Los cárteles que disputan el Edomex de Eruviel

Lo dijo una víctima de la ciega violencia que asuela al Estado de México: acudir a un bar en ciertos municipios de esa entidad equivale a jugar ruleta rusa. En el diagnóstico coincide el Cisen,    que en un reporte –confirmado por otras instancias federales– describe cómo varias organizaciones delictivas están desgarrando la entidad que no pudieron pacificar ni Enrique Peña Nieto ni su sucesor en la gubernatura, Eruviel Ávila. No por otra razón fue cancelado el concierto de rock Hell and Heaven 2014.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Al entrar a ciertas colonias de municipios mexiquenses como Nezahualcóyotl, Valle de Chalco, Ecatepec, Ixtapaluca, Chalco, Tultitlán, Chimalhuacán, Los Reyes la Paz y Toluca se corre el riesgo de quedar en medio de una batalla entre Los Caballeros Templarios, Los Zetas, La Familia Michoacana, el Cártel de Jalisco Nueva Generación y los remanentes de la organización de los hermanos Beltrán Leyva.

“Ir a un bar por la noche en Nezahualcóyotl (y en cualquiera de esos municipios) equivale a jugar a la ruleta rusa”, dice la gente. Descripciones como esta se incluyen en un documento del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) de la Secretaría de Gobernación.

La pesadilla de la ruleta mexiquense empezó en el gobierno de Enrique Peña Nieto y continúa en el de Eruviel Ávila. Es una de las épocas más violentas en la historia de la entidad: en ocho años se registraron cerca de 3 mil muertes y por lo menos cuatro cárteles se disputan abiertamente 33 de los 125 municipios; ahí secuestran, extorsionan, asesinan, roban, cobran “impuestos” a todos los comercios y tienen sometida a la autoridad, desde los alcaldes hasta los policías municipales.

El Estado de México es la entidad más poblada del país, con más de 15 millones de habitantes, de los cuales más de dos tercios se concentran en la Zona Metropolitana del Valle de México. En esta franja fronteriza con el Distrito Federal también se agudiza la lucha de los cárteles del crimen organizado.

Esa explosiva situación fue la causa principal de que se cancelara el Hell and Heaven Fest 2014, un par de conciertos de rock metalero anunciados para el sábado 15 y el domingo 16 en las instalaciones de la Feria de Texcoco. Los organizadores montaron todo un dispositivo de transporte y diversiones alternas, además de invitar a “más de 80 bandas” (musicales), entre ellas Kiss y Guns N’ Roses.

De acuerdo con funcionarios federales, se detectó que ese festival, con una asistencia prevista de 80 mil personas, podría ser aprovechado por grupos criminales para cometer un atentado, por lo cual el gobernador negó el permiso para realizarlo y de pasada le propinó un raspón mediático a la presidenta municipal de Texcoco, la perredista Delfina Gómez.

Juan Carlos Guerrero, vocero de los organizadores, informó que no pudieron conseguir otra sede en diez días, así que tuvieron que cancelar el espectáculo, con una pérdida de 150 millones de pesos.

Según documentos del gobierno mexiquense y del federal, desde 2008  La Familia Michoacana, Los Caballeros Templarios, Guerreros Unidos, el Cártel de Jalisco Nueva Generación, los Beltrán Leyva y Los Zetas arreciaron la lucha por controlar el territorio de la entidad (Proceso 1892).

(Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1950, ya en circulación)

Acerca del autor

José Gil Olmos, reportero desde 1998. Colaboró en el periódico El Nacional y en el diario La Jornada. Desde el 2001 es reportero de la revista Proceso. Es autor de Los Brujos del Poder, La Santa Muerte la virgen de los olvidados, Los reporteros mexicanos en la guerra de Chiapas y Batallas de Michoacán.

Comentarios