Trabajan en la informalidad 14 millones de mexicanos: Inegi

MÉXICO, D.F. (apro).- La informalidad continúa imparable en México. Al cierre del 2011, las personas que trabajan sin ningún tipo de seguridad social, sin salario fijo y sin ninguna prestación laboral, llegaron a un máximo histórico de 14 millones, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi)

Al dar a conocer los datos estructurales de ocupación y empleo, el Inegi precisó que la cantidad de trabajadores informales aumentó 1.6 millones en el cuarto trimestre del año pasado, respecto al mismo periodo de tiempo del 2010.

En otras palabras, 29 de cada 100 mexicanos ocupados, se emplean fuera de todo beneficio social y laboral

Pero no sólo la informalidad creció. También la población subocupada, que son aquellos que declararon tener la necesidad y disponibilidad para trabajar más horas, ante la insuficiencia del poder adquisitivo de sus salarios.

El organismo presidido por Eduardo Sojo señaló que durante el lapso comprendido entre octubre y diciembre del 2011, la población subocupada en el país fue de 4.3 millones de personas, que significó un ascenso de 835 mil personas con relación al nivel registrado el mismo periodo de 2010.

En el país nueve de cada 100 personas ocupadas tienen la necesidad de buscar otro empleo o trabajar horas extras.

Por otra parte, la tasa de desocupación fue de 4.8% de la Población Económicamente Activa (PEA), durante el cuarto trimestre del 2011, dicho nivel fue menor al alcanzado en los meses de octubre a diciembre del 2010 cuando el desempleo se colocó en 5.3%.

Al cierre del año pasado hubo 2.4 millones de personas sin trabajo en todo el país, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Las entidades federativas con las tasas de desocupación más altas fueron Baja California, Tamaulipas, Aguascalientes, Chihuahua, Distrito Federal, Sonora, Tabasco, Zacatecas, Tlaxcala y el Estado de México.

El instituto aclaró que este indicador (el desempleo en los estados) no muestra una situación de gravedad en el mercado de trabajo, sino más bien de la presión que la población ejerce sobre el mismo.

“Este mercado laboral está influenciado por diversas situaciones como son las expectativas y el conocimiento que tienen las personas que no trabajan sobre la posibilidad de ocuparse, así como por la forma como está organizada la oferta y la demanda del mismo”, explicó.

En último trimestre del 2011, la población ocupada fue de 47.8 millones.

Con relación al sector económico en el que labora, 6.7 millones de personas (13.9% del total) trabajan en el sector primario, que son las actividades agropecuarias; 11.2 millones (23.4%) en el secundario o industrial; mientras que 29.6 millones de mexicanos (62%) están en el terciario o de los servicios.

De acuerdo con la población ocupada en función de la posición que tiene dentro de su trabajo, 31.5 millones son trabajadores subordinados y remunerados; 10.8 millones trabajan por su cuenta, sin emplear personal pagado; 3.2 millones son trabajadores que no reciben remuneración, y 2.3 millones son propietarios de los bienes de producción, con trabajadores a su cargo.

En suma, la informalidad y la subocupación se elevaron a niveles récord durante el último trimestre del 2011. En contraste, el desempleo logró bajar sus niveles al colocarse en una tasa de 4.8%, cuando a lo largo del 2010 y 2011 superaba el 5%.

La semana pasada, la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) advirtió en su Minuta número nueve, sobre la decisión de política monetaria que “tanto la tasa de desocupación, como la de ocupación en el sector informal y la de subocupación, permanecen en niveles significativamente superiores a los observados antes del inicio de la crisis global”.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios