Osorio Chong: el gusto de vivir en las Lomas

Aspirando al mismo estilo de vida lujoso por el que optaron la familia presidencial con la adquisición de la Casa Blanca y Luis Videgaray con su propiedad de Malinalco, Estado de México, Miguel Ángel Osorio Chong y su subalterno Luis Enrique Miranda Nava viven en casas del sector más exclusivo de las Lomas de Chapultepec. Una investigación periodística de Proceso logró detectar y documentar dos propiedades multimillonarias que han sido habitadas por el secretario de Gobernación, y una más en construcción del subsecretario Miranda Nava. Y recurren a una fórmula ya probada: residencias lujosas, esposas adquirientes, y contratistas consentidos que las financian.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Como su jefe, Miguel Ángel Osorio Chong decidió vivir en las Lomas de Chapultepec. Escogió un lugar muy cercano a Enrique Peña Nieto, a unos metros de la Casa Blanca.

Como el caso de su jefe, el vendedor de la residencia del secretario de Gobernación es también un contratista de obra pública, Carlos Aniano Sosa Velasco, quien obtuvo contratos multimillonarios en Hidalgo cuando aquel era gobernador del estado, y hoy es contratista del gobierno federal pues incluso figura dentro del padrón oficial de Pemex Refinación bajo el número 1000054035.

A la manera de su jefe, es la esposa del secretario la que aparece como adquiriente de la residencia, marcada con el número 1380 de Paseo de las Palmas, cuyo costo no pudo ser menor de 50 millones de pesos, según un avalúo extraoficial.

Y también como el presidente de la República, en sus operaciones inmobiliarias su secretario de Gobernación pudo haber incurrido en actos que implican conflictos de interés.

En realidad, la historia de Osorio Chong como habitante de la zona de mayor plusvalía de la Ciudad de México empieza tiempo atrás, en la colindante colonia Bosques de las Lomas, en una casa igualmente proporcionada por Sosa Velasco.

Con un costo comercial calculado en 60 millones de pesos y ubicada en una exclusiva privada en Bosques de Manzanos 333, la familia de Osorio Vargas vivió en ella hasta octubre del año pasado, poco antes de que estallara el escándalo de la Casa Blanca.

Historia de las casas

La esposa de Miguel Ángel Osorio Chong, Laura Ibernia Vargas Carrillo, también es servidora pública federal: desde el primer día de diciembre de 2012 ocupa la dirección general del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), por lo que mensualmente recibe un salario de 23 mil 667 pesos, más una compensación garantizada de 166 mil 177.

Vargas Carrillo es una de las mujeres del gabinete más cercanas a la esposa de Peña Nieto, Angélica Rivera, y, como ella, vive en una casa de las Lomas de Chapultepec: El pasado 29 de mayo de 2014 dio aviso ante el notario público número 19 de Pachuca, Hidalgo, Gustavo Teodoro Gómez Monroy, de la operación de compraventa de la residencia ubicada en Paseo de las Palmas 1380 -prácticamente enfrente de la mansión de Rivera-, según consta en el folio 9434699 del Registro Público de la Propiedad (RPP) del Distrito Federal. En ese mismo folio, dio aviso de la apertura de un crédito hipotecario con el Banco Mercantil del Norte (Banorte).

Por tratarse del primer aviso de inscripción en el RPP no se establece el monto de la operación inmobiliaria.

La directora general del DIF y esposa del secretario de Gobernación, de acuerdo con el documento, adquiría según ese documento la propiedad de 834 metros cuadrados a la empresa MNM MKDO Inmobiliario, SA de CV, cuyo dueño y representante es Sosa Velasco.

Antes, el 4 de octubre de 2011, el contratista de la federación obtuvo la residencia por 17 millones 42 mil 687 pesos que entregó a Patricia Flores Elizondo, quien a su vez la había comprado en agosto de 2008, el mismo mes que fue designada jefa de la Oficina de la Presidencia de la República en el gobierno de Felipe Calderón. Entonces, Flores pagó sólo 800 mil dólares por la casa a Jennie María Becerra Bertram, proveedora de servicios del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA).

