El performance Puedes volar mariposa, de Salomé Nieto

MÉXICO, D.F. (apro).- La bailarina mexicana Salomé Nieto recurre en la pieza Puedes volar mariposa a la tradición del butoh, definida por encarnar en el cuerpo ritos de transformación para suscitar reflexiones sobre las resistencias a los cambios.

Ella eligió México como contexto para realizar el performance y lo programó en los últimos días del verano, antes del equinoccio del próximo 23 de septiembre. Asimismo, con ese cuidado al detalle, fijó como espacio Casa Galería, ubicado en el antiguo pueblo de Santa Úrsula Coapa y dedicado al alojamiento de proyectos artísticos contraculturales.

La historia del lugar se remonta a la segunda mitad del siglo XX, cuando el arquitecto y acuarelista ecuatoriano Oswaldo Muñoz Mariño obtiene el terreno para construir su casa.

Ésta tiene un diseño arquitectónico que aprovecha los recursos naturales de la zona, como extensos jardines y profundas barrancas, con la finalidad de crear un rincón místico artístico, donde se reunirían personalidades de la cultura en aquel momento, como Juan Rulfo.

Nieto guarda una relación con el sitio, puesto que hace dos años ya se había presentado allí.

La artista, en esta ocasión, articula imágenes plásticas vivas en las que el cuerpo, su propio cuerpo, forma parte del paisaje natural de uno de los jardines subterráneos de la casa. Las composiciones visuales integran a los seres vivos del jardín como los árboles y un gato negro.

Ella, motivada por un intenso realismo,se permite afectarse por las condiciones ambientales que le ofrecen sus elecciones de tiempo y lugar para la acción performántica.

El día de la presentación, el pasado miércoles 2, cayó una tormenta en la noche, propia de la estación de verano en la Ciudad de México. Las condiciones resultaron extremas para la bailarina.

Su estado de danza, logrado por su formación en el butoh, absorbió la gran cantidad de agua que caía desde el cielo abierto, dando como resultado una intensificación de los sistemas del cuerpo participantes en sus transiciones de movimiento. Pudieron verse involucrados los niveles muscular, óseo, afectivo y espiritual.

Todo el acto funcionó como un rito de transformación personal. Los testigos fueron familiares, amigos y público en general que se sostuvieron durante una hora de presentación a pesar de la lluvia.

Al respecto de la construcción de sentido de la acción, Nieto comentó que está dejando su larga trayectoria como bailarina de danza contemporánea en Canadá para dejar surgir una identidad propia como artista.

El director de Casa Galería, Gorka Larrañaga –de origen vasco–, manifiesto:

“El proyecto de Casa Galería surge como modelo alternativo al modo de entender la cultura establecida. Su intención es que los artistas puedan generar expresiones originarias (nótese que no emplea el término originales).

“Surge ante la necesidad de entender las cuestiones vitales de otra manera. El objetivo no es apadrinar sino generar reflexiones.”

A Nieto la acompañaron Gustavo Collini Sartor y Patasola Dance.

Comentarios