Fallece “Moralito”, figura alegórica de “La gota fría”

MÉXICO, D.F. (apro).- Con música y cánticos de la tierra que lo vio nacer hace 97 años fue despedido en Valledupar el acordeonista pionero del vallenato, Lorenzo Miguel Morales, Moralito, cuya obra creativa abarcó también varios géneros populares de la rítmica de Colombia.
Yo soy Lorenzo Morales al derecho y al revé, yo soy quien deja la huella antes de poner el pie. (Paseo “La primavera florecida”)
De muy poco sirvió la celebridad que obtuvo tras el éxito internacional de “La gota fría”, cuyas regalías hicieron millonario al autor que le dedicó aquella canción, Moralito estaba destinado a una longeva existencia milenaria sin dinero y así partió de este mundo.
Su carácter y situaciones de su vida servirían de arquetipo a una figura de película o en un rol alegórico de novela por 100 años de fecundidad y miseria, empezando por los 37 hijos que procreó. Apenas a fin de abril, había recibido el máximo galardón de Rey vitalicio del acordeón durante el Festival de la Leyenda Vallenata. Luz previa al último jueves de agosto.

Esa mañana fue anunciado su deceso –sufrió un paro cardiorrespiratorio– por una de sus hijas, Alix Cecilia Morales. Rodolfo Molina Araujo, presidente de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata declaró enseguida: “Partió de la vida el juglar con mayor edad de nuestra música y por eso declaro de luto al folclor vallenato.”
Un retrato magnífico lo muestra en plenitud, “Las cosas de Moralito”, cuyo trazo en 2004 produjo la pluma experta de Rodolfo Quintero Romero al diario colombiano Tiempo:
“Como todos los músicos de su época, Morales entendió que el acordeón no era un instrumento de trabajo, sino de placer… Ser acordeonero (sic) era un arte de pobres para pobres, mal visto en la entonces reticente sociedad valduparense y, sobre todo, muy mal remunerado…
“Lorenzo fue un músico popular no en el sentido de contar con un amplia y merecida fama en toda la región, sino porque el pueblo lo vio y lo trato como algo muy suyo, de sus entrañas, de su patrimonio como grupo social… Morales fue un músico virtuoso para tocar el acordeón y un gran compositor; cantor de la primavera, hijo del sudor y el barro, del cardón y de la arcilla… Lorenzo no disfrutó del boom del folclore vallenato ligado a las casas disqueras ni a los festivales de acordeón, dedicando más de 70 años de su vida a enriquecer y a alegrar la mente y el corazón de sus paisanos aunque, paradójicamente, en la pobreza absoluta…”
–A mí la plata me ha desprotegido siempre… Porque la plata es una de las causas de la vida de uno. Si uno no la tiene, da mucha tristeza (http://nuestrovallenato.nsguru.net/t1131-las-cosas-de-moralito).”

