Avala Ernesto Zedillo reformas energética y educativa

MÉXICO, D.F. (apro).- El expresidente Ernesto Zedillo respaldó las reformas energética y educativa impulsadas por el presidente Enrique Peña Nieto.

En cuanto a la primera, se declaró en contra del monopolio absoluto de empresas estatales y a favor de una apertura de la inversión privada, a fin de promover el desarrollo económico del país.

Además, dijo, la concurrencia de inversión privada puede tener un impacto favorable directo en el producto nacional, y ser útil para acelerar la modernización tecnológica en la industria de energía y extractiva.

Al participar en la conferencia Certidumbres, riesgos e incertidumbres de la globalización: Los retos para las economías emergentes, el exmandatario destacó:

“Está comprobado que el modelo basado en el monopolio absoluto de empresas estatales sin concurrencias privadas ni claros objetivos de eficiencia comercial y operativa, y sin la debida rendición de cuentas, no produce el máximo impacto favorable posible en el desarrollo de los países”.

En caso de que la reforma se apruebe, dijo, los beneficios para el desarrollo del país, derivados de la explotación de recursos naturales, pueden agrandarse “enormemente” si se usan esquemas que permitan la inversión privada mediante reglas claras que incluyan regímenes impositivos orientados a maximizar la renta por el uso de recursos apropiables por el Estado.

Añadió:

“La concurrencia de inversión privada, además de tener un impacto favorable directo en el producto nacional y en la balanza de pagos, puede ser útil para acelerar la modernización tecnológica en la industrias extractivas y de energía”.

De acuerdo con Zedillo, el modelo actual de monopolio absoluto de empresas estatales carece de objetivos claros de eficiencia comercial y operativa, que se conjuntan con la nula rendición de cuentas y funcionan como una barrera para el desarrollo económico del país.

El expresidente también respaldó la reforma educativa que ya fue aprobada por los legisladores, al señalar que la inversión en capital humano es otro factor esencial del crecimiento.

Según el exmandatario priista, por muchos años los países han hecho “esfuerzos considerables” de gastos en educación para elevar la escolaridad promedio de la población, pero los resultados no son satisfactorios.

“Quienes han estudiado los resultados de nuestros sistemas educativos no solamente encuentran que son inferiores a los de otros países, sino que además están por debajo de lo que debiera esperarse, dados los niveles de inversión en educación que realizamos”, apuntó.

Zedillo felicitó a los legisladores por aprobar una reforma que “invierte en el capital humano del país”, que con un bono demográfico, dijo, convertirá la calidad educativa en el desarrollo de empresas y trabajos basados en el conocimiento.

Comentarios