Granaderos deshacen bloqueo carretero de maestros en Quintana Roo

CANCÚN, Q. Roo (proceso.com.mx).- Granaderos arremetieron violentamente esta tarde contra padres de familia y maestros que bloquearon la carretera Chetumal-Escárcega (Campeche), a la altura de la comunidad de Nicolás Bravo, a 71 kilómetros de la capital del estado.

De acuerdo con estimaciones de los docentes, hay por lo menos seis lesionados y 10 detenidos, entre padres de familia y maestros.

Esta es el segundo acto contra maestros de Quintana Roo en menos de una semana, pues el pasado lunes granaderos dispersaron con gases lacrimógenas, golpearon y detuvieron  a docentes frente al palacio municipal del ayuntamiento de Benito Juárez (Cancún).

Alrededor de las 13:30 horas padres de familia de la comunidad de Nicolás Bravo, en el municipio de Othón P. Blanco, bloquearon la autopista Chetumal-Escárcega, que comunica la sur del estado con el resto del país.

La protesta de los paterfamilias fue reforzada por maestros de Chetumal y otras comunidades del municipio de Othón P. Blanco, cuya cabecera es también la capital del estado y de Bacalar.

Contrario a otros bloqueos, que en las últimas dos semanas han llevado a cabo profesores en el sur del estado y la zona maya y la Riviera Maya, esta vez no fue intermitente sino total.

Desde las 13:30 horas los docentes no dejaron pasar ningún automóvil que se dirigía a Chetumal o hacia el estado de Campeche.

De acuerdo con dirigentes del Comité de Lucha Magisterial de Quintana Roo, el bloqueo fue para exigir que se reanude el diálogo entre los maestros y el gobierno del estado.

Sin embargo, alrededor de las 18:30 horas, cuando empezaba a caer la noche, granaderos encabezados por el director de Seguridad Pública del Ayuntamiento de Othón P. Blanco, Gumersindo Jiménez Cuervo, llegó a Nicolás Bravo y arremetió contra los padres de familia y maestros con gases lacrimógenos y balas de goma.

Tras la incursión de los policías municipales llegaron efectivos estatales, encabezados por el titular de la Secretaría Estatal de Seguridad Pública (SESP), Carlos Bibiano Villa Castillo.

Policías municipales y estatales emprendieron una persecución contra maestros por todo Nicolás Bravo.

Los profesores se refugiaron en casas de padres de familia y hasta en la iglesia del lugar, según testigos.

El vocero del Comité de Lucha, Felipe Briseño, informó que hay un reporte preliminar de 10 detenidos y seis lesionados, entre maestros y padres de familia.

Briseño señaló que esta acción conjunta del gobierno del estado y el Ayuntamiento de Othón P. Blanco implica el rompimiento del diálogo con el gobierno estatal.

“Hay doble discurso por parte del gobierno del estado”, destacó.

Indicó que además, la Policía Preventiva Municipal montó un retén en la comunidad de Ucum, a unos 20 kilómetros de Chetumal, para impedir el acceso de maestros a fin de auxiliar a sus compañeros heridos en Nicolás Bravo.

Por otra parte, Briseño señaló que hay amenazas de que esta madrugada la Policía Estatal Preventiva (PEP) desaloje la sede de la Secretaría de Educación y Cultura (SEC), en Chetumal, que desde hace dos semanas está en poder de los docentes.

“Ya hay una actitud totalmente represiva contra los maestros”, advirtió.

Comentarios