Acerca de La traición a los huicholes…

De Tunuhari Chávez e Iván Guzmán

 

Señor director:

 

Con respecto a la nota La traición a los huicholes…, firmada por Arturo Rodríguez García (Proceso 1805), y a la carta suscrita por Juan Carlos Ruiz Guadalajara en Proceso 1807, queremos hacer las siguientes aclaraciones:

–La empresa canadiense First Majestic detenta a través de dos subsidiarias (Real Bonanza y Minera Real de Catorce) 22 concesiones que cubren 6 mil 326 hectáreas. Alrededor de 70% se localiza dentro del Área Natural Protegida de Wirikuta (140 mil 21 hectáreas), reconocida como Sitio Sagrado Natural dentro del Sistema y el Consejo de Áreas Naturales Protegidas del Estado de San Luis Potosí. Las concesiones no confieren derechos de explotación; antes, la empresa deberá obtener de la Semarnat una autorización en materia de impacto ambiental y luego otra de las autoridades municipales sobre el uso de suelo.

–Es ineficaz, errática e insuficiente la aplicación de los instrumentos legales de que disponen las autoridades competentes para hacerse cargo de un Área Natural Protegida como Wirikuta, sobre la cual el Consejo de Administración del Sitio Sagrado Natural está obligado a responder, tanto en el conflicto minero como en el caso del avance anómalo de empresas tomateras en el área; la omisión de su titular, Pedro Medellín Milán, catedrático de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, es inadmisible en este caso.

–Ciertamente, se incurre en imprecisión al decir que empresas extranjeras no pueden explotar el subsuelo mexicano. Lo hacen al amparo de la ley minera aprobada durante el gobierno de Salinas en 1992; lo hacen en consorcios en los que inversionistas extranjeros poseen hasta 100% de las acciones. La reforma de esta ley es crucial para frenar la dinámica predadora dominante en la minería.

–Socavar Wirikuta, ponerla en la órbita bursátil del costo/beneficio, es admitir la fractura del orden cosmogónico de los wixaritari y afectar un sitio que para muchos otros mexicanos es una fuente de conocimiento y equilibrio de la vida.

–A diferencia del caso de Cerro de San Pedro, en Real de Catorce se planea una explotación subterránea y la fase de beneficio mediante el método de flotación, usando químicos tóxicos como los xantatos, que tienen precedentes de severos desastres ambientales.

–En el supuesto de que se trate de una minería subterránea, como lo asegura la empresa, el modelo no es inocuo para el entorno. El paisaje no se altera drásticamente, como sucede con el tajo a cielo abierto, pero es un hecho que la minería moderna consume con avidez y desmesura agua –¡agua en plena zona desértica!– y provoca contaminación por cuantiosos derrames de sustancias tóxicas que se trasminan a los mantos freáticos.

–La exigencia explícita del Pueblo Huichol (ver pronunciamientos y cartas http://frenteendefensadewirikuta.org/wirikuta/?page_id=903) es la cancelación del proyecto minero, pues amenaza su cultura y supervivencia. Su propuesta: la instrumentación de un proyecto de restauración ecológica y de desarrollo económico, social y cultural en la zona, basado en el respeto a la naturaleza, la vida.

–Al Frente Salvemos Wirikuta se le conoce igualmente como Frente Tamatsima Wahaa (“el agua de nuestro hermano mayor”). Su composición es heterogénea, pero hay voluntad unificada en su propósito de detener el proyecto minero. El Frente se compone de cuatro comunidades nucleares del pueblo wirrárika o huichol que se concentra en la legítima representación del Consejo Regional Wixárika, cuyas decisiones cuentan con el apoyo de varias asociaciones que se mueven en diferentes ámbitos y espacios de México y otros países.

–Los diferendos en el seno del pueblo wirrárika tienen un contenido histórico y atañen a procesos políticos complejos. El apoyo que brindamos es un compromiso, y nuestra palabra es una responsabilidad delegada por las autoridades tradicionales no para representarlas, sino para fortificar el esfuerzo en común, en comunión, en comunicación… No hay aquí conciencia etnofolclórica o colonialismo interno; simplemente nos tomamos en serio la dimensión sagrada de Wirikuta.

–Las autoridades tradicionales y agrarias de San Sebastián, Tuxpan, Santa Catarina y Bancos de San Hipólito enviaron un oficio a Xavier Abreu, director general de CDI, en donde piden respeto a las autoridades legítimas de las comunidades, a sus asambleas y a la existencia misma de este pueblo indígena; asimismo, que no se pretenda suplantar las representaciones auténticas de este pueblo que hace hoy un reclamo histórico que no puede silenciarse por decreto presidencial. (Carta resumida.)

 

Atentamente

Tunuhari Chávez e Iván Guzmán

Frente en Defensa de Wirikuta
Tamatsima Wuahaa

Comentarios