“Wikiguerra” de la derecha contra el Congreso

Promovida por el grupo Mexicanos por la Vida de Todos, la iniciativa popular para “blindar a la familia” avivó enfrentamientos ideológicos entre conservadores y liberales del estado. Por lo pronto, los embates contra los diputados locales están surtiendo efecto y la revisión del tema está en suspenso.
Además del duelo de declaraciones entre el diputado perredista Raúl Vargas y la coordinadora de Mexicanos por la Vida de Todos, Norma Edith Martínez Guzmán, grupos de ultraderecha radicales, como el Frente Nacional de la Juventud (FNJ), de corte sinarquista, se organizan para desa­creditar al Congreso.
A través de Youtube, los dirigentes de esa organización llamaron a quienes comulguen con su ideología a presionar a los diputados “masones y homosexuales” para impedir que la iniciativa popular sea dese­chada. En ese sitio, el frente subió video de autores filo-nazis, como Antonio Caponetto y Salvador Borrego.
El 14 de diciembre último, Mexicanos por la Vida de Todos presentó al Congreso estatal una iniciativa respaldada por 139 mil firmas de 210 asociaciones para modificar el Código civil y proponer cambios al apartado II del artículo 259 bis a fin de que quedara de la siguiente manera: “La familia es la unidad doméstica básica originada del vínculo afectivo entre un hombre, una mujer y sus hijos”.

El pasado martes 9 de agosto, los integrantes de las Comisiones de Derechos Humanos y Puntos Constitucionales dese­charon la iniciativa por considerarla “excluyente, discriminatoria y violatoria de los derechos humanos”. “Al no incluir la frase con o sin hijos (la propuesta) discrimina a las familias de viudos y madres solteras. No se diga a uniones entre personas del mismo sexo”, afirma el perredista Raúl Vargas.
La respuesta irritó a los conservadores, quienes de inmediato activaron sus espacios en las redes sociales para convocar a una manifestación que se realizaría el 23 de agosto con el propósito, decían, de “defender a la familia”; propusieron enviar una carta a los diputados y llamar a su oficina para exigirles que prorrogaran 30 días la reconsideración del dictamen. Finalmente el acto propuesto no se realizó.
Nueva Cruzada sinarquista

La noche del martes 9, apenas rechazada la iniciativa, el FNJ envió un comunicado titulado “Los diputados locales que votaron contra la familia”. En él califican a los nueve diputados que votaron en contra, de homosexuales, masones y anarquistas.
Aunque ajeno al movimiento Mexicanos por la Vida de Todos, el FNJ es defensor de la “familia tradicional”. Sus adeptos dicen estar en contra de “las imposiciones antinaturales del nuevo orden mundial”.
El miércoles 17 difundieron otro documento en el que admiten no formar parte del grupo promotor de la iniciativa, pero aseguran que coinciden con los valores que impulsa, por lo que se suman al “gran esfuerzo patriótico por defender a la familia”.
Con sólo 31 seguidores, el canal del frente en Youtube es aprovechado por seguidores y detractores para intercambiar acusaciones en mensajes firmados con seudónimos o sobrenombres.
RedFoxZorro88, por ejemplo, dice: “Una ultraderecha en el poder es lo que necesitamos. Yo apoyaba mucho al Yunque, hasta que se corrompió y se hizo una mugrosa masonería judía más”; ZuperIceman califica a los conservadores como “enfermizos”. La mayoría sube imágenes con suásticas nazis o retratos de Hitler, así como videos de conferencias de Salvador Borrego, autor del célebre libro ultraderechista Derrota mundial.
La polémica se activó cuando los ultraconservadores supieron que, para elaborar el dictamen de 63 páginas que rechaza el blindaje a la familia, los diputados encabezados por el priista Jesús Casillas y el perredista Raúl Vargas copiaron el contenido de páginas electrónicas, como monografias.com, rincondelvago.com y wikipedia, informó el diario El Informador en su edición del lunes 22.
“Ni siquiera citan, en algunos casos, la fuente en la que se apoyan”, consigna el rotativo, y señala por lo menos seis párrafos del dictamen copiados textualmente de internet.­
En la primera nota sobre el tema, publicada hace varios años en El Informador, se comenta que, en la LVII Legislatura, la diputada Cecilia Carreón Chávez fue una de las impulsoras de la reforma al Código Civil de Jalisco para “blindar a la familia”. En aquella ocasión la legisladora tampoco tuvo empacho en hacer “una copia fiel de los derechos de la familia” del Vaticano y les colocó numerales de artículos. Su intento no prosperó.
El perredista Raúl Vargas, responsable del análisis del dictamen, envió una carta al periódico en la que sostiene que “la información de esos sitios (electrónicos) se somete a la licencia 3.0 Creative Commons Atribution/Share Alike, que otorga permiso expreso para distribuir, ejecutar y comunicar públicamente los textos en cuestión”, por lo que reprocha al diario no tomar en cuenta el peso del “apartado jurídico”.
Duelo verbal

Y aun cuando el martes 23 no se analizó el punto en el pleno, los legisladores y los impulsores de la iniciativa organizaron ruedas de prensa. Norma Edith Martínez Guzmán, consejera de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco y presidenta del Capítulo Jalisco de Mexicanos por la Vida de Todos, sostiene que el Congreso agravió a los 139 mil jaliscienses que firmaron la iniciativa.
Dice que el dictamen está malhecho por estar fundamentado en información de sitios electrónicos “de dudosa seriedad”. Pero sobre todo niega que las familias formadas por madres solteras, viudas o abuelos no sean protegidas por su iniciativa; dice que el movimiento que ella encabeza sólo va contra las bodas entre personas del mismo sexo; pide incluso que Vargas se retire de la discusión del tema.
El perredista insiste en que la multicitada iniciativa popular va contra la Constitución. “Respeto mucho a esos grupos, pero nada se puede hacer. Hemos recibido amenazas, insultos y todo tipo de señalamientos en cartas enviadas por estos grupos de derecha intolerantes e intransigentes”, declaró a los reporteros.
En la conferencia, el legislador admitió que él y sus pares consultaron en internet para elaborar el dictamen de 63 páginas, así como en 30 fuentes bibliográficas, pero sostuvo que sólo una mínima parte está basada en la información de los sitios electrónicos, y descartó que el punto se haya retirado por el escándalo de utilizar wikipedia o por la presión de los grupos. Lo que pasa, afirmó, es que la iniciativa aún debe analizarse en otras comisiones.
Vargas concluyó: “No me sorprendería que gente del gobierno del estado esté detrás de estos ataques, más porque (Norma Edith Martínez Guzmán) es sobrina de Fernando Guzmán (secretario de Gobierno). Estas mismas personas han promovido la ley antiaborto y la curación de la homosexualidad con encuentros de castidad…”.
El martes 23, Diego Petersen Farah inició su columna En tres patadas, que publica El Informador: “No puedo estar más de acuerdo con el resultado del dictamen que rechaza la mal llamada ley de protección a la familia, lo cual no quita que sea un despropósito hacerla usando frases pirateadas en internet. En honor a la molestia del diputado Raúl Vargas y asesores que lo acompañan por haberlos ventaneado, esta columna está hecha con puros fragmentos de internet, lo más chafas posible; eso sí, citando fuentes (…).

Comentarios