Persiste en el país el “infierno de la violencia”: Javier Sicilia

MÉXICO, DF, 27 de marzo (apro).- A tres años del surgimiento del Movimiento de Paz con Justicia y Dignidad, el poeta Javier Sicilia sostuvo que continúa “el infierno de la violencia”, pero también una ciudadanía que lo tolera.

También advirtió que la situación en todo el país se ha agravado, y ejemplo de ello son los asesinatos y desapariciones de reporteros, la criminalización de autodefensas y policías comunitarias, el engaño a las víctimas que exigen reparación de daños, así como el incremento de secuestros, homicidios y desapariciones.

En la plaza de la Estela de Luz, que las víctimas de la violencia han tomado como el memorial de la paz, se reunieron varias decenas de familiares de muertos y desaparecidos, cuyos casos siguen pendientes de resolver.

En el piso de la plaza los familiares dejaron placas con los nombres de sus seres queridos que narran en primera persona las historias de desaparición o muerte.

“José Antonio Robledo Fernández. Me secuestraron y desaparecieron el 25 de enero de 2009 en Monclova, Coahuila. Tenía 32 años, laboraba como ingeniero civil en ICA Fluor, Proyecto El Fénix para Altos Hornos de México…”, se destaca para enseguida resaltar lo que le gustaba, lo que soñaba, lo que deseaba en el futuro.

Al final del evento cada una de los familiares gritó el nombre de sus esposos, hijos, hermanos, primos, sobrinos, etcétera, al pie de la placa metálica, en medio de lágrimas, sollozos y voces de justicia.

Muchos portaban fotos y flores de sus familiares, las mismas que llevaron en sus recorridos de miles de kilómetros en las caravanas que realizaron en el sur y norte del país, así como en Estados Unidos.

Antes de iniciar el acto de memoria, Sicilia dijo que es necesario que se reactiven las movilizaciones de la sociedad, ya que la situación se ha agravado y el número de víctimas de la violencia crece ante la indolencia del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Incluso sostuvo que la actitud del gobierno de Peña ha sido muy tibia ante el incremento de las víctimas y sólo ha manejado un discurso de maquillaje.

“Cuando van a voltear a ver al pueblo. El número de muertos y víctimas sigue creciendo. Ya no sabemos dónde empieza el crimen y dónde el Estado”, cuestionó el poeta.

En el evento reapareció el activista chihuahuense Julián Le Barón, quien pidió la unidad de las víctimas y que se empiece a reconocer que “vivimos una dictadura manejada por el crimen y la política”.

Acerca del autor

José Gil Olmos, reportero desde 1998. Colaboró en el periódico El Nacional y en el diario La Jornada. Desde el 2001 es reportero de la revista Proceso. Es autor de Los Brujos del Poder, La Santa Muerte la virgen de los olvidados, Los reporteros mexicanos en la guerra de Chiapas y Batallas de Michoacán.

Comentarios