Denuncian ante CIDH tortura y abusos en psiquiátricos de México

MÉXICO, D.F., (apro).- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recibió hoy una denuncia de organismos no gubernamentales sobre presuntos actos de tortura y abusos cometidos contra pacientes de hospitales psiquiátricos e internos recluidos en distintas prisiones del país.

En la sesión de audiencias de primera, Eric Rosenthal, director de Disability Rights Internacional, dijo que ese tipo de prácticas son una constante en México.

“Hemos documentado lobotomías y psicocirugías, hemos mostrado a ustedes videos de personas amarradas hace 10 años, y 10 años después entramos al mismo cuarto y encontramos a gente amarrada. Esto es tortura”, sostuvo.

Presente en la sesión, el subsecretario de Asuntos Jurídicos y de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Max Diener, negó que se practiquen actos de tortura sistemáticos en los centros psiquiátricos mexicanos.

“En cuanto al tema que se ha señalado, insistimos, estamos conscientes de la necesidad de mejorar el sistema de salud, como tal, en esta materia. Sin embargo, reiteramos y negamos que existan situaciones de tortura sistemática o que exista un descuido sistemático como tal”, aseguró el funcionario durante la audiencia.

Sin embargo, el director de Disability Rights Internacional se sostuvo en lo dicho y manifestó que en casi todos los hospitales psiquiátricos mexicanos los pacientes no reciben tratamiento ni rehabilitación, por lo que se utilizan las ataduras y las medicinas como única opción.

Incluso, aludió al  informe Abandonados y Desaparecidos, Segregación y Abuso de Niños y Adultos con Discapacidad en México, realizado por Disability Rights y la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de Derechos Humanos, en el que se documenta otra cruda realidad: que niños con discapacidad internos en albergues están en riesgo de ser objeto de tráfico de personas y explotación laboral porque el DIF no lleva ningún control sobre el número de menores que tienen.

Esta situación de riesgo, dijo Rosenthal, sólo la han visto en México.

El informe contiene entrevistas con directivos del DIF que acepta su incapacidad para hacer algo: “Podemos hacer visitas sorpresa, pero no tengo personal, entonces nos tenemos que creer lo que nos dicen que pasa”.

Según el documento, en las instalaciones visitadas hay adultos semidesnudos deambulando en patios abiertos, defecando en los campos y sin contar con asistencia o reorientación del personal.

También los baños están abiertos y expuestos, a las personas se les baña en grupos y se les cambia de ropa a plena vista de los pacientes.

Comentarios