Dos alegres compadres
Moralito trascendería la fabulosa Macondo gracias al roquero Carlos Vives quien hacia 1993 grabó “La gota fría” (Gaira Música Local), rico vallenato narrativo que Gabriel García Márquez consideró “una canción perfecta” (http://www.youtube.com/watch?v=CtWVpEMe7vg).
Acordate Moralito de aquel día que estuviste en Urumita y no quisiste hacer parranda…
“La gota fría” lo dedicó a Moralito en 1938 su añejo rival de juventud, el acordeonista Emiliano Zaleta Baquero, alias El Viejo Mile. Los hechos ocurrieron efectivamente y los cuenta desde su perspectiva del compositor, quien aborda un duelo musical o “piquera” (de pique, enfrentamiento) de ambos en el poblado de Urumita. Preludio a las topeteadas estilo Dos tipos de cuidado que continuarían a lo largo de una década Moralito y El Viejo Mile (quien nombra y personifica a Moralito como gran perdedor en “La gota fría”). Devinieron compadres y mejores amigos al ocaso de sus vidas (http://www.youtube.com/watch?v=zsobg5OqQJo).
Hacia 1998, el hispano Julio Iglesias sacó sus discos con “La gota fría” en diversas lenguas europeas, titulando “Moralito” al tema. Y para el 20 de agosto 2008 cuando la arrolladora Shakira unió su cantar en monumental cadereo al regordito Carlos Vives (Escalona. Un canto a la vida, 1991) sobre el tinglado de Leticia, durante el concierto pro liberación de rehenes de las FARC, “La gota fría” era ya el himno universal del vallenato (ver video de Shakira y Vives en: http://www.youtube.com/watch?=MW1hkU1Y0Cg y http://www.youtube.com/watch?v=9HrZHYgMo98).
¿Qué cultura va a tener un negro yumeca como Lorenzo Morales… si nació en los cardonales? Frase lapidaria de Zuleta en “La gota fría” y ofensa:¡Yo traigo un reca’o grosero para Lorenzo Miguel…! Morales me mienta mi mama nada más por ofender. Para que también se ofenda, ¡ora le miento la d’él!
Moralito iba respondiendo conforme llegaban aquellos versos que intercambiaban vía camaradas mensajeros. Yo conozco el pique que me tiene Emiliano, me anda criticando que yo soy negro yumeca; pero él no se fija que es blanco descolorido. ¿Qué le pasa a Zuleta que no puede con la maleta? (“Rumores”, paseo)
Vives cantó indio yumeca en su interpretación vallenatapop de “La gota fría” con la gaitera Lulú, de Totó y La Momposina e Iglesias repitió el error en su “Moralito”, pero no existe tal cultura yumeca indígena de Colombia. Allá lo yumeca se asigna al gentilicio “jamaiquino” del inglés jamaican y fonéticamente suena yamáican (http://www.youtube.com/watch?v=XtqZHLLY5dU y http://www.youtube.com/watch?v=9HrZHYgMo98)
Moralito, Moralito se creía que él a mí me iba a ganar y cuando me oyó tocar, ¡le cayó la gota fría!
La copla fue enviada por Zuleta con sus emisarios a Moralito, quien sacó una pistola y los corrió a balazos. Su réplica, en “La carta escrita” (colarte.com/recuentos/Compositores/MoralesLorenzo/recuento.htm):
Le mandé a decí a Emiliano que para los carnavales me espere. Que quiere tocar las teclas conmigo y así, como yo le digo, él no puede.
En video clips musicales Moralito va por la copla y teclea su instrumento; más olvida sucesos o confunde cronologías, ¿acaso prefiriera omitirlos para no brindarle demasiada cancha a Zuleta? El Viejo Mile, en cambio, luce memoria precisa (ver en red http://www.elvallenato.com):
“La gota fría era un castigo que aplicaban en las cárceles a los prisioneros. Esa cárcel quedaba allá por Tunja. Allá había un calabozo y desde arriba le caía una gota fría a los criminales que cometían delitos atroces. Era la pena que le imponían. Eso aquí se volvió un dicho… peleaban dos hombres y al que iba perdiendo le gritaban: ‘¡Le cayó la gota fría, le cayó la gota fría!’ (cronicasvallenatas.blogspot.com).”
¡Me lleva él o me lo llevo yo, pa’que se acabe la vaina! ¡Ay, Morale’, a mí no me lleva´, porque no me da la gana! Mal parado, Moralito sólo podía defenderse con música. Albureaba: Oye Emilianito, como yo te digo, ¡tan buena persona!, pero así es la vida…¿Pa’qué echas mentiras? ¡Pa’que te las cojan! (Paseo “Chucho, marimonda y maco”)

