Rechazan móvil de robo en asesinato de la activista Agnes Torres

PUEBLA, Pue. (apro).- Integrantes del Frente Diverso Sexual de Tehuacán (Fdsxt) rechazaron el robo de vehículo como móvil del crimen contra la activista Agnes Torres Hernández, ocurrido el pasado sábado 10.

Luego de que el procurador de Justicia del estado, Víctor Carrancá Bourget, presentó a cuatro sujetos, de un total de cinco implicados –entre ellos un menor de edad–, como los presuntos responsables del asesinato de la psicóloga, el vocero del Fdsxt, Víctor Rodríguez Lezama, dijo que no debe darse por hecho que Torres Hernández fue asesinada por un grupo de jóvenes, debido a que querían robarle el carro, porque hay elementos que apuntan a que se trató de un crimen de odio.

El pasado sábado 17, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) presentó a Luis Fernando Bueno Mazzocco, Agustín Flores Zechinelli, Marco Antonio Berra Espezzia y un menor de edad, como implicados en el asesinato de la activista, cuyo cuerpo fue hallado el sábado 10 en la barranca Xazocuapatle de Atlixco.

La dependencia también informó que en colaboración con autoridades de Yucatán, se sigue en la búsqueda de Jorge Flores Zechinelli, quien supuestamente era novio de la activista.

En conferencia de prensa, Carrancá Bourget detalló que en sus primeras declaraciones, los probables responsables dijeron que conocían a Torres Hernández desde hace aproximadamente mes y medio y que presuntamente planearon apoderarse de su vehículo invitándola a una fiesta que se realizaría en un rancho del municipio de Chipilo.

“Una vez que Agnes Torres llegó al sitio, los sujetos la amagaron y sometieron por la fuerza, trasladándola a la barranca en la que posteriormente fue hallado el cuerpo”, explicó.

Aunque el procurador dijo que aún prevalecen las líneas de investigación que apuntan a que ese homicidio fue cometido por motivos de odio, “no descartamos absolutamente nada todavía, yo pediría simplemente concluir con la indagatoria y daremos una postura firme y conclusiva en el momento que ejercitemos la acción penal”, declaró.

Este lunes, el representante del Fdsxt pidió que se tomen en cuenta los elementos que rodearon el homicidio de Agnes Torres para considerarlo como un crimen de odio.

Mencionó que la principal señal son las huellas de tortura que presentaba el cuerpo de la activista, específicamente quemaduras de cigarro en distintas partes del cuerpo, sobre todo en la cara.

Además, agregó que otra de las dudas sobre la versión de robo como móvil del crimen es que los sujetos ni siquiera intentaron vender el carro Golf que le quitaron a Agnes y más bien le prendieron fuego.

Otra de las contradicciones que han hecho notar los amigos de la activista es que la PGJ insiste en afirmar que uno de los supuestos autores del asesinato, Jorge Flores Zechinelli, de 18 años de edad, era novio de Agnes desde hace pocos días, pero sus amigos y personas cercanas desconocían que tuviera una relación o pareja.

“Creemos que esto lo están inventando para justificar un crimen pasional y así no declarar que se trató de un asesinato de odio, como se percibe por la forma como se dieron los hechos”, subrayó Rodríguez Ledezma.

En tanto, El Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos reconoció la labor realizada por la PGJ para esclarecer con prontitud el caso, pero advirtió que no deben dejarse de lado los rasgos del crimen que apuntan a la homofobia.

“Vemos en la motivación del crimen un rasgo claro de transfobia. Pensamos que la elección de la víctima se debió a su alto estado de vulnerabilidad por su propia condición transexual. En un país y un estado que no reconoce institucionalmente la identidad sexogenérica, donde hay una alta discriminación y estigmatización hacia la vida y la ocupación de las personas trans, éstas son fáciles víctimas de criminales”, señaló la organización en un comunicado.

Añadió:

“En términos de los estudios de crímenes de odio, hablaríamos de un crimen de odio instrumental, que es cuando el sujeto que socialmente es odiado y desvalorizado es usado para la comisión de un delito, incluso sobre su vida”.

El Observatorio Ciudadano reconoció que el caso está en proceso y refrendó su confianza de que habrá justicia para Agnes y su familia “cuando todos los culpables estén sentenciados”.

Comentarios