Medalla Bellas Artes 2013, para el pintor Luis Nishizawa

MÉXICO, D.F. (apro).- El pintor Luis Nishizawa recibió en su casa la Medalla Bellas Artes 2013 “por el desarrollo de un trabajo artístico con un claro impacto en beneficio de la promoción y la difusión de las artes plásticas de nuestro país”.

Al hacerle entrega del premio, la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Cristina García Cepeda, destacó el reconocimiento que Nishizawa ha logrado en la comunidad artística, y por su larga y sobresaliente trayectoria en los ámbitos nacional e internacional.

Señaló que la grandeza del pintor como artista, además de su calidad humana, “son un orgullo” para el Estado de México y para todos los mexicanos. “Recordamos que en 1951 presentó su primera exposición en uno de los espacios del INBA, el Salón de la Plástica Mexicana, y a partir de entonces el maestro, con su generosidad, aportó obra de su creación para los museos del INBA”, dijo.

Añadió:

“En su obra están plasmadas dos culturas: la de su madre mexicana (María de Jesús Flores), con esa alegría y esos colores, con esa pertenencia, y la oriental de su padre (el japonés Kenji Nishizawa); ambas culturas se han vuelto una. El maestro es un ejemplo para todos los mexicanos. Se ha dedicado a formar varias generaciones de artistas y su legado es parte del patrimonio cultural de todos los mexicanos.

“Por eso le entregamos la Medalla Bellas Artes, el más alto reconocimiento que otorgan el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) y el INBA, enriquecidas con el patrimonio de los mexicanos. Maestro Luis Nishizawa, nosotros tenemos que agradecerle que exista, que sea un artista tan prolífico, tan honesto y, al mismo tiempo, tan generoso con todos los mexicanos”, puntualizó García Cepeda.

Al recibir la medalla y el diploma que acredita el galardón, el pintor manifestó sentirse “privilegiado por esta distinción”.

Luis Nishizawa Flores nació el 9 de febrero de 1918 en la hacienda de San Mateo Ixtacalco de Cuautitlán, Estado de México. Se cuenta que era un niño solitario e introvertido. Cuando su familia se mudó a la capital del país, tomó clases de música con el célebre compositor español Rodolfo Halfter y también aprendió el oficio de la joyería.

Motivado por el movimiento muralista, a los 24 años ingresó a la Academia de San Carlos, donde pintó paisajes, arte abstracto y gráfica, influenciado por creadores japoneses como Ho-Ku-Sai. Algunos de los maestros de Nishizawa fueron José María Velasco, Julio Castellanos, José Chávez Morado, Alfredo Zalce y Benjamín Correa.

Para 1955 ya daba clases en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM, y hacia 1963 estudió grabado con Yukio Fukazawa en el Centro para Artistas Japoneses de Tokio, ciudad donde pintó algunos frescos en el Metro.

La obra mural de Nishizawa arrancó con su fresco “El aire es vida y la salud es la mayor riqueza”, en el Centro Médico Siglo XXI, y en cerámica “El nacimiento de la vida”, en el Hospital General Zona 4 de Celaya, Guanajuato. Su mural “La justicia”, para la Suprema Corte, fue inaugurado en 2008 en esta capital.

Carolina Alanís, al frente del Instituto Mexiquense de Cultura, recordó que el pasado jueves 14, en el Museo Taller Luis Nishizawa de Toluca, fue presentado el volumen Nishizawa, luz y explosión de color, de Margarita García Luna, que también irá a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

“En el Estado de México y en el país nos sentimos honrados de tener un mexicano como Luis Nishizawa, que ha legado tanto con su obra y con su calidad humana. Este es un reconocimiento a su labor y a su entrega, con su manera de amar cada instante de su vida. Maestro: cuenta usted con toda nuestra admiración y nuestro respeto”, dijo Alanís.

Según la investigadora Louise Noelle Grass, Nishizawa “ha tenido un desarrollo prolífico en el que se ha acercado a muy diversos géneros, en los que emplea con maestría técnicas desde el dibujo y el grabado hasta el fresco, sin olvidar la cerámica, el óleo o el temple. Además, en su obra se encuentra un constante acercamiento, respetuoso y penetrante, a las costumbres, tradiciones y singularidades de la rica herencia cultural mexicana”.

En la entrega de la Medalla Bellas Artes 2013 también estuvieron presentes Magdalena Zavala, coordinadora nacional de Artes Visuales del INBA; Margarita García Luna, directora del Museo Taller Luis Nishizawa, y Fernando Muñoz, a cargo de Patrimonio Cultural del Estado de México, además de Adriana y Gabriel Nishizawa Zepeda, hijos del artista.

Comentarios