Cae presunto responsable de la desaparición de mujeres triquis

OAXACA, Oax. (apro).- La Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) detuvo hoy a Francisco Herrera Merino, presunto responsable en la desaparición de las indígenas triquis Daniela y Virginia Ortiz Ramírez, ocurrido el 5 de julio de 2007, confirmó la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

La detención se realizó en la región mixteca en cumplimiento de la orden de aprehensión librada el 6 de diciembre de 2007 por el juez mixto de Santiago Juxtlahuaca.

Según el expediente 70/2007, el 5 de julio de 2007, alrededor de las dos de la tarde, Miguel Ángel Velasco Álvarez, Francisco Herrera Merino, Timoteo Alejandro Martínez y José Ramírez Flores privaron ilegalmente de la libertad a las mujeres triquis cuando salieron con dirección a la agencia de policía de Xinicuesta, San Martín Duraznos, Juxtlahuaca.

Virginia Ortiz Ramírez fungía como maestra e iba junto con su hermana Daniela por sus cosas a la citada comunidad, debido a que le habían dado su cambio para la población de Llano Nopal, Copala, Juxtlahuaca.

Virginia comentó a su mamá que regresaban al día siguiente, cosa que no sucedió, ya que al marcar ésta al número celular de su hija, le contestó una persona que le dijo que no conocía a Daniela o a Virginia.

Al día siguiente, sus familiares salieron a preguntar a varias personas sobre el paradero de las jóvenes en las terminales de los taxis y Suburban y, al no tener éxito, decidieron dar parte a la autoridad ministerial, refiriendo que sospechaban de los hoy inculpados, quienes pertenecen al Movimiento de Unificación de Lucha Triqui Independiente y de la Unidad de Bienestar social de la Región Triqui, ya que esas personas han tenido problemas políticos con los familiares de las víctimas.

Por estos hechos, el pasado 19 de diciembre fue detenido Miguel Ángel Velasco Álvarez, a las 21:30, sobre la calle Vicente Guerrero, de esta ciudad de Oaxaca.

Durante la detención de Francisco Herrera Merino también fue capturado su hijo Héctor Javier Herrera, en cumplimiento a una orden de aprehensión por el delito de homicidio.

Comentarios