Identifican a uno de los normalistas entre restos hallados en basurero de Cocula

CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- Integrantes del comité estudiantil de la Normal “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa dieron a conocer que se confirmó que, entre los restos humanos encontrados en el basurero de Cocula, se encuentra uno de sus 43 compañeros desaparecidos.

La víctima fue identificada como Alexander Mora Venancio, de 19 años, estudiante de primer año y originario de la comunidad de El Pericón, municipio de Tecoanapa en la región de Costa Chica.

La confirmación se dio esta tarde durante una reunión privada en la Normal de Ayotzinapa, entre el grupo de peritos argentinos que coadyuva con la Procuraduría General de la República (PGR) y padres de los normalistas desaparecidos.

Después, los padres del normalista víctima del narcogobierno se trasladaron a su pueblo de origen para realizar la exequias correspondientes, a petición de los psicólogos que se encuentran en el plantel escolar.


Al respecto, el padre de Alexander Mora informó que el cuerpo de su hijo fue quemado y que los peritos argentinos lo identificaron por un fragmento de hueso y una muela que localizaron en el basurero de Cocula donde la PGR determinó que en este sitio fueron asesinados, quemados y triturados los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

“Del resto de los muchachos oficialmente no hay nada y ojalá que este hecho haga despertar la conciencia de mucha gente inconsciente”, expresó el afligido padre durante una reunión con familiares y amigos en El Pericón.

Por su parte, los normalistas de Ayotzinapa difundieron el siguiente mensaje en su cuenta oficial de Facebook.

“Compañeros a todos los que nos han apoyado soy Alexander Mora Venancio. A través de esta voz les hablo soy uno de los 43 caídos del día 26 de septiembre en manos del narcogobierno”.

El mensaje continúa:

“Hoy 6 de diciembre le confirmaron los peritos argentinos a mi padre que uno de los fragmentos de mis huesos encontrados me corresponden. Me siento orgulloso de ustedes que han levantado mi voz, el coraje y mi espíritu libertario”.

Y remata:

“No dejen a mi padre solo con mi pesar, para él significo prácticamente todo, la esperanza, el orgullo, su esfuerzo, su trabajo y su dignidad. Te invito que redobles tu lucha. Que mi muerte no sea en vano. Toma la mejor decisión pero no me olvides. Rectifica si es posible pero no perdones. Este es mi mensaje. Hermanos hasta la victoria”.

Comentarios