Gran Bretaña obstaculizó interrogatorio a Assange

LONDRES (apro).- Gran Bretaña trató de obstaculizar en reiteradas oportunidades un interrogatorio clave de la Fiscalía sueca al fundador de Wikileaks, Julian Assange, y de esa forma demorar el avance de la causa, de acuerdo con documentos secretos dados a conocer este mes.

Los memorandos, obtenidos bajo la Ley de Libertad de Información del Reino Unido, revelaron que las autoridades británicas hicieron todo lo posible por impedir que los fiscales de Suecia entrevistaran a Assange, quien se encuentra refugiado en la embajada del Ecuador en Londres desde hace más de tres años.

El gobierno del Reino Unido le informó a las autoridades suecas que interrogar a Assange en la embajada ecuatoriana por denuncias de supuesta violación “no sería prudente”.

“Cualquier intento por interrogarlo bajo las estrictas leyes suecas invariablemente quedará envuelto en problemas”, reveló un correo electrónico enviado por el fiscal británico Paul Close el 25 de enero de 2011.“Incluso si el acusado acepta semejante entrevista de común acuerdo, la defensa buscará dar vuelta el hecho para su ventaja”, explicó.

“Inevitablemente alegará que el interrogatorio es evidencia conclusiva que las autoridades suecas no tenían un caso sólido contra él, y que el interrogatorio se buscaba con la esperanza de que él hiciera una franca y completa confesión. Por ende, le recomiendo que lo interrogue sólo una vez que se entregue a Suecia y de acuerdo con las leyes suecas”, continuó.

Otro mensaje, enviado el 13 de ese mes por el mismo Close a Ny y a su colega Ola Lofgren, destacó: “Por favor no crean que estamos tratando este caso como un pedido común de extradición”.

Tras conocerse los documentos y comunicaciones secretas, el activista australiano, de 44 años, expresó estar en “shock”. Indicó que ofreció en varias oportunidades ser interrogado dentro de la embajada, donde permanece como refugiado.

El gobierno de Ecuador había ofrecido en reiteradas oportunidades a las autoridades suecas entrevistar a Assange dentro de la dependencia diplomática, incluso facilitando una habitación especial, equipos de micrófonos, etc.

En agosto pasado, la Fiscalía General de Suecia confirmó que tres cargos contra Assange prescribieron, aunque el más serio de todos, por violación sexual a dos mujeres, sigue vigente hasta el 17 de agosto de 2020.

Por su parte, los abogados defensores del fundador de Wikileaks indicaron que apelarán nuevamente el pedido de arresto por parte de la Fiscalía sueca, tras conocerse los documentos secretos por la intervención británica en el caso.

El equipo legal de Assange indicó que los memorandos demuestran ahora que la Fiscalía de la Corona británica y Marianne Ny, “están más interesados en ganar el caso (contra él) que en hallar la verdad” tras el arresto de Assange en 2010.

Per Samuelsson, el abogado que representa a Assange en Suecia, sostuvo que los correos electrónicos “son un avance significativo”, ya que son “un ejemplo aparente de un fiscal que aconseja a otro para poder disminuir los derechos del acusado”.

El jurista agregó que los documentos exponen “el verdadero motivo” de Suecia a la hora de negarse a interrogar a Assange en el Reino Unido.

“La explicación oficial es que la calidad del interrogatorio sería demasiado pobre. Nosotros nunca creímos eso, y lo cuestionamos constantemente. Ahora sospechamos que la verdadera razón era que tenían miedo interrogar a Assange porque les daría una plataforma para defenderse”, continuó el abogado.

Samuelsson indicó que consideran ahora pedir para que Ny sea reemplazada como fiscal del caso.

Una portavoz de Ny indicó que la fiscal se encuentra de vacaciones, y que su secretaria, Ingrid Isgren, “no tiene información” del caso antes de 2013.

Pero un vocero de la Fiscalía británica admitió que aunque los consejos fueron hechos en 2011, Londres “estaba siguiendo los procesos adecuados y aconsejó para facilitar el pedido (de interrogatorio). Nosotros no podríamos haber anticipado lo que pasaría, y en especial que el señor Assange no se presentaría cuando las cortes le ordenaron ser extraditado a Suecia”.

El portavoz indicó además que “es enteramente correcto” que la Fiscalía del Reino Unido “aconsejó a la Fiscalía sueca sobre todos los aspectos relevantes de un pedido de extradición, que puede incluir cooperación judicial”.

Al ser preguntado sobre qué quiso decir Close al indicar que no se trataba de un simple caso de extradición, el vocero destacó que algunos casos “son diferentes por la naturaleza del delito, la identidad de la persona pedida para ser extraditada, o la complejidad del caso”.

“Estos casos puede que requieren más recursos en materia de tiempo y experiencia”, señaló.

Assange sigue sin ser interrogado por las denuncias en su contra. Ny dijo que intentó interrogarlo en la embajada ecuatoriana en junio pasado, pero Ecuador se negó debido a que la visita “no fue notificada con suficiente tiempo y porque se requiere de un acuerdo entre los dos países”.

Tras un largo período de impasse, las autoridades judiciales de ambos países están negociando un acuerdo que permita el acceso de los fiscales suecos a la embajada.

En agosto pasado, el ministro para la Cancillería británica, Hugo Swire, dijo que el gobierno de David Cameron “está frustrado que el interrogatorio aún no se haya llevado a cabo”.

“Esta sigue siendo una situación profundamente insatisfactoria y costosa”, señaló el funcionario conservador.

Mientras tanto Scotland Yard decidió suspender los polémicos operativos de vigilancia durante las 24 horas a Assange fuera de la embajada de Ecuador en Londres. Dijo que los recursos policiales “son limitados” y agregó que ahora debe priorizar “a muchos delincuentes y otras amenazas a la ciudad”.

Agentes armados de Scotland Yard se encontraban apostados fuera de la embajada de Ecuador, en el exclusivo barrio londinense de Knightsbridge, desde que el australiano buscó allí asilo para evitar ser extraditado a Suecia tras ser imputado de delitos sexuales, que el activista rechaza categóricamente desde entonces.

La Policía Metropolitana de Londres estima que dicha presencia de seguridad supera el total de 12 millones de libras esterlinas (unos 18.4 millones de dólares), monto que fue financiado enteramente por el gobierno británico durante los últimos tres años.

“El Servicio de la Policía Metropolitana tiene que balancear los intereses de la justicia en este caso, con los riesgos vigentes para la seguridad de los londinenses y de todos aquellos a quienes protege, investigando crímenes y arrestando a delincuentes buscados por delitos serios, a la hora de decidir qué es una respuesta proporcionada”, destacó el comunicado.

Sin embargo, aclaró que desplegará “un número de tácticas encubiertas y abiertas para arrestar” a Assange, en caso de que éste decida abandonar la dependencia diplomática.

El fundador de Wikileaks buscó asilo en la embajada de Ecuador para evitar ser extraditado a Suecia, al considerar que podría ser luego trasladado a Estados Unidos, donde teme sería juzgado por haber revelado cientos de miles de documentos secretos del gobierno y del ejército estadunidense, así como también de varias multinacionales.

Assange obtuvo en agosto de 2012 el asilo político de parte de Ecuador bajo la Convención de Refugio de 1951.

En las últimas semanas, las autoridades de Suecia expresaron optimismo acerca de alcanzar un acuerdo con el gobierno de Ecuador para que el australiano pueda ser interrogado en Londres por las acusaciones que penden en su contra.

Por su parte, Assange dijo en