión por parte de la autoridad cuando los defensores denuncian los abusos y las violaciones de los derechos humanos que sufren los migrantes en los operativos migratorios que realizan el Instituto Nacional de Migración (INM) y la Policía Federal.

Ante esa situación la Comisión Pastoral urgió al INM, la SSP y la Procuraduría General de la República (PGR) a que difundan entre sus funcionarios que la actividad que realizan los defensores no es considerada como un delito, ni la documentación de violaciones de derechos humanos se puede tipificar como obstrucción a la autoridad.

Comentarios