Piden solidaridad en su lucha ante la CNDH, donde los agreden

Señor director:

Los suscritos queremos denunciar que fuimos despojados de nuestro patrimonio con amenazas de muerte, golpes y el asesinato de dos de nuestros compañeros, además de que se nos encarceló durante más de dos años por un delito que no cometimos –en 2012 obtuvimos nuestra libertad absoluta–, debido a la falta de sensibilidad política e ineptitud del gobernador de Oaxaca para resolver nuestras exigencias de reparación de daño patrimonial y consignación de los autores de los crímenes mencionados.

Acudimos a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en busca de justicia e instalamos un plantón permanente en la Ciudad de México, donde ya llevamos más de cuatro meses sin ser atendidos por el titular de la misma. El 29 de mayo, Alejo Rojas inició una huelga de hambre. El mismo día y a las 4:00 de la mañana, cuatro individuos –uno portaba un puñal– nos amenazaron y dijeron que si no suspendíamos  la huelga, nos partirían la madre.

El sábado 30, al medio día, dos personas salieron de la CNDH. Uno portaba una cámara de video, y el otro dijo a Alejo que le invitaba unos tacos, y agregó: “No vale la pena que mueras. Mejor suspende tu huelga de hambre”. En seguida, empleados de la Comisión de Intendencia nos arrojaron varios cubetazos de agua sobre el espacio en que se encuentra instalado nuestro plantón.

Preguntamos por qué se le tiene tanto temor a dos personas de la tercera edad (64 y 72 años), que son dignos de todo respeto.

Pedimos que no nos dejen solos ante estas agresiones y la solidaridad de la sociedad civil nacional e internacional para seguir adelante con nuestra lucha ante la CNDH.

Atentamente

Alfonsa Martínez y Alejo Rojas. (Responsable de la publicación: Armando Ramírez.)

Comentarios