“Papa, reza porque se acabe la violencia”, piden a Benedicto XVI

LEÓN, Gto. (apro).- Una manta desplegada por un grupo de jóvenes que le pide rezar “porque se acabe la violencia” y una protesta de otros tantos jóvenes que exigían respeto al Estado laico, recibieron a Benedicto XVI a su arribo a esta ciudad.

Un grupo reducido de manifestantes (una veintena) protagonizó un zafarrancho con algunas personas que presenciaban el paso del papamóvil y lanzaban globos blancos y amarillos al aire, quienes se molestaron por la protesta y empujaron a los jóvenes que llevaban lonas y pancartas con letreros que protestaban por una inexistente separación entre la Iglesia y el Estado.

El grupo se concentró en la plaza principal, pero de ahí se desplazó al bulevard Adolfo López Mateos, vialidad por donde Benedicto XVI entró a la ciudad.

Luego de la recepción oficial encabezada por el presidente Felipe Calderón en el Aeropuerto Internacional del Bajío, el Pontífice inició un recorrido de 32 kilómetros que culminó en la casa de las monjas del Colegio Miraflores, que será su lugar de descanso durante los tres días de su estancia en México.

El “papamóvil” que Benedicto XVI abordó para iniciar su recorrido del aeropuerto hasta Miraflores, es un Audi que pesa una tonelada y tiene el más alto blindaje que existe en el mundo.

La comitiva, con una patrulla de la Policía Federal al frente, alcanzó una mayor velocidad que la inicialmente anunciada.

Las delgadas filas de personas a lo largo del trayecto dejaron ver que el control de seguridad y las advertencias sobre el cierre de carreteras y vialidades inhibió a muchos para acercarse a participar en esta bienvenida.

Afuera del hotel sede de la CEM y la sala internacional de prensa, se podía caminar tranquilamente entre la gente que se acomodó en un sentido del bulevar, y no fue necesario colocar las vallas metálicas que se tenían listas junto al hotel.

Fue ahí donde unas jóvenes desplegaron una manta blanca con letras negras que decía: “Papa, reza porque se acabe la violencia”.

Para las 19:15 horas, el sumo pontífice ya se encontraba en la puerta del Miraflores, a donde ingresó para descansar.

Mañana oficiará una misa privada en este edificio, antes de salir con rumbo a la capital del estado para recibir las llaves de la ciudad del edil Édgar Castro en la glorieta Santa Fe a las 17:30, y posteriormente, a las 18:00 horas, se reunirá en privado con Felipe Calderón en la Casa del Conde Rul, en la Plaza de la Paz.

Posterior al encuentro, saldrá al balcón de la casona y saludará a niños y personas mayores que serán congregadas en la plaza; posteriormente viajará a León en vehículo cerrado.

En la Puerta del Milenio, a la entrada de León, le serán entregadas las llaves de la ciudad por el alcalde Ricardo Sheffield, a las 19:30 horas.

 

Comentarios