En Copala, promesas incumplidas: eurodiputadas

MÉXICO, D.F. (apro).- Satu Hassi y Franziska Keller, eurodiputadas que se encuentran en México por el caso de San Juan Copala, se quejaron porque las promesas del gobierno Federal de encontrar a los culpables de los asesinatos de los activistas Beatriz Cariño y Jyri Jakkola siguen incumplidas.
“Felipe Calderón mismo se comprometió a indagar para resolver el caso –dijo Satu Hassi–, hubo muchas promesas, promesas que todavía no se han cumplido.”
Hassi recordó que el presidente Calderón se comprometió en puntos específicos sobre el esclarecimiento de los hechos, promesas que, incluso, le hizo a la presidenta de Finlandia, Tarja Halonen, durante la VI Cumbre América Latina y el Caribe-Unión Europea en mayo de 2010. Sin embargo, dijo, estos compromisos se han quedado en palabras.
Para las diputadas europeas no es imposible encontrar a los perpetradores del asesinato de la ecologista mexicana y del observador finlandés de derechos humanos, los dos asesinados en San Juan Copala el 27 de abril de 2010.

Franziska Keller explica que el hecho de que el 13 de mayo haya sido capturado Rufino Juárez, líder de la Unión de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort), organización que puso un cerco en San Juan Copala en enero de 2010 y a la cual presumiblemente pertenecen los asesinos de Bety Cariño y Jyri Jakkola, es muy buena señal de que se puede hacer algo.
“Sin embargo, no está acusado particularmente de asesinato por este caso. Así que el problema no está resuelto”, señaló.
Satu Hassi dijo que se conoce la existencia de otras figuras importantes de la Ubisort que podrían ser también responsables del caso.
“Entendemos que es un caso dentro de un amplio problema de violencia. Es probable que los asesinos hayan matado a otras personas. Así que se debe hacer justicia para todos”, dijo Hassi.
Las diputadas europeas insistieron, como en la conferencia de prensa que celebraron el 3 de septiembre en Oaxaca, que debe quebrarse la “cultura de la impunidad”, considerado en Europa “uno de los mayores problemas de México”, dijo Hassi.
Satu Hassi, del Partido Verde finlandés, Franziska Keller y Gabrielle Kuppers, del Partido Verde de Alemania, se reunieron el fin de semana con diversas organizaciones no gubernamentales oaxaqueñas que les relataron los casos de asesinatos cometidos contra inmigrantes en territorio mexicano y el exilio en el que vive el pueblo triqui después de la violencia desatada en San Juan Copala.
“Particularmente, quieren volver a casa, pero no tienen la oportunidad porque otros pobladores han sido asesinados”, agregó Keller.
“El problema en Copala continúa –denunció la diputada alemana–, el 5 de agosto fueron emboscados y asesinados tres jóvenes. Las personas están viviendo en el Zócalo. Esto continúa como estaba antes.”
Por su parte, Satu Hassi denunció: “Uno de los puntos clave para resolver el problema es que las personas puedan regresar, y para que regresen se necesita identificar a los perpetradores de los crímenes y que se les castigue.”
Las eurodiputadas mencionaron que la actitud del gobierno de Oaxaca ha cambiado desde la salida de Ulises Ruiz, quien no las recibió durante su visita anterior bajo el argumento de que el estado se encontraba en proceso electoral.
“El simple hecho de que el actual gobernador Gabino Cué nos haya recibido junto con muchas personas de su administración, es una buena señal. Hay mucha más apertura. Tenemos la impresión de que el gobierno tiene la voluntad política para resolver esto”, indicó Hassi.
Sin embargo, dejaron en claro que no están conformes con el estado de las investigaciones judiciales y prometieron continuar con él caso.
“Uno de nuestros propósitos con esta visita es ese: ver que todas las promesas se cumplan”, expresó la parlamentaria finlandesa.

Comentarios