Los mexicanos, espiados hasta en la cocina

Durante años el gobierno mexicano ha usado una poderosa herramienta cibernética para espiar a los ciudadanos. en teoría nadie escapó al fisgoneo de sus cuentas de correo, redes sociales, llamadas telefónicas , mensajes de texto. Y esa herramienta la maneja una compañía, Hacking Team, que tiene entre sus clientes, además de la federal, a muchas administraciones estatales. Pero la empresa del superespionaje fue espiada y vulnerada, así que la información ilegal -política, financiera e incluso personal- de sus espiados está ahora al alcance de casi cualquiera en internet.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- El ataque cibernético en contra de la empresa italiana Hacking Team -asunto que se hizo público el domingo 5- fue catastrófico para el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y una docena de gobernadores. La intervención y la filtración de las bases de datos de la empresa productora de programas y desarrollos informáticos puso al descubierto que desde el sexenio pasado las autoridades mexicanas espían a sus ciudadanos.

Aunque la información se refiere sólo a una empresa proveedora de ese tipo de software, la base de datos hackeados (es decir, vulneradas, descifradas y robadas) demuestran la intensidad de los gobernantes mexicanos en materia de espionaje.

La referencia principal es que, hasta antes del ataque, México era la principal fuente de ingresos de Hacking Team.

Por entidades, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) era su tercer cliente más importante en el mundo.

La puerta de entrada de Hacking Team a México fue el propio Peña Nieto. Cuando era gobernador del Estado de México, su administración contrató en 2009 a esa empresa de Milán.

El propósito: equipar a los Cuerpos de Seguridad Auxiliares del Estado de México (Cusaem) con un software que le permitiera hacer el seguimiento de personas, instituciones y organizaciones consideradas “objetivos” de su gobierno.

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2019 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentarios