Denuncia Lydia Cacho nueva campaña de ataques del gobernador Borge

CANCÚN, Q. Roo (apro).- Luego de publicar un artículo en el que culpa al gobernador priista Roberto Borge Angulo de la injusta detención del activista y periodista maya Pedro Canché, la escritora Lydia Cacho denunció que fue víctima de nueva cuenta de ataques de desprestigio a través de las redes sociales, en los que es acusada de haber recibido dinero de políticos.

En su cuenta de Twitter, la periodista denunció que mediante ‘trolls’ el gobierno de Borge pretende desacreditarla:

“Realidad: #PedroCanché está injustamente preso en Quintana Roo y trolls del gobierno de Borge fabrican cheque falso p/ desacreditarme”, precisó la escritora y periodista.

La autora de Los demonios del edén se refirió al siguiente mensaje que fue difundido en cuentas de Twitter: “Circula póliza de cheque por $220,720.00 pesos, pagada a Lydia Cacho por el ayuntamiento de Benito Juárez”.

Los mensajes adjuntan el supuesto documento del banco HSBC, con fecha de 11 de abril de 2013, cuando era presidente municipal de Benito Juárez (Cancún) el perredista Julián Ricalde Magaña.

Esta mañana, en el portal de Aristegui Noticias, Lydia Cacho publicó un artículo titulado “Borge contra los mayas”, en el que se relata el proceso penal contra Pedro Canché, encarcelado bajo cargos de sabotaje en agravio de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado, por darle cobertura a protestas del Consejo de Colonias Populares (Cocopo) de Felipe Carrillo Puerto por el aumento de tarifas de la paraestatal.

“‘Lo encarcelaron y torturaron por ser maya’ dice su vecino; ‘lo torturaron para espantarnos a todos’ refiere su vecina. ‘Ser maya es más peligroso para Borge que ser Zeta, porque esos sí hacen tratos, nosotros no’, asegura un amigo de Pedro que estuvo en la reunión para entender cómo se han unido los indígenas de Michoacán’”, refiere Cacho en su artículo.

Pero los ataques contra la periodista también incluyeron una lista de políticos que supuestamente le dieron dinero a la también autora de Esclavas del poder.

En esta lista de políticos destacan el exgobernador Joaquín Hendricks; la exalcaldesa de Cancún, Magaly Achach, del PRI; el exprocurador Bello Melchor Rodríguez y Carrillo, y el exrector de la Universidad del Caribe, Arturo Escaip, así como el presidente de la Comisión Derechos Humanos de Quintana Roo y actual titular de la PGJE, Gaspar Armando García Torres.

En el mensaje también se señala que el actual mandatario estatal Roberto Borge retiró un convenio por 100 millones de pesos que le entrega el gobierno del estado al Centro Integral de Atención a la Mujer (CIAM) que dirigía Lydia Cacho.

El 30 de agosto anterior, elementos de la Policía Judicial del Estado (PJE) detuvieron a Canché Herrera bajo cargos de sabotaje.

Días antes, Canché había retado a un debate a Borge Ángulo por la detención de 11 personas en el marco de una protesta contra la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA), debido al incremento de tarifas y la instalación de medidores.

El activista había difundido las protestas, así como la actuación de granaderos contra manifestantes en el parque principal de la ciudad Felipe Carrillo Puerto.

En los casi seis meses que lleva preso en la cárcel municipal de Felipe Carrillo Puerto, Pedro Canché ha sido víctima de torturas, de acuerdo con diversas organizaciones, entre ellas Artículo 19, que además ha denunciado tácticas dilatorias en el juicio de amparo promovido en favor del periodista independiente.

También Lydia Cacho, como otros periodistas locales, ha sido víctima de ataques a través de la red de ‘trolls’ y ‘bots’ del gobierno del estado.

Los ataques contra Cacho se agudizaron cuando en septiembre de 2013 la escritora publicó un artículo con el título “El padrotaje de Estado”, en el diario El Universal, en el que acusó al gobernador de desfalcar al DIF y al Instituto Quintanarroense de la Mujer (IQM), cuyos recursos –apuntó– se destinaron a la compra de votos.

En ese entonces la periodista denunció: “La mejor defensa del gobernador Borge sería rendir cuentas, no mandarme amenazas con morir ahogada en el mar”.

 

Comentarios