“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Modalidades de ajedrez

MÉXICO, D.F. (apro).- En una de mis visitas a Mérida, Yucatán –hace años–, para jugar el Torneo Carlos Torre in memoriam, me encontré a un excompañero de la Facultad de Ciencias, Carlos Cetina (al cual le había perdido la pista), quien me comentó que quería mostrarme algo de su propia invención. No me quiso dar más datos y quedamos de vernos en la tarde para develar el misterio que había creado.

Finalmente apareció con un tablero de ajedrez de 9×9 en donde el rey quedaba en el centro. Ahora había dos damas, en lugar de una. Cuando lo vi lo primero que le dije fue: “Tu idea tiene un problema: tienes dos alfiles del mismo color”, pero de inmediato replicó: “Lo sé, por eso inventé una regla extra. Puedes cambiar una sola vez el alfil de casillas (de negras a blancas) y listo”. Por lo demás, el ajedrez mantenía las mismas reglas. De hecho, Carlos me comentó que alguien (el profesor Michael J. Corinthios, Ph.D., Fellow IEEE, FIEE), en Estados Unidos ya comercializaba un tipo de ajedrez como el que él había inventado (que llamaba MinisterChess, el juego del milenio, de acuerdo con el inventor), e incluso el gringo había amenazado con demandar al mexicano, pues el hombre había patentado su modalidad de ajedrez. No obstante este contratiempo, como veía muy interesado en el asunto a mi excompañero de la UNAM, le propuse escribirle un programa que fungiera como un tablero electrónico y así podría jugar todas las partidas que se le ocurriesen, sin necesidad de usar un ajedrez real.

Llegando a México escribí dicho programa y se lo mandé y ahí quedó todo. La realidad es que todas estas invenciones y variantes del ajedrez tradicional no parecen permear lo suficiente para que se queden en el gusto de los ajedrecistas y sustituyan el antiguo juego por estas nuevas ideas.

Por ejemplo, en http://www.pathguy.com/chess/ChessVar.htm pueden verse muchísimas ideas sobre modificaciones al ajedrez tradicional. Hay de todo: peones que se mueven 10 jugadas y explotan, piezas que no se pueden comer y nunca desaparecen del tablero, nuevas figuras que se mueven como otras piezas (por ejemplo, la Amazona, que se mueve como Dama y como caballo, lo cual, por ejemplo, puede dar mate sin necesidad de ayuda de nadie en un final de Rey y Amazona contra Rey), ajedrez cilíndrico, esférico, en tres pisos, en un cubo, etcétera.

¿A qué se deberá este hecho de que el ajedrez tradicional, el que se inventó ya hace como 500 años, se siga jugando y que en general no se hagan caso a las nuevas variantes, y modalidades, que se le ocurren a algunas personas? No lo sé exactamente, pero en mi opinión esto pasa porque el ajedrez tradicional, el que siempre hemos jugado, pues es perfecto en cuanto al movimiento de las piezas, en cuanto a sus posibilidades. Además, el hombre le ha dedicado demasiados días y noches para develar sus secretos y poco a poco se empieza a entender la naturaleza del juego. (Anand indica que él cree que el hombre conoce alrededor de 10% de las posibilidades del ajedrez).

No obstante esto, incluso algún campeón mundial desafió esta tradición del ajedrez normal, indicando que había mucha teoría y que ya no ganaba el mejor jugador necesariamente, sino el que había estudiado más. Interesante comentario viniendo de alguien que dedicó su vida a estudiar como poseído el ajedrez tradicional, ni más ni menos que Bobby Fischer. El gran campeón cubano, José Raúl Capablanca –dicen–, comentó que ya era quizás momento de cambiar la ubicación de las piezas, poner el alfil en donde va el caballo y viceversa, pues por lo demás ya el ajedrez se estaba agotando. Pero regresando a Fischer, a él se le ocurrió el ahora llamado FischerRandom o Ajedrez 960, en donde las piezas de la primera fila se acomodan al azar, tanto para blancas como para negras (la conformación azarosa se repite en blancas y negras, es decir, si hay una posición azarosa de las piezas en la primera fila del blanco, en la primera fila del negro se configura la misma posición azarosa del blanco). Los peones en la segunda fila quedan idénticamente como en el ajedrez tradicional. Las reglas específicas de esta modalidad pueden verse aquí:

(http://www.chessvariants.org/d.sp/fischer.html).

Comentarios