Nestora Salgado, a un paso de la libertad

MÉXICO, D.F. (apro-cimac).- La activista y excoordinadora de la Policía Comunitaria de Olinalá, Guerrero, Nestora Salgado García, podría quedar en libertad en cualquier momento luego de que el pasado fin de semana el gobernador Rogelio Ortega Martínez solicitó al fiscal general de la entidad, Miguel Ángel Godínez Muñoz, el desistimiento de la acción penal por los presuntos delitos de secuestro y secuestro agravado que se le imputa.

En un comunicado, el gobierno estatal informó que se desistía de los cargos, pero acotó que la solicitud está dentro de la facultad exclusiva del Ministerio Público de acuerdo con lo que establece el artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, sobre el ejercicio de la acción penal.

También se informó que Nestora Salgado García es procesada por diversos delitos ante el Juzgado Primero Penal del Distrito Judicial de Morelos, bajo la causa penal 5/20145/2014-I; en el Juzgado Segundo Penal del Distrito Judicial de Morelos, bajo las causas penales 196/2013-I, 48/2014-II y 50/2014-II, y en el Juzgado Cuarto Penal del Distrito Judicial de Tabares, con la causa penal 191/2013-I.

El anuncio se dio después de que en diciembre pasado legisladores federales y funcionarios de Guerrero se reunieron para analizar la posible libertad de la activista y de 14 policías comunitarios que también están presos. En ese momento se dijo que Nestora quedaría en libertad antes de terminar el año, sin embargo apenas ayer el gobernador hizo el anuncio del desistimiento de la acción penal.


En el mismo comunicado, el Ejecutivo estatal pidió que, sin quebrantar los Derechos Humanos de las víctimas, la Fiscalía General del estado, de manera conjunta con la Secretaría de Gobierno, establezcan mecanismos para la reparación del daño a favor de quienes resultaron agraviados.

Cleotilde Salgado García, hermana de Nestora, dice a esta agencia que hasta ahora la familia no tiene ninguna noticia oficial sobre su liberación; incluso, afirmó que hace tres días llamó al penal de Nayarit para saber si era cierta la noticia de que su hermana sería trasladad a la Ciudad de México, como se dijo en algunos medios, pero le informaron que no tenían ninguna notificación al respecto.

De acuerdo con Cleotilde, los abogados de su hermana han realizado todas las acciones legales y ahora sólo esperan que el gobierno local se desista de las acusaciones o dé luz verde para la liberación. “Si ya está saliendo en las noticias, yo creo que tenemos una buena esperanza”, añade.

Nestora fue detenida el 21 de agosto de 2013 por elementos del Ejército, Marina y policía estatal que llegaron a la zona de La Montaña, Guerrero. Las fuerzas armadas hicieron operativos en Tlatlauquitepec, municipio de Atlixtac, y en El Paraíso, municipio de Ayutla de los Libres, donde detuvieron y desarmaron a la Policía Comunitaria.

Desde finales de julio de 2013, la comandanta ya había denunciado que elementos de la Marina la amenazaron con detenerla, al igual que a varios de sus compañeros comunitarios acusados de portación de arma de uso exclusivo del Ejército.

A decir de habitantes de Olinalá y de activistas que se han sumado a una campaña por la libertad de Nestora, la comandanta fue encarcelada por su trabajo contra del crimen organizado y la corrupción municipal y no por haber cometido secuestro, secuestro agravado y delincuencia organizada, como se le acusó al momento de su detención.

Sus defensores aseguran que esta mujer, que a los 19 años de edad emigró a Estados Unidos y consiguió la ciudadanía norteamericana, fue criminalizada por arrestar al síndico de su pueblo, Armando Patrón Jiménez, acusado de cometer abigeato (robo de ganado) y estar presuntamente involucrado en el asesinato de dos ganaderos.

Aunque su defensa la lleva la Clínica Internacional de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Seattle y el despacho Gómez Mont, Nestora sigue recluida en el penal de máxima seguridad en el estado de Nayarit, aun cuando en marzo de 2014 un juez desestimó los cargos federales por delincuencia organizada y ordenó su liberación.

Ante esta situación, en agosto del año pasado la hija de Nestora, Saira Rodríguez Salgado; la antropóloga y feminista Marta Lamas; Gloria Muñoz Ramírez, directora de Desinformémonos, y Trinidad Ramírez, una de las líderes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), de nuevo reactivaron la campaña nacional e internacional para pedir la libertad de la comandanta de la Policía Comunitaria.

Comentarios