Ataque armado a autolavado en Iguala; un muerto y dos heridos

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Un presunto socio de la minera canadiense Media Luna, de origen argentino, fue ejecutado y dos hombres más resultaron heridos durante un ataque armado realizado al interior del autolavado Los Peques, ubicado en la ciudad de Iguala.

El establecimiento ubicado cerca del lugar donde fueron masacrados y desaparecidos los 43 normalistas de Ayotzinapa, es propiedad de los hermanos Benítez Palacios, señalados por el gobierno federal como líderes de una célula al servicio del grupo delictivo Guerreros Unidos, quienes presuntamente habrían participado, junto con la Policía Municipal, en el ataque contra los estudiantes.

El hecho se reportó cerca de las 11:46 horas, sobre la calle Juan N. Álvarez donde irrumpieron dos sicarios a bordo de una motocicleta y abrieron fuego en contra de tres hombres que estaban al interior de una camioneta Ford Scape, placas HTB-6244 del estado de Guerrero, indica un reporte oficial.

En la refriega fue ejecutado el ingeniero argentino Gustavo Alejandro Gómez a quien se identifica como “socio” de la minera canadiense Media Luna, ubicada en el poblado de Nuevo Balsas, municipio de Cocula, informaron a las autoridades federales dos acompañantes de la víctima que resultaron ilesos.

Alejandro Gómez que presentaba varios impactos de bala calibre .9 milímetros, radicaba en la cabecera del municipio de Teloloapan, refiere el informe.

José Rodríguez, vocero de la minera Media Luna, afirmó que el ingeniero argentino no es trabajador ni contratista de esa empresa.

Los dos heridos son trabajadores del autolavado Los Peques y con este hecho suman tres ataques armados en contra de este lugar propiedad de los hermanos Víctor, El Oso; Mateo, El Gordo y Salvador El Chava Benítez Palacios, conocidos como Los Peques o Los Tilos y vinculados al grupo delictivo Guerreros Unidos.

En los anteriores ataques fueron asesinados un exfuncionario municipal de Iguala y dos taxistas; también han dejado narcomensajes en contra de Los Peques.

Las autoridades de los tres niveles de gobierno no han hecho nada por investigar el origen de este negocio que funciona de manera normal, a pesar de las balaceras que se han registrado en el lugar.

En octubre pasado, el semanario Proceso dio a conocer que el gobierno federal había ubicado a la célula delictiva denominada Los Peques o Los Tilos, como una pandilla al servicio del grupo delictivo Guerreros Unidos.

Estos últimos mantienen el control del narcomenudeo en la zona de Iguala donde policías municipales y sicarios atacaron y se llevaron a 43 normalistas de Ayotzinapa durante la noche del viernes 26 y la madrugada del sábado 27 de septiembre.

Fuentes oficiales informaron a Proceso que este grupo de sicarios salió de la ciudad de Iguala con el respaldo de autoridades de los tres niveles y del Ejército, y se refugiaron en la comunidad de Carrizalillo, municipio de Eduardo Neri, donde estuvieron escondidos cuando al menos 100 delincuentes se posesionaron del poblado.

Reportes oficiales consultados por este medio señalan que Los Peques habrían participado junto con policías municipales en el ataque y detención, masacre y desaparición de normalistas.

Los informes refieren que esta pandilla está al servicio de los hermanos Ángel, Adrián y Sidronio Casarrubias Salgado, hermanos de Mario Casarrubias, fundador del grupo delictivo Guerreros Unidos, actualmente preso en un penal federal acusado de traficar heroína de Guerrero a la ciudad de Chicago, Illinois.

A pesar de ello, ninguna autoridad hizo algo para investigar a los hermanos Benítez Palacios que siguen operando impunemente en Iguala.

Hasta el momento, las autoridades no han fijado una postura sobre la ejecución del presunto socio de la minera canadiense Media Luna.

Mineras secuestradas por el narco

A pesar de que los ataques de la delincuencia contra empresas mineras en Guerrero se han convertido en una constante, los directivos de los corporativos extranjeros y autoridades de los tres niveles han tratado de ocultar los hechos y hacen mutis al respecto.

No obstante, en reuniones privadas empresarios del sector minero han denunciado ante funcionarios estatales y federales, asesinatos, secuestros y extorsiones cometidos por bandas criminales que controlan territorios completos y actúan en contubernio con autoridades de los tres niveles en la entidad.

A principios de febrero de este año, una célula al servicio del grupo delictivo La Familia secuestró al menos 12 habitantes del municipio de Cocula, entre ellos algunos empleados de la minera canadiense Media Luna, ubicada en el poblado de Nuevo Balsas.

En respuesta, pobladores de la zona minera del río Balsas tomaron las armas, rescataron a 10 de las víctimas y cerraron durante más de una semana los accesos a la mina para exigir a las autoridades seguridad, debido a que el gobierno estatal solo ofrece resguardo policiaco a los directivos de la empresa extranjera.

Entre abril y junio pasado, Proceso documentó  dos secuestros de trabajadores de la mina Rey de Plata que explota la empresa Peñoles en la comunidad de Teohuixtla, municipio de Teloloapan.

Mientras que en marzo de este año, cuatro trabajadores  de la minera canadiense Gold Corp que opera en el poblado de Carrizalillo, municipio de Eduardo Neri, fueron privados de su libertad y posteriormente encontrados ejecutados en esta franja de la entidad  denominada el cinturón de oro de la zona del río Balsas.

En julio de 2013, Apro dio a conocer que dos trabajadores de la misma empresa extranjera, fueron ejecutados al salir de la mina cuando se desplazaban sobre la carretera federal México-Acapulco, a la altura del poblado de Mezcala.

Las víctimas trabajaban directamente para la empresa Mantenimiento Industrial Toluca, que ofrece sus servicios al corporativo Gold Corp.

 

Comentarios