Pobladores denuncian que la Marina disparó a sus casas durante cacería de “El Chapo”

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Habitantes de El Comedero, Sinaloa denunciaron que durante el operativo de la Marina para capturar a Joaquín El Chapo Guzmán, además de vivir momentos de terror, los elementos dispararon contra sus viviendas y sufrieron daños en sus propiedades.

La Semar instrumentó hace días un cerco militar en la sierra de Durango con el objetivo prioritario de recapturar a El Chapo, líder del Cártel de Sinaloa, quien escapó del penal de máxima seguridad del Altiplano el pasado 11 de julio.

Los operativos de la Marina, que iniciaron hace una semana, provocaron el desplazamiento de decenas de familias de Tamazula, Durango, hacia la comunidad sinaloense de Cosalá.

De acuerdo con habitantes de varios poblados en la zona, helicópteros navales habrían atacado desde el aire a la población civil, lo que motivó su desplazamiento en busca de refugio.

Un ama de casa de El Comedero, entrevistada por AFP, narró que la lluvia de balas empezó en el momento que ella preparaba tortillas y que, asustada, fue a buscar a su pequeña hija, pero que los helicópteros de la Marina continuaron disparando con más intensidad.

Ayón Mendoza, de 24 años, explicó que ella no entendía el motivo de la balacera.

A pesar de que el gobierno negó que hubiera ataques a los pobladores, la casa de Ayón resultó con decenas de impactos de bala y su vehículo calcinado.

Su esposo Gonzalo Elías Peña denunció el hecho ante la Fiscalía.

La pareja se vio obligada a huir del pueblo y caminar “sin comer ni tomar agua” durante cuatro días seguidos con su hija de dos años por la Sierra Madre Occidental.

El matrimono finalmente llegó a Cosalá, donde en los últimos días han llegado buscando refugio unas 600 personas de empobrecidas comunidades serranas del municipio de Tamazula, que denuncian haber sufrido episodios similares, reportó la agencia informativa AFP.

Ayón Mendoza relató que se vieron forzados a caminar a oscuras debido a que los militares disparaban a cualquier lugar donde veían luz.

“Salió en el periódico que supuestamente le andaban buscando (a El Chapo), pero ahí conmigo no estaba y casi nos matan esos güeyes”, dijo su esposo Gonzalo.

La Comisión Nacional de Seguridad (CNS) admitió que El Chapo Guzmán logró burlar el operativo federal desplegado para su captura, aunque en su huida se produjo lesiones en la cara y una pierna.

Una vecina de la comunidad de El Verano mostró en su celular fotografías de los balazos que quedaron en su casa, resultado de una supuesta balacera de la Marina la tarde del 6 de octubre, posterior a la de El Comedero y El Limón.

En las imágenes de la casa de Marta Marbella se observan al menos una docena de agujeros en el techo, otros tantos en las paredes, en la puerta y también en el baño exterior donde la mujer trató de resguardarse con su bebé.

La madre de familia narró cómo el helicóptero disparaba directamente a la casa.

“Tenía miedo, gritaba, lloraba, pero yo sabía que era inútil”, dijo la mujer de 32 años.

En tanto que Francisca Quintero Sánchez, de 40 años, se escondió con sus tres hijos debajo de la cama cuando se desató “la lluvia de balas” durante alrededor de una hora, según relató a AFP.

La mujer aseguró que temía que los fueran a matar y agregó que los uniformes de quienes disparaban, decían claramente que pertenecían a la Marina.

“Creen que somos tontos porque somos de rancho pero sí sabemos leer y escribir”, dijo Francisca.

Las mujeres acudieron a hablar con miembros de la Marina, quienes argumentaron que estaban buscando “a una persona que venía con mucha gente” y aparentemente admitieron que abrieron fuego porque habían sido atacados, situación que ellas niegan.

“Que la Armada disparó sobre casas de la población civil es falso (…) (pero) obviamente cuando se encuentran con gente que dispara, van a repeler la agresión”, dijo a la AFP una fuente del gobierno federal que pidió el anonimato.

En tanto, la Secretaría de Marina negó la violación de derechos humanos hacia pobladores de Durango que se han desplazado hacia Cosalá.

En un comunicado informó que sus elementos permanecerán en la sierra de Durango y Sinaloa y que su objetivo es restablecer el orden en la zona.

En un audio revelado por el diario El Debate, proporcionado por pobladores que vivieron minutos de terror, se escuchan disparos de armas de fuego, lamentos y un niño preguntando “Papá, ¿Por qué nos matan?”.

Comentarios