Propone Peña como magistrado a abogado que justificó muerte de locutoras indígenas

MÉXICO, D.F. (apro).- El abogado penalista Juan de Dios Castro, de larga trayectoria panista y polémico exsubprocurador de Derechos Humanos durante el gobierno de Felipe Calderón –cuando ocurrió el mayor número de matanzas y amenazas a activistas y reporteros–, fue propuesto por el gobierno de Enrique Peña Nieto para ocupar por 10 años el cargo vacante de magistrado en el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa (TFJA).

La propuesta de Juan de Dios Castro llegó y se analiza en las comisiones dictaminadoras del Senado, junto con la de Alejandro Raúl Hinojosa Islas para ocupar la plaza vacante en la sala regional del mismo tribunal.

A Castro se le recuerda entre las organizaciones no gubernamentales y defensoras de la libertad de prensa por su polémico papel en el caso de las locutoras de origen triqui Felícitas Martínez Sánchez y Teresa Bautista Flores, de la radio comunitaria “La Voz que Rompe el Silencio”. Ambas indígenas fueron asesinadas en abril de 2008.

En una reunión pública que sostuvo con representantes de Reporteros Sin Fronteras, Internacional Press Institute, Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC) y Sociedad Interamericana de Prensa, entre otras, Castro minimizó el caso.

“No eran más que amas de casa. ¿O acaso tenían contrato como periodistas?” afirmó el entonces subprocurador, que levantó la indignación de los presentes, en especial de Aleida Calleja, dirigente de la AMARC.

“No veo, licenciado Castro, por qué nos trata como si fuéramos enemigos del Estado”, le reprochó Calleja después de una larga explicación sobre la situación de las radios comunitarias en México.

“¡Usted sí! Usted es enemiga del Estado por las afirmaciones que hace!”, le recriminó Juan de Dios Castro a Calleja.

El episodio provocó la irritación de representantes de organizaciones como Artículo 19, encabezada por Darío Ramírez, presente en esa reunión.

Durante su comparecencia ante los senadores, Dolores Padierna, del PRD, le recordó este episodio, pero el olvidadizo abogado negó que él hubiera justificado la muerte de las dos locutoras indígenas. “Usted falta a la verdad”, le reviró Juan de Dios Castro a Padierna.

 

Comentarios