Muere la activista colimense Epitacia Zamora Teodoro

COLIMA, Col. (apro).- La luchadora social Epitacia Zamora Teodoro, fundadora del Consejo Indígena en Defensa del Territorio de Zacualpan (CIDTZ), murió esta mañana a los 57 años de edad.

En entrevista, Irma Leticia Guzmán Zamora, una de las hijas de la activista, informó que desde hace ocho años Epitacia padecía anemia mielodisplásica a raíz del trabajo que realizó como jornalera en una plantación de papaya, en la que tenía contacto permanente con agroquímicos.

Destacó que el propietario de la empresa agrícola, ubicada en la comunidad Loma de Fátima, es el actual diputado local priista José Verduzco Moreno, y el ahora gobernador Mario Anguiano Moreno fungió como administrador.

Hace siete años, cuando se le diagnosticó la enfermedad, Epitacia Zamora –quien junto con otros comuneros impulsó durante los últimos 16 meses el movimiento contra la explotación de una mina de oro en su comunidad– estuvo internada en el Hospital Regional Universitario (HRU).

En los últimos meses, en el contexto de la lucha del pueblo de Zacualpan contra el proyecto minero, la lideresa indígena sufrió una recaída en su salud, que se le complicó con una hemorragia interna en la cabeza, diabetes y una afección cardiaca, por lo que de nueva cuenta fue internada en el HRU, donde finalmente murió.

Hace exactamente un año, el 23 de febrero de 2014, Epitacia Zamora fue electa secretaria del Comisariado de Bienes Comunales de Zacualpan, en una histórica asamblea en la que los comuneros destituyeron a la directiva encabezada por Carlos Guzmán, acusado de impulsar el proyecto de la mina, y declararon a su comunidad como “Territorio libre de minería”.

Zamora Teodoro terminó su encargo en diciembre pasado, cuando en otra asamblea se eligió a otra planilla surgida también del CIDTZ, para cumplir el periodo regular de tres años.

Entrevistada en marzo de 2014 por el reportero Jonathan Núñez para el portal de noticias Colima3.0, Epitacia Zamora narró cómo en 1995 sufrió la muerte de uno de sus hijos tras ser golpeado por agentes policiacos del municipio de Villa de Álvarez, aqunque después las autoridades argumentaron que se había suicidado en la cárcel.

Ese suceso, dijo, marcó su vida y le dio valor para exigir y hacer valer sus derechos. “Lo que a mí me sucedió no quiero que le suceda a ninguna madre de familia, es triste y da coraje”, subrayó entonces.

Fue así como en las dos últimas décadas la mujer se involucró en las luchas sociales, participando en Comunidades Eclesiales de Base y en comités de apoyo a la lucha del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, con los que recorrió comunidades de Colima, Jalisco y Michoacán.

En sus labores como jornalera agrícola aprovechaba las jornadas para platicar con sus compañeras sobre el trato que recibían de parte de sus patrones, en un afán de concientizarlas para exigir una mejor relación.

“Hay muchas mujeres tímidas que prefieren dejarse maltratar por miedo, que les dicen que no valen nada, yo les digo que sí valemos y debemos hacernos valer. A todas esas mujeres yo les diría que se rebelen, que se defiendan y denuncien, y si no les hacen caso que exijan en las calles con marchas y que digan: somos mujeres y aquí estamos”, señaló en esa entrevista.

Nacida en Zacualpan, municipio de Comala, Epitacia Zamora contrajo matrimonio a los 15 años de edad y tuvo seis hijos, dos hombres (ya fallecidos) y cuatro mujeres.

La familia informó que las honras fúnebres de la activista se realizarán en el pueblo de Zacualpan.

Comentarios