Las dos muertes de “Moralito”
En Las cosas de Moralito de 2004, Rodolfo Quintero Romero destaca “el significativo aporte al folclor” de Lorenzo Miguel Morales. Lo reivindica:
“Reducen la importancia de su piqueria sostenida con Emiliano, en donde con frecuencia suelen presentarlo como perdedor. Ignoran que Morales tiene un gran repertorio de composiciones en los cuatro ritmos del vallenato, ajenas al enfrentamiento con Zuleta, que por sí solas le permiten brillar con luz propia…”
Ejemplifica “piezas de antología” que no pueden faltar en parrandas vallenatas. “Carmen Bracho” y “El secreto”, merengues; “Primavera florecida”, “El errante”, “La mala situación”, “Sevilla” y “La nena Rondón”, paseos; el son “Amparito” o las puyas “El torito” y “Ya me están haciendo bulla”. En 1957, “con tan sólo 43 años de vida, y ya ganada la fama que trascenderá a su muerte, Moralito desaparece del mundo de las cumbiambas, colitas y parrandas. Nadie sabe para dónde cogió”. Rafael Escalona le sigue la pista pero fracasa “Buscando a Morales”:
Porque Moralito es una fiebre mala que está en todas partes y en ninguna para. Porque Moralito es hombre andariego, ¿que cambia de nido?, ¡ni el cucarachero! Leandro Díaz fue más allá y cantó “La muerte de Moralito”: Si fuera un mexicano quien acaba de morir, corridos y rancheras todo el mundo cantaría. Pero “¡Murió Morales!”, ninguno oyó decir; murió poéticamente, dentro de la serranía.
La periodista Liliana Martínez Polo realizó en abril del 2006 de las últimas entrevistas a un desencantado Moralito, víctima del Alzheimer.
“Ya estoy entregando los papeles. Estoy cerca de morir. Uno no debería vivir no más de 50 años.”
–Pero 50 años es poco, maestro…
–Es poquito cuando uno llega a los 90. Pero 91 son mucha carga para una persona.
–¿Qué hace todos los días?
–Sufrir.
–¿Así de contundente?
–Son palabras de viejo. Un viejo no se anda con vueltas para dar una respuesta… Así era el otro compañero mío…
–¿El Viejo Mile?
–Fuimos los pioneros de la música vallenata. Emiliano Zuleta y Lorenzo Morales. Nosotros anduvimos cuando esto estaba oscuro. Cuando los acordeoneros andaban por ahí. Hoy están involucrados con cosas hechas por nosotros, pura copia.
El Viejo Mile siempre lo visitaba. Cuando le dijeron que estaba grave, fue Moralito quien lo visitó en la clínica y Emiliano Zuleta sólo pudo expresar una palabra al verlo:

¡Compadre!
“Murió a las tres de la madrugada del día siguiente (domingo 30 de octubre de 2005). Hacía tres años que no tocaba el acordeón, como Moralito ahora. En todo caso, quedaron en que si uno se moría, el otro no tocaba más.”
–De esos amigos ya no hay, hoy el que se dice amigo te escarba el bolsillo… El amor ya lo apartaron, la gente le tiene amor al revólver. Antes, se moría el amigo y se respetaba el luto. Ahora es la parranda en la calle y el muerto también en la calle.
–¿Cuántos hijos tiene?
–Tuve como 20, pero he estado de malas con los hijos porque me han matado como a siete. Aunque vivían sin vicios ni problemas, sólo estaban de malas. La enfermedad mía fue el desastre, la tembladera…
“Tengo canciones grabadas y muchas inéditas… Les digo a los muchachos que no olviden eso; pero mis hijos no fueron capaces de grabar la música. No la entendieron como negocio, sino para parrandear. Así como estoy, se pierden las ilusiones. Totalmente pobre me voy.”
La última página queda de su memoria
cuando cantaba muy alegre en la región.
En “El errante” sus palabras se secaron
como pétalos de rosa, marchitados por el sol.
Otros enlaces
(Lorenzo Morales, leyenda vallenata, 27 de abril 2006, en red
http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-2001600
También http://www.youtube.com/watch?v=EHSf1pYp6F o http://www.youtube.com/watch?v=CkkzBYHUq3Q
y http://nuestrovallenato.nsguru.net/t870-emiliano-zuleta-baquero-y-su-obra-la-gota-fria o canal “mccausland” www.youtube.com/watch?v=G4iJnAJTGgY y
“Suplemento cultural” El tiempo, 2 de mayo de 2004.)

Comentarios