Golpean, humillan y discriminan a estudiante mixteca en secundaria del DF

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Una joven mixteca de 16 años denunció que sufre discriminación y fue golpeada por sus compañeros de clase de la Secundaria Técnica número 42 ubicada en la colonia Morelos del barrio de Tepito.

Debido a su origen, en los últimos dos años Angelina ha sido víctima de bullying y humillaciones. Por si fuera poco, las autoridades también la han discriminado, ya que cuando la menor intentó denunciar las agresiones de sus compañeros, la agencia 50 del Ministerio Público tardó casi un día en atenderla.

Incluso el mismo personal del plantel ha solapado los ataques contra la adolescente.

La joven relató al diario Reforma que ha sido sufrido constantes agresiones verbales y físicas por parte de sus compañeros.

Angelina señaló que es discriminada por su color, su estatura y porque habla un dialecto de Guerrero, por lo cual la ofenden y le dicen “pinche enana, india bajada del cerro a tamborazos”.

Agregó que en una ocasión contó lo sucedido a una maestra y ésta lo único que hizo fue dar una plática sobre discriminación que no cambió en nada su situación.

La joven ha sido insultada, le han roto su mochila e incluso la han orinado en los baños de la secundaria.

Según el diario Milenio, el jueves 28 la joven fue golpeada por los otros estudiantes dentro del salón de clases, agresión que fue grabada y exhibida en las redes sociales.

Tras el incidente los directivos y maestros del plantel sólo llevaron a Angelina a una oficina y le sugirieron a su madre -quien no habla español sino mixteco- que llevara a Angelina al médico porque recibió varios golpes, entre ellos una patada en la cara.

Durante el ataque sus compañeros le cubrieron el rostro con una sudadera.

Ese día por la noche sus familiares, incluida su madre Cecilia Reyes, la llevaron a denunciar la agresión ante el Ministerio Público, pero su queja fue desoída por la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF).

Martina Reyes, de 42 años y tía de Angelina, acusó que el MP se negó a iniciar la averiguación previa con el argumento de que ella no era la madre de la víctima.

Angelina regresó a casa sin recibir atención médica y con las huellas de los golpes en su rostro.

La familia ha denunciado en varias ocasiones la situación ante las autoridades del plantel, que han prometido soluciones pero al final no han resuelto nada.

Fue hasta la tarde de este viernes 29, cuando la adolescente dio a conocer su caso, que el Ministerio Público decidió atender la denuncia.

El acoso constante ha influido en el rendimiento académico de la menor, quien ha disminuido sus calificaciones.

A pesar de los ataques, Angelina afirmó que no piensa dejar sus estudios porque quiere ser médico cirujano.

Comentarios