La tragedia de los 43 en el documental “Ayotzinapa: Crónica de un crimen de Estado”

MÉXICO, D.F. (apro).- Escritor de la película Rojo amanecer (Jorge Fons) y Las Poquianchis (Felipe Cazals), Xavier Robles dirige el documental Ayotzinapa: Crónica de un crimen de Estado que se estrenará el próximo sábado 30 en la Cineteca Nacional.

Es necesario, dijo, que se conozca la tragedia de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa.

El filme, de 101 minutos, contiene testimonios de dos alumnos sobrevivientes de la masacre en Iguala, Guerrero, ocurrida la noche del 26 de septiembre de 2014. Cuentan los detalles de cómo más de 100 normalistas, que salieron del plantel a realizar una colecta pública para poder viajar a la Ciudad de México, fueron atacados por fuerzas policiacas, con un saldo de tres muertos, más de 20 heridos y 43 secuestrados, con la complicidad del Ejército.

También salen a cuadro los periodistas Luis Hernández Navarro y José Reveles, los padres de uno de los normalistas de Ayotzinapa, que fue asesinado en la autopista Del Sol, en Chilpancingo, el 12 de diciembre de 2012, entre otros personajes.

A través de un relato entretejido, los entrevistados cuentan la historia de la descomposición actual de México a partir del crimen de Iguala, denunciándolo no como una acción aislada, sino como un suceso con antecedentes históricos criminales de Estado cercanos.

Además, se ofrecen imágenes de todas las marchas que se han efectuado en la Ciudad de México con la exigencia de que aparezcan vivos los 43 jóvenes desaparecidos.

Luego de la proyección de Ayotzinapa: Crónica de un crimen de Estado (efectuada en la sala THX de los Estudios Churubusco la mañana de este 26 de mayo, a ocho meses del suceso en Iguala), Robles explicó que es un largometraje donde laboraron más de 50 artistas y cineastas sin cobrar, “por lo cual es un documental de la comunidad artística”.

La mitad de lo que se obtenga de su exhibición será donado a la Normal Rural de Ayotzinapa y la otra mitad es para recuperar los gastos de los realizadores de dicho proyecto. “No queremos lucrar, sólo recuperar nuestro trabajo”, destacó el también realizador del texto cinematográfico, quien luego manifestó que esta obra es cine independiente, al cual se ha dedicado los últimos años.

La productora Guadalupe Ortega consideró que “el cine es como una arma para crear conciencia, por eso se creó esta cinta”. Enseguida explicó:

“Para Estados Unidos es un arma de guerra para maniatar y manipular, pero nosotros lo hacemos a favor de nuestros pueblos”.

La empresa que apoyó el documental es El Principio, Producciones en Cine y Video. El director de fotografía es Bruno Santamaría. El montaje y la edición estuvieron a cargo de Paloma Robles.

El filme ya fue solicitado en países como Alemania, Brasil, Estados Unidos, Francia, Italia y Suiza.

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha.

Comentarios