“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Más sobre La mayoría pasiva, maldición para el cambio…

De Armando Bartra

Señor director:

Le agradeceré publicar la siguiente respuesta al comentario que, en Palabra de Lector de Proceso 2016, hizo Rubén Juárez a mi entrevista aparecida en la edición número 2015 de este semanario bajo el título: La mayoría pasiva, maldición para el cambio: Armando Bartra.

Don Rubén: Veo con gusto que compartimos el deseo de “corregir el rumbo” del país. En cambio, no coincido con usted en que el 52% de abstenciones representa un “castigo al gobierno”. Representa, si acaso, el generalizado descreimiento en el sistema. Pero un descreimiento que en la mayoría es pasivo, porque –salvo unos cuantos– quienes no votaron tampoco se mueven socialmente.

Si esto es así, espero esté usted de acuerdo en que es necesario transformar en participación social y electoral el descreimiento y descontento pasivos. A esto algunos lo llamamos construir poder popular.

En cuanto a que la solución es crear un partido “proletario”, hace rato dejé de creer que era la panacea, pero, por mí, adelante. Mientras tanto otros ciudadanos, la enorme mayoría trabajadores, construyen su propio partido y lo dotan de un programa libertario y justiciero, aunque ciertamente no anticapitalista. ¿Eso está mal?

Por cierto, el partido del que hablo, Morena, no estuvo ni está “convenientemente al margen” de la lucha contra las reformas estructurales. Al contrario, las impulsó y las impulsa. Ahí nos encontraremos.

Atentamente

Armando Bartra

Comentarios