PANAMA PAPERS GANA PULITZER

Denuncian abuso sexual y maltrato en casa hogar para débiles mentales del DF

MÉXICO, D.F. (apro-cimac).- Con la tolerancia del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia en el Distrito Federal (DIF-DF), personal de la Casa Hogar Esperanza para Débiles Mentales esterilizó sin su consentimiento y abusó sexualmente de al menos de cinco pacientes, denunció la organización Disability Rights International (DRI).

En rueda de prensa, Humberto Guerrero, director para México y Centroamérica de dicha agrupación, informó que ya se interpuso una denuncia penal ante la Fiscalía para la Atención de Delitos Sexuales de la Procuraduría General de Justicia del DF, por la violación sexual en contra de cinco mujeres, quienes fueron rescatadas el pasado 24 de mayo, cuando DRI realizó una visita a la Casa Hogar Esperanza junto con visitadores de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

No obstante, aclaró que podrían ser más las víctimas de violación sexual porque entre mayo y julio de este año fueron rescatadas de la institución 37 pacientes, algunas de las cuales ni siquiera pueden hablar.

Según Guerrero, una de las cinco víctimas de violación fue también esterilizada contra su voluntad cuando era menor de edad en el Hospital de la Mujer, dependiente de la Secretaría de Salud federal.

Agregó que si bien hasta el momento no se ha iniciado una acción legal en contra de directivos del DIF-DF, no se descarta la posibilidad de iniciar procesos penales por la omisión de la institución en la protección de estas personas.

El DIF-DF brinda financiamiento a la Casa Hogar Esperanza –aún en operación–, y en muchos casos canaliza a las personas enfermas mentales para que sean atendidas en esta institución.

Eric Rosenthal, director ejecutivo de DRI, dijo que las mujeres víctimas de la Casa Hogar también fueron sometidas a realizar labores de limpieza y trabajo doméstico en las casas de sus abusadores.

GDF, implicado

“Lo más grave” –añadió– es que el DIF-DF tenía conocimiento de estos abusos. Cuando acudieron a la institución, la agrupación pudo conocer que el DIF tiene una lista de 25 instancias en las que se cometen tales agravios, pero no ha hecho nada por cerrarlas y proteger a las personas. En el caso de la Casa Hogar Esperanza lo único que hicieron las autoridades locales fue llevarlos a otras instituciones.

En el resumen ejecutivo del informe se consigna que en mayo de 2014, DRI “se enteró de la existencia” de un documento oficial compilado por el Instituto de Asistencia e Integración Social del DF (IASIS) –dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social capitalina–, en el que de 76 instituciones evaluadas por el IASIS, se encontró que 25 representaban un “grave riesgo” para las personas que ahí vivían.

A pesar de este hallazgo –se asienta en el reporte–, ni el IASIS ni el DIF-DF, “que supervisa los servicios que se otorgan a niños y adultos con discapacidad, han actuado para poner fin a los abusos o cerrar estas instituciones”.

Priscila Rodríguez, directora del Programa de Mujeres de DRI, detalló que en enero pasado el DIF-DF visitó la institución y no hizo nada por clausurar el lugar.

Abundó que en contra de estas mujeres también se cometieron esterilizaciones forzadas para prevenir embarazos no deseados y ocultar las violaciones, que ocurrieron con anuencia del DIF-DF, pues muchos de los procedimientos –sostuvo– se realizaron mediante convenios de colaboración entre la institución y la Casa Hogar Esperanza.

DRI presentó su informe “Sin justicia, tortura, trata y segregación de personas con discapacidad en México”, en el cual documenta la forma en que las instituciones que brindan atención a personas con discapacidad violan sus DH.

El reporte se desprende de una investigación que la organización realizó durante dos años en instancias de este tipo en la Ciudad de México.

Eric Rosenthal explicó que durante dos años se visitaron instituciones que brindan atención a personas con discapacidad en el DF, y se atestiguó que dentro de estos lugares las personas “son tratadas como animales”, pues algunas son encerradas en jaulas, atadas de manos en la espalda, amarradas de forma permanente y se encuentran en condiciones insalubres.

Comentarios