Consultado a través de la Presidencia de la República sobre las características de la adquisición de Paseo de las Palmas 1380, Osorio Chong respondió escuetamente por escrito: “No es de mi propiedad”. Sin embargo, reconoció que vive en esa residencia desde julio de 2014 a la fecha.

Seguridad de altura

La casa de Paseo de las Palmas 1380, valuada en 52 millones de pesos por un perito profesional a petición de Proceso, no sobresale ni desentona en la colonia que comparten los hombres más ricos del país.

Lo que la hace llamativa es el imponente despliegue de seguridad que la custodia, impuesto las 24 del día en un perímetro que llega a alcanzar dos manzanas a la redonda: Lo integran de manera permanente entre una y tres camionetas Ford F150 con logos de la Comisión Nacional de Seguridad, de la Policía Federal, a las que se suman vehículos blindados, legiones de guardaespaldas -que lo mismo vigilan que transportan compras y regalos de marca para los inquilinos­-, elementos del Estado Mayor Presidencial y camionetas con placas particulares del estado de Hidalgo tripuladas por exmilitares uniformados con los distintivos de las fuerzas federales que conforman la Coordinación de Reacción y Alerta Inmediata (CRAI).

Al operativo se agregan en forma intermitente policías federales en motocicletas blancas con torretas pero sin placas ni logos de corporación oficial alguna, con la leyenda Police estampada en los costados, que recorren la zona cuando alguien camina por ella detenidamente.

Con 834 metros cuadrados de terreno por 850 de construcción, la fachada compensa sus dimensiones regulares -para la zona- con acabados finos y modernos, tiene cámaras de seguridad en las dos esquinas del exterior, una en la puerta principal y otra mayúscula en el interior, vigilando la rampa que conduce al estacionamiento que se descubre cuando se abre alguna de las dos distintas entradas a la cochera.

Cada noche y al salir el sol, un desmesurado convoy hace suyo el tiempo del vecindario y paraliza el tránsito de esa parte de Paseo de las Palmas. Todo para abrir paso al poderoso habitante del número1380.

La casa “C”

Los tratos de Osorio Chong con su proveedor inmobiliario, Carlos Aniano Sosa Velasco, empezaron antes de adquirir la casa de Paseo de las Palmas 1380. Ya como secretario de Gobernación, el funcionario y su familia se mudaron a la casa “C” de la calle Bosque de Manzanos 333, en la colonia Bosques de las Lomas, cuyo propietario legal es el mismo contratista hidalguense.

De acuerdo con el folio 819602 del RPP del Distrito Federal, la casa “C” la compró Sosa Velasco mediante otra de sus múltiples empresas, Construcciones Sky Universal, SA de CV, en 33 millones 870 mil 910 pesos. La transacción se cerró el 17 de febrero de 2011, apenas un mes y medio antes de que Osorio Chong concluyera su mandato como gobernador del estado de Hidalgo (2005-2011).

El vendedor fue el magnate del transporte foráneo Roberto Alcántara Rojas, a quien el pasado 2014 se otorgó la concesión para operar la tarjeta IAVE en las casetas de cobro de las carreteras federales. Ubicado por la revista CNN Expansión como uno de los 100 hombres más ricos de México, dueño del consorcio IAMSA y la aerolínea Viva Aerobus, ese mismo año recibió del gobierno peñanietista tres contratos por 4 mil millones de pesos.

La historia de traspasos de la casa “C” se remonta a 1993, cuando el inmueble fue vendido a Alcántara por Alejandra Alemán Koidl, hija del expresidente Miguel Alemán Valdés.

Una versión extraoficial indica que al conocer la casa, en una fiesta ofrecida por Alcántara Rojas, Osorio Chong quedó encantado por su exuberancia y se interesó por ella. Hoy, quien figura como dueño en los documentos del RPP es Carlos Aniano Sosa Velasco, quien nunca habitó la residencia.

