“En elecciones libres, la mayoría no hubiese votado por Peña”: AMLO

MÉXICO, D.F. (apro).- Luego de advertir que presentará un recurso de invalidez de la elección presidencial, el candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, anunció que la próxima semana dará a conocer el arranque del Plan Nacional para la Defensa de la Democracia y la Dignidad de México, mediante el cual mantendrá su lucha por un cambio verdadero en el país.

Sin dar detalles de dicho plan, el tabasqueño aseguró que las acciones que realizará serán totalmente pacíficas y con apego a la Constitución.

“No daremos pretexto para que nos acusen de violentos. Lucharemos por el renacimiento del país”, puntualizó.

El aspirante presidencial del PRD, PT y Movimiento Ciudadano hizo un llamado a los mexicanos para que no permitan que se viole la Constitución y en los hechos se cancele la vía democrática permitiendo la imposición de Enrique Peña Nieto en la presidencia.

En conferencia de prensa, López Obrador manifestó que la pasada elección presidencial  fue “una farsa, un engaño”, pues hay pruebas –dijo– de que hubo compra y coacción del voto, inequidad y relleno de urnas.

Acusó al candidato presidencial priista, Enrique Peña Nieto, de representar al grupo más corrupto de México, y a partir del dinero, añadió, consiguió 5 millones de votos, principalmente de las regiones  más pobres del campo y las ciudades.

“En elecciones libres, la mayoría no hubiese votado por Enrique Peña Nieto”, aseguró el tabasqueño.

De acuerdo con el exjefe de Gobierno del Distrito Federal, con el sesgo que hay con la compra y coacción del voto no se permite dar certeza al proceso electoral porque se violo el artículo 41 de la Constitución, que establece que el sufragio debe ser libre, cierto, objetivo y transparente.

Y como prueba de que hubo fraude el pasado 1 de julio, mostró las boletas que fueron encontradas en Veracruz días antes de la elección.

Al iniciar la conferencia, el candidato presidencial de la coalición Movimiento Progresista acusó al expresidente Vicente Fox y al PAN de aliarse con el PRI a la mitad de la campaña, cuando Peña Nieto comenzó a caer en las preferencias ciudadanas tras el segundo debate y el nacimiento del movimiento #YoSoy132.

“Al mismo tiempo iniciaron la guerra sucia en mi contra, en contubernio con los personajes que ejercen más influencia en el Partido Acción Nacional”, aseguró el tabasqueño.

Sin embargo, López Obrador sostuvo que lo más perverso e ilegal fue la determinación de reclutar y alinear a los gobernadores del PRI para encargarles que se ocuparan de obtener votos a como diera lugar, sin escrúpulos morales de ninguna índole.

Dijo que el 12 de junio en Toluca, en la casa oficial del gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, se reunieron 16 gobernadores del PRI con Peña Nieto y su equipo de campaña para asignar las cuotas de votos por mandatario.

“Eruviel Ávila se comprometió a conseguir 2 millones 900 mil votos que, casualmente, fue lo que obtuvo Peña Nieto en el Estado de México. La confabulación de los gobernadores en el Estado de México se tradujo en utilizar recursos del presupuesto público de los estados para comprar millones de votos en todo el país”, denunció.

También mencionó el caso del gobernador de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes, quien –dijo– asignó a sus principales colaboradores, por distrito y municipio, millones de pesos para la compra de votos.

“En la práctica, en todo el país el sufragio se adquirió con dinero en efectivo, con tarjetas para la obtención de mercancías, con despensas, materiales de construcción, fertilizantes y otras dádivas”, aseveró.

Indicó que a los cuantiosos recursos económicos de procedencia ilícita que se ejercieron para la compra de los votos habría que sumar miles de millones de pesos gastados en publicidad, encuestas hechas a modo y el pago a quienes ejecutaron y apoyaron directa o indirectamente este vergonzoso plan.

“Todo ello, obviamente, rebasa con creces el tope de gastos de campaña establecido en la ley”, sostuvo.

Denunció que el operativo masivo de compra de votos se realizó antes y durante el día de la elección. Como caso emblemático mencionó los monederos electrónicos de las tiendas Soriana, comercios que fueron vaciados por multitudes del Estado de México que canjearon tarjetas al día siguiente y en los días posteriores a la elección.

Advirtió que aunque la compra del voto se dio prácticamente en todo el país, fue más acentuada en las zonas donde viven los más pobres de México, en especial en el medio rural.

Luego de dar a conocer el Plan Nacional para la Defensa de la Democracia y la Dignidad de México, López Obrador reiteró que siempre actuará por la vía pacífica.

“No daremos ningún pretexto para que los violentos nos acusen de violentos. No aceptemos que la corrupción domine por entero la vida nacional. Luchemos por el renacimiento moral de México”, puntualizó.

 

Comentarios