La mafia “itamita” que controla al país

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, descalificado por The Wall Street Journal porque “ha mostrado gradualmente una profunda desconfianza hacia los mercados”, tiene en cambio tal confianza en sí mismo que encabeza al grupo de economistas egresados del ITAM que se ha hecho del control del aparato económico del Estado. Además de dominar al menos cuatro secretarías, esa élite manda en Pemex, la CFE, la Cofece, la Consar, la Condusef, la CNB, Nafin, Banobras, el Infonavit… y es la que bajo el liderazgo de Videgaray elabora las propuestas de reformas de Peña Nieto.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- El pasado 28 de abril The Wall Street Journal descalificó al secretario de Hacienda, Luis Videgaray, como un auténtico neoliberal. Lo acusó de manipular la conducción económica para favorecer sus intereses políticos. Nada más agraviante para el poderoso jefe del gabinete económico de Enrique Peña Nieto y los principios ortodoxos de su alma máter, el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

La columnista e integrante del consejo editorial del influyente periódico, Mary Anastasia O’Grady, fue contundente: En sus 16 meses de gestión Videgaray Caso “ha mostrado gradualmente una profunda desconfianza hacia los mercados”, que puede amenazar el crecimiento económico prometido por su jefe. Puso como ejemplo la Ley Federal de Competencia Económica o ley antimonopolio, aprobada en marzo por la Cámara de Diputados y en abril por el Senado a iniciativa del gobierno federal.

“Una desregulación significa menos poder para los políticos, y ese no es el objetivo del ejercicio antimonopolio. Esta ley sólo podría venir de un gobierno convencido de su superioridad intelectual sobre el orden espontáneo”, escribió la también editora.

En su cuestionamiento, la analista identifica a Videgaray como el “líder del equipo de reformadores” de Peña Nieto. Desde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en efecto, encabeza al grupo de economistas egresados del ITAM que tiene el control del aparato económico del Estado mexicano.

Como no había ocurrido en los 30 años de dominio neoliberal, desde el gobierno de Miguel de la Madrid, los ortodoxos del mercado egresados del tecnológico del sur del Distrito Federal no habían tenido tanto mando como el que ejerce Videgaray.

Con su escuela económica forjada en el ITAM y afianzada con posgrados, sobre todo en Estados Unidos, ellos tienen en sus manos la economía del país y mucho más.

Bajo su dominio e influencia están las secretarías de Hacienda, Energía, Comunicaciones y Transportes y Relaciones Exteriores, además de hallarse al frente de Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad, a las que están decididos a reducir, eso sí, como monopolios del Estado.

(Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1958, ya en circulación)

Comentarios