Entre bosques y oyameles

Aparte de cuatro terrenos de menor tamaño y un palco en el estadio del Club de Futbol Pachuca, en la declaración patrimonial del secretario de Osorio Chong no hay referencia alguna al inmueble de Paseo de las Palmas 1380, como tampoco la hay de la casa “C” en Bosque de Manzanos 333, que tendría un valor comercial estimado en 60 millones 409 mil pesos por sus mil 379 metros cuadrados de construcción.

Esta última forma parte de una lujosa privada de cinco residencias desplegadas a lo largo de 6 mil 13 metros cuadrados de un terreno frondoso en la colonia Bosques de las Lomas, bordeada por una muralla cubierta con enredaderas y sostenida por columnas de mármol blanco. La vigilan varias cámaras de seguridad que auxilian a los elementos de seguridad privada, y de noche se ilumina por enormes reflectores.

La entrada es custodiada por la camioneta 13971 de la Policía Federal, que hace rondines también por la casa de Palmas 1380, la otra residencia del secretario.

Según datos obtenidos por Proceso en respuesta a la solicitud de transparencia 04110000032415 al sistema Infomex, las viviendas de la privada fueron proyectadas con tres niveles, que comprenden una bodega, dos cuartos de servicio, cuarto de lavado, área de tendido, cuarto para un chofer, escaleras de servicio, escalera principal, dos despensas, cava, estudio, sala de juegos, sala de televisión, pantry, dos vestíbulos, siete baños, sala, comedor, cocina, cinco recámaras con vestidor, jardín y garaje para seis automóviles.

Desde que concluyó su gubernatura, Osorio Chong y su familia se mudaron a la propiedad, aislada del ruidoso vendaval del centro del país, en medio de lujos y barrancas.

Versiones de vecinos, guardaespaldas y oficiales de seguridad sostienen que la familia de Osorio Chong abandonó la casa en octubre último, semanas antes de que estallara el escándalo de la Casa Blanca.

El encargado de seguridad de la privada de Bosque de Manzanos 333, desde su caseta de vigilancia de 72 metros cuadrados, constató la fecha en que los Osorio Vargas dejaron la casa. La propiedad todavía es custodiada por empleados de la Secretaría de Gobernación, quienes reciben la correspondencia y regalos para el funcionario.

También oficiales de la Policía Bancaria Industrial, contratados para brindar seguridad a los residentes de Bosques de las Lomas, confirmaron que el funcionario y su familia ya no viven ahí. “(El secretario) ha de usarla como casa de seguridad o para reuniones porque a veces se aparece con todos sus guardaespaldas y camionetas”.

Consultado sobre este inmueble, el secretario de Gobernación contestó de la misma manera, también por escrito: “No es de mi propiedad”. Admitió que vivió en él de agosto de 2011 a junio de 2014.

Contratista consentido

De contratista privilegiado durante el gobierno de Osorio Chong en Hidalgo, Carlos Aniano Sosa Velasco pasó a ser proveedor del gobierno federal y agente inmobiliario del hoy secretario de Gobernación.

El también hidalguense tiene entre sus propiedades al menos cuatro empresas: Construcciones Sky Universal, SA de CV; MNM MKDO Inmobiliario, SA de CV; Grupo Constructor Tulancingo, SA de CV, y GloGlo Construcciones, SA de CV.

Desde su creación, Construcciones Sky Universal se convirtió en proveedora del gobierno de Hidalgo. Durante 2003 y 2004 obtuvo, junto con Grupo Constructor Tulancingo, siete contratos por un monto total de 40 millones 619 mil 591 pesos, según revelan documentos públicos obtenidos en Compranet.

Con el arribo de Osorio Chong a la gubernatura de Hidalgo el 1 de abril de 2005, los contratos otorgados a Sosa Velasco mediante esas dos empresas aumentaron hasta alcanzar los 531 millones 733 mil 261 pesos reunidos en 24 convenios.

