“Hasta hace poco, ser amigo de Los Zetas era motivo de orgullo”: SSP-Veracruz

XALAPA, Ver. (apro).- El secretario de Seguridad Pública (SSP), Arturo Bermúdez Zurita, admitió ante empresarios que hace unos meses “ser amigo o cuate” de Los Zetas en Veracruz era motivo para presumirlo ante la sociedad.

En una reunión que sostuvo con empresarios de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río para presentar a los nuevos comandantes de la Policía Naval, Bermúdez admitió que la organización criminal de Los Zetas se había incrustado lo mismo en el ámbito de la iniciativa privada que en el gremio de taxistas y entre los jóvenes.

Bermúdez Zurita enfatizó que en esa tesitura el gobierno estatal tomó la decisión firme de aplicar de forma enérgica la ley, aunque ésta alcance a alguien perteneciente a la alta sociedad o al nivel empresarial.

Apenas el fin de semana anterior, fueron detenidos los empresarios Reynaldo Bernardi Manica, dueño de varias gasolineras en la entidad y otros negocios menores, así como María Selva Perdomo Pinal, accionista del ingenio de San José de Abajo y exdueña del ingenio El Carmen, a quienes la Secretaría de Marina incautó armas, drogas y, en el caso de Selva Perdomo, hasta granadas.

En esa coyuntura, el titular de la SSP advirtió: “Caiga quien caiga, no importa que sea de la sociedad; hace algunos meses ser amigo de Los Zetas, o ser cuate de Los Zetas, era para presumirlo, sin embargo, cuando vimos la gravedad del problema el gobernador (Javier Duarte) tomó decisiones acertadas, como pedir el apoyo de la Armada de México en el municipio de Veracruz”.

Aunque Arturo Bermúdez Zurita fue el coordinador del Centro Estatal de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4) de Seguridad Pública en el sexenio de Fidel Herrera Beltrán y es cuñado de Alejandro Montano Guzmán, extitular de la SSP en el sexenio de Miguel Alemán, responsabilizó a autoridades anteriores de que el narcotráfico haya permeado a la sociedad veracruzana y haya tocado sectores antes insospechados, como mujeres, jóvenes, empresarios reconocidos o taxistas.

“Algo está fallando en la mejor institución, que es la familia, vemos chavos de 13 ó 14 años repartiendo drogas. El chavo que detuvieron en Coatzacoalcos como jefe de Los Zetas tenía 16 años; el que destazaba los cuerpos de los que levantaban, 16 también. La seguridad la sumamos muchos, educación, empleo, salud, la familia, valores”, exhortó.

Agregó: “O los taxistas, a quienes les iban ganando terreno Los Zetas, con amenazas, con dinero, pero haciendo funciones de halconeo”.

Sin embargo, Arturo Bermúdez aseguró que el gobierno de Veracruz encontró su salvaguarda y solución en la Secretaría de Marina-Armada de México.

“Nos ha resuelto (la Secretaría de Marina) el problema de la delincuencia organizada casi en su totalidad; hoy el hecho de los cuerpos que aparecen, y que siguen apareciendo, todos tienen una vinculación con la delincuencia, sin duda alguna”, justificó.

En una larga exposición a los diversos líderes de las cámaras empresariales, misma que fue escuchada en su totalidad por reporteros de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, Bermúdez Zurita resaltó que, por las estrategias antinarco de los tres niveles de gobierno, la delincuencia ha cambiado su cara.

“La delincuencia organizada ha cambiado su cara, ya no anda en camionetas grandes ni polarizadas, ya anda en camionetas pequeñas y normalmente acompañados de una mujer”, reveló.

Acerca de los cuestionamientos del porqué los nuevos oficiales tienen que andar cubiertos del rostro, Bermúdez argumentó que “también son padres de familia, viven en Veracruz, dejan el uniforme para su familia”.

Incluso compartió lo que día a día señala a sus hijas: “Ningún delincuente de quinto grado o mariguano (sic) les va a quitar a su papá… Así quiero que todos los policías de Veracruz piensen”.

Comentarios