Élmer Mendoza, a la Academia Mexicana de la Lengua

MÉXICO, D.F. (apro).- Élmer Mendoza, cuyas novelas están inmersas en la ‘narcoliteratura’, ingresará a la Academia Mexicana de la Lengua (AML) el próximo jueves 26 como académico correspondiente en Culiacán, Sinaloa.

El acto será presidido por el director de la AML, Jaime Labastida; el director adjunto, Felipe Garrido, así como por los miembros Gonzalo Celorio Blasco, Diego Valadés, Adolfo Castañón y Ruy Pérez Tamayo.

El discurso del autor de Un asesino solitario y Balas de plata será respondido por Garrido. La ceremonia será a las 19:00 en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

Lo llaman el ‘narco-escritor’, pero no le importa:

“Me provoca mucha gracia. Eso generalmente ocurre en México. Sé que así me dicen y me ha causado bastante gracia, pero no me preocupa nada. De alguna manera uno elige un territorio temático, pero en mi caso probablemente el territorio temático me eligió a mí.

“Lo único que he hecho es contar mis historias, las cuales están salpicadas de personajes del crimen organizado, de políticos corruptos, tramposos, de mujeres hermosas, es decir, de un universo que tiene mucho que ver con la violencia, con la podredumbre social.”

Explica que ha abordado el crimen organizado en sus libros “porque el narco es uno de los principales espacios donde se genera la delincuencia en nuestro tiempo, y en el país tiene una connotación económica muy fuerte”.

Agrega:

“Todavía estamos esperando que detengan a los ‘narco-empresarios’. Además, es una de las fuentes épicas más importantes, y los seres humanos tenemos como un gen que nos hace adictos o interesados a la épica. Entonces, en ese aspecto a mí me interesa también lo que se dice de ellos.”

Fue en la sesión plenaria del 11 de agosto de 2011 de la AML que se eligió a Mendoza como académico correspondiente a Culiacán.

De esa forma se reconoce al escritor que ha sabido reflejar en sus obras el habla particular de su región. Al mismo tiempo, se destaca así su labor como catedrático de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), tallerista, incesante animador de la lectura y promotor cultural.

Mendoza es autor de varios volúmenes de cuentos: Mucho que reconocer (1979), Quiero contar las huellas de una tarde en la arena (1985), Cuentos para militantes conversos (1987), Trancapalanca (1989), El amor es un perro sin dueño (1991), Firmado con un klínex (2009) y de dos crónicas sobre el narcotráfico, Cada respiro que tomas (1991) y Buenos muchachos (1995).

Con su primera novela, Un asesino solitario (1999/2001), se dio a conocer, a juicio de Federico Campbell, no sólo como “el primer narrador que recoge con acierto el efecto de la cultura del narcotráfico en nuestro país”, sino también como autor de una aguda y vivaz exploración lingüística de los bajos fondos mexicanos, convertidos en rigurosa materia literaria.

Mendoza nació en Culiacán, lugar que menciona en sus novelas y cuyas ambientaciones figuran comúnmente en ellas, como se puede apreciar en El amante de Janis Joplin (2001), que obtuvo el XVII Premio Nacional de Literatura José Fuentes Mares.

Otras de sus novelas son Efecto Tequila (2004), finalista en 2005 del Premio Dashiell Hammett, y Cóbraselo Caro (2005).

En noviembre de 2007 ganó el III Premio Tusquets de Novela, por decisión unánime del jurado, por Balas de plata, premio que recibió en el marco de la Feria Internacional del Libro (FIL) en Guadalajara.

El jurado valoró en ella “la rabiosa modernidad en el uso del lenguaje, en la estructura narrativa hermanada con los últimos lenguajes televisivos, y en el ritmo endiablado que, como la mejor novela clásica, no da tregua al lector hasta su desenlace”.

En 2010 publicó La prueba del ácido, en donde retoma al personaje de Édgar El Zurdo Mendieta, quien también protagonizó su novela Balas de plata.

La Academia Mexicana de la Lengua, fundada con el nombre original de Academia Mexicana Correspondiente de la Española, inició sus trabajos en 1875 con el fin de contribuir en la construcción de la identidad lingüística de los mexicanos.

Desde ese año opera su sitio www.academia.org.mx, que ofrece información institucional y obras de consulta lingüística en línea, de acceso gratuito.

La Academia ha contado entre sus integrantes a los más ilustres escritores, lingüistas y estudiosos del país: filólogos, gramáticos, filósofos, ensayistas, poetas y novelistas, así como comunicólogos y jurisconsultos, dramaturgos e historiadores, humanistas y científicos.

Entre los trabajos y publicaciones de la Academia Mexicana de la Lengua destacan el Índice de mexicanismos (1997), el Diccionario breve de mexicanismos (2001) y el Refranero mexicano (2004).

Colabora con los trabajos que realizan en conjunto todas la academias americanas, junto con la española; de esta manera ha participado en la realización de la vigésima segunda edición del Diccionario usual (2001), del Diccionario panhispánico de dudas (2005), del Diccionario del estudiante (2005) y su edición especial para Latinoamérica, el Diccionario práctico del estudiante (2007), y del Diccionario esencial de la lengua española (2006).

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha.

Comentarios