Exigen a Pemex retirar cargos contra activista de Greenpeace

MÉXICO, D.F. (apro-cimac).- La organización ambientalista internacional Greenpeace demandó al director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, retirar los cargos contra la activista Rosina González, acusada de allanamiento de morada y de haber dañado un reflector cuando realizaba una protesta en instalaciones de la paraestatal en el estado de Veracruz.

Para la organización ambientalista, perseguir penalmente a una persona y privarla de su libertad imputándole este daño es “tan ridículo y desproporcionado” que resulta un intento descarado por criminalizar y acallar la protesta social. Por ello, grupos civiles y activistas se sumaron a la exigencia de Greenpeace y en una carta pública pidieron a Lozoya que retire los cargos contra la mujer.

Rosina González enfrenta en libertad un proceso penal, luego de que el pasado 1 de marzo, junto con cinco activistas, subió a un edificio de Pemex en el puerto de Veracruz y desplegó una manta de 128 metros cuadrados.

La pancarta tenía la imagen de Enrique Peña Nieto –la misma que se publicó en la portada de la revista estadunidense Time— con la pregunta ¿“Saving México?”. Su propósito era denunciar la política energética del gobierno mexicano.

En entrevista, Aleida Lara, vocera de Greenpeace y quien también participó en esa protesta, explicó que ese día los activistas entraron al edificio, subieron al último piso y desplegaron la manta, tras lo cual fueron detenidos por la policía naval y retenidos en la base de Playa Linda, sin informarles de qué estaban acusados. Posteriormente fueron trasladados a oficinas de la Procuraduría General de República (PGR) en la entidad.

Los seis activistas pagaron en conjunto una fianza de aproximadamente 100 mil pesos para continuar su proceso penal en libertad. No obstante, consideraron desproporcionado el monto, toda vez que entraron de manera pacífica a un edificio público y no a un domicilio particular.

De acuerdo con Lara, los activistas estuvieron detenidos cerca de 28 horas de manera injustificada por expresar su rechazo a la política energética de México basada en el consumo de combustibles fósiles como el petróleo, que lejos de salvar a nuestro país, dijo, lo condenan a un escenario de mayores emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y más cambio climático.

Rosina González participó en la protesta para exigir que México cumpla con la Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y para la Transición Energética, que establece una meta de 35% de participación de energía proveniente de fuentes renovables para 2024. La mujer fue una de las dos personas que a rapel desplegó la manta.

La vocera de Greenpeace, Aleida Lara, aseguró que si bien los seis activistas fueron acusados de allanamiento de morada, sólo a Rosina le agregaron el delito de daños, en este caso por romper una lámpara o reflector valuado en poco más de 78 mil pesos.

Para la organización, destacó, los cargos son “absurdos” porque recibieron un trato de criminales cuando sólo hicieron una manifestación. Agregó que no hay pruebas de que la activista fuera responsable de algún daño ni si en realidad se rompió una lámpara, por lo que consideró que esto sólo es un “acto de intimidación”.

 

Comentarios