Ya instalado Osorio en Gobernación, el 1 de diciembre de 2012 coincidió con el ingreso de Sosa Velasco a los padrones federales de proveedores. Así lo revelan 15 contratos de estas dos últimas empresas. En tan sólo dos años, 2013 y 2014, Sosa Velasco multiplicó sus beneficios a 881 millones 92 mil 202 pesos en contratos.

En este periodo, el empresario hidalguense casi duplicó las ganancias de sus empresas durante el mandato de Osorio Chong como gobernador. Los 15 arreglos que logró con el gobierno federal se dieron con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para realizar obras en Hidalgo y en algunas carreteras federales.

El único contrato que no provino de estas dos dependencias es el C350246-130109, asignado a Construcciones Sky en 2013 por María de Lourdes Osorio Chong, actual delegada del IMSS en Hidalgo.

Agente inmobiliario

Súbitamente rico, Carlos Aniano Sosa Velasco, el contratista que facilitó las dos residencias de lujo a Miguel Ángelo Osorio Chong y su familia, se convirtió en uno de los hombres más poderosos de su tierra: Tulancingo, Hidalgo.

Sin mayores estudios en su historial, se trata de un hombre robusto y de bigote espeso, ampliamente conocido por su carácter fuerte, visceral, por sus negocios y su dinero.

Después de iniciar una carrera empresarial en el rubro del transporte, con un estilo de vida moderado, dio un giro radical al hacerse del Grupo Constructor Tulancingo -y más tarde de Construcciones Sky Universal-, que explotó durante el gobierno de Osorio Chong en Hidalgo (2005-2011).

En 2009, la prensa local señaló a Construcciones Sky Universal como una de las empresas “privilegiadas” por el entonces mandatario de Hidalgo para realizar las obras más “importantes” del estado, mayormente con adjudicaciones directas o licitaciones a modo.

Con el tiempo, Sosa Velasco expandió sus negocios al incursionar en la compra de varias gasolineras en esa entidad y en el mercado inmobiliario. Antes, fue “gallero” y empresario de palenques, donde se hizo de amistades como las del cantante Alejandro Fernández y su hermano Gerardo, con quienes habría hecho viajes que resuenan en la sociedad tulancinguense.

También se habla de su estrecha relación con Eduardo Osorio Chong -sospechoso de malos manejos financieros (Proceso 1856) -, del drástico salto de su residencia de años en una vecindad de la calle Bravo Oriente a una de las casas más lujosas de Tulancingo, en la calle Morelos, de su “afición” por los relojes Rolex, de su costumbre de despachar asuntos laborales desde sus camionetas blindadas y de la adquisición de un avión de hélices “usado”.

En Tulancingo de Bravo, a Carlos Aniano Sosa Velasco se le compara con un Juan Armando Hinojosa Cantú “chiquito”.

SKY-MNM

A pesar de facturar miles de millones de pesos, las compañías constructoras e inmobiliarias de Carlos Aniano Sosa Velasco no tienen sitio en internet donde se pueda conocer el mínimo detalle de su existencia.

Si se busca Construcciones Sky Universal en la red, no se obtiene más que un número telefónico, y como dirección de referencia el número 102 de la calle Libertad, en Tulancingo, Hidalgo.

En ese lugar se encuentra la vinatería Corpovino, que ha estado ahí los últimos 14 meses y antes era una tienda de telefonía celular. Aunque el sencillo local sigue perteneciendo a Sosa Velasco, las oficinas de la compañía no se encuentran en ese sitio hace más de dos años.

Proceso pudo encontrar las oficinas centrales en una calle cerrada, sin nombre ni numeración, que comparten con un motel de paso y algún edificio perdido, a la altura del tramo conocido como “la bajada de la muerte” de la carretera federal México-Tuxpan, en la colonia Las Presas, en Tulancingo.

Completamente amuralladas tras una descuidada fachada que asemejaría más una prisión que una empresa constructora de gran envergadura, no hay letreros ni indicadores que las distingan. Solamente al final del inmenso paredón se revelan algunos tráileres y máquinas de construcción que las descubre.

