“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

A propósito de El golpeador que quiere ser delegado en Benito Juárez

De Christian von Roehrich

Señor director:

En relación con la nota titulada El golpeador que quiere ser delegado en Benito Juárez (Proceso 2013, del pasado 31 de mayo), relativa a una supuesta denuncia interpuesta por una persona de nombre Román Francisco Lázaro Tapia en contra del candidato del Partido Acción Nacional a la Delegación Benito Juárez, con el número de averiguación previa FBJ/BJ-3/T2/00328/14-02, yo, Christian Von Roehrich, declaro lo siguiente:

–Desconozco al señor Román Francisco Lázaro Tapia.

–Rechazo los hechos que me imputa, como son los supuestos delitos de lesiones, daño en propiedad y amenazas.

–Niego rotundamente que personal de mi equipo o gente cercana a mí haya amenazado al señor con un arma.

–Subrayo que hasta el día de hoy no he sido notificado o citado por alguna autoridad competente.

–Por el contrario, y como parte de mi compromiso con la transparencia, el pasado 5 de mayo, en conferencia de prensa, hice públicas mis declaraciones patrimoniales, de intereses, en materia fiscal, y cumplí con la propuesta hecha por el Instituto Mexicano para la Competitividad, A.C. y Transparencia Mexicana, denominada #3de3.

–Pero no sólo eso: Fui más allá y, para efectos de este caso, presenté mi examen de control de confianza, que fue realizado por el Centro Mexicano de Análisis Poligráfico y Psicológico (Cemapp), y mi examen antidopaje, que incluye tres elementos: cannabinoides, anfetaminas y cocaína. Los dos fueron notariados por el fedatario del Distrito Federal y del Patrimonio Inmobiliario Federal, licenciado Alfredo Ayala Herrera. Asimismo, obtuve mi carta de no antecedentes penales, emitida por la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal a través de la Coordinación General de Servicios Periciales.

–Por este medio, también me permito adjuntar una copia de la denuncia de hechos que presenté ante la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal con el objetivo de comprobar que en ningún momento fui citado por autoridad alguna a efecto de declarar por las supuestas acciones que se me atribuyen.

–Por el contrario, pido a la autoridad competente esclarecer los hechos y que, una vez agotadas las respectivas diligencias, ejerza acción penal contra quien resulte responsable.

–Finalmente, reitero que mi compromiso siempre ha sido y será abanderar un proyecto ciudadano, por lo que jamás tendría un comportamiento impropio o agresivo con alguien que deposita su confianza en mí, ya que el respeto a la dignidad de un ser humano es pieza fundamental de mi actuar cotidiano.

Atentamente

Christian von Roehrich

Juntos hagamos la diferencia en la ciudad.

Comentarios