Padres de normalistas recorren basurero de Cocula y reiteran: “No les creemos”

COCULA, Gro. (apro).- Un grupo de padres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa recorrieron ayer el basurero de este lugar donde el gobierno federal informó que encontró restos humanos calcinados que podrían ser de los estudiantes.

Acompañados por dirigentes de la organización denominada Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), los padres simplemente dijeron: “No les creemos”.

Por su parte, el gobernador interino Rogelio Ortega Martínez hizo un llamado a las organizaciones sociales que exigen justicia por el caso Ayotzinapa, a deslindarse de los hechos de violencia registrados ayer cuando normalistas irrumpieron en la sede del Poder Ejecutivo y quemaron 14 vehículos, entre ellos una patrulla de la Policía Federal, autos oficiales y unidades de empresas particulares.

A través de un comunicado, Ortega Martínez dijo que no criminalizará las expresiones sociales y tampoco utilizará a la policía antimotines para prevenir disturbios.


Por ello, pidió a la sociedad “no darle espacio a la violencia ni a los violentos que, al amparo de una causa se han aprovechado”.

En tanto, los integrantes de la Asamblea Nacional Popular (ANP) advirtieron que las acciones de protesta van a continuar y desconocieron al interino Rogelio Ortega como interlocutor en este conflicto que ha generado una crisis de ingobernabilidad en la entidad, argumentando que para alcanzar la paz se requiere justicia y que la presentación de los desaparecidos.

Llegan padres de desaparecidos a basurero de Cocula

Cerca de las 18:00 horas de ayer, una comisión de seis padres de los normalistas desaparecidos arribaron a este punto conocido como El Hoyo del Papayo, ubicado al oriente de la cabecera municipal de Cocula en las inmediaciones de la comunidad Vicente Guerrero.

El lugar ya fue abandonado por autoridades federales que mantuvieron sitiada la zona durante los trabajos que realizaron peritos de la PGR y el grupo de forenses argentinos propuestos por las víctimas.

Por ello, cualquiera puede ingresar y recorrer el basurero municipal donde el procurador Jesús Murillo Karam informó que de acuerdo a la declaración de tres detenidos, en este sitio fueron ejecutados y asesinados un grupo de estudiantes que presumen ser los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

Los padres descendieron al foso del basurero sobre una pared de basura, donde se aprecian grandes sectores de terreno quemado.

No obstante, ellos no creen que en ese lugar fueran incineradas personas porque argumentan que no se observan “vestigios de combustible o grasa corporal”.

“Es una farsa, un montaje del gobierno que nos quieren hacer creer que nuestros hijos fueron asesinados en este lugar”, expresó uno de los angustiados padres.

Por ello, insistieron en exigir al gobierno federal que se enfoque en buscar con vida a los estudiantes desparecidos y desestimaron la versión oficial sobre el exterminio de los jóvenes aspirantes a docentes.

Los padres informaron que de los 43 normalistas desparecidos, 17 son originarios de la región de la Costa Chica, una de las zonas más pobres y marginadas junto con la Montaña de Guerrero donde operan grupos de autodefensa bajo los principios del sistema de justicia comunitario.

Este hecho, provocó que integrantes de la autodefensa de la UPOEG, se movilizaran desarmados a Iguala donde han realizado recorridos en la zona norte en busca de los normalistas desparecidos.

Comentarios