Detrás de un zaguán café que sólo se abre por segundos, puede verse un edificio café claro en buenas condiciones, de construcción reciente, con grandes ventanales, además de choferes y un par de camionetas de lujo.

Al llamar a esas oficinas, las telefonistas ocultan la identidad de la empresa hasta alcanzar su confianza o ser descubiertas. Entonces dicen no tener la información más elemental de la compañía para la que trabajan y remiten como dirección central de la empresa un domicilio en el municipio de Atitalaquia, Hidalgo.

La dirección proporcionada, calle Rosal 124, colonia Antonio Osorio de León, en Atitalaquia, no existe. Habitantes del pequeño poblado ofrecieron la dirección real: se trata de una pequeña casa azul, de 60 metros cuadrados, en la calle Sinquilucan número 21, del fraccionamiento Cardenal.

Sólo una cartulina escrita a mano da cuenta de la empresa: “Construcciones Sky Universal”. Al tocar el timbre, nadie acudió. Los vecinos del lugar señalaron que la propietaria de la vivienda únicamente acude un par de horas al día para recibir la correspondencia dirigida a la empresa.

En distintos contratos firmados con el gobierno de Hidalgo, Construcciones Sky Universal reporta otro domicilio fiscal en el despacho 503 del número 2118 de la Avenida Juárez, en la capital de Puebla: un edificio viejo, en mal estado, donde ni siquiera el elevador funciona.

En el cubículo del quinto piso no hay registros de la constructora, que en realidad se encuentra en el número 106. Rotulado en el vidrio de la diminuta oficina se lee: Construcciones Sky Universal, SA de CV. Sin embrago, un par de hojas de papel pegadas con cinta adhesiva corrigen: MNM MKDO Inmobiliario, SA de CV.

El encargado del mantenimiento del edificio, que lo ha sido los últimos 20 años, asegura que son una misma empresa con distinta razón social.
La secretaria, única empleada del emporio constructor en Puebla, asegura que la gente de Sky Universal no trabaja más ahí y que ahora es MNM MKDO, aunque los archivos visibles en la oficina digan lo contrario.

Ella tiene instrucciones de remitir la correspondencia de Sky Universal al municipio de Atitalaquia y proporciona un teléfono de contacto de las fantasmales oficinas de Tulancingo. Si se busca al arquitecto de MNM MKDO, proporciona un número celular, también de Hidalgo.
Ahí, otra asistente, de nombre Sandra Rocha, contesta en nombre de la inmobiliaria.

Se le pregunta si MNM MKDO Inmobiliario y Construcciones Sky Universal son parte de un mismo consorcio.

Antes de arrepentirse confirma tres veces que sí, que las dos empresas que facilitaron las residencias de lujo para Miguel Ángel Osorio Chong son lo mismo.

Bajos sueldos, grandes casas

Miguel Ángel Osorio Chong ha tenido desde 1999 varios cargos públicos. De 2003 a 2005 ocupó una diputación federal, y de 2005 a 2011 fue gobernador de Hidalgo, mientras su esposa Laura Vargas tuvo el puesto honorario de presidenta del DIF local.

Según el decreto 427 de Hidalgo, que detalla el tabulador de percepciones salariales del gobernador, Osorio Chong recibió mensualmente un pago de 71 mil 74 pesos, que sumaron 5 millones 117 mil 328 pesos al término de su gestión.

Como secretario de Gobernación su salario y compensación mensuales alcanzan los 139 mil 617 pesos netos. En los 28 meses que ha estado al frente de una de las secretarías de Estado más poderosas, ha recibido ingresos netos por 3 millones 909 mil 276 pesos.

Si en estos últimos ocho años Osorio Chong no hubiera gastado un solo peso de las percepciones que marcan los tabuladores oficiales, habría ahorrado 9 millones 26 mil 504 pesos, un ingreso muy lejano de Las Lomas.

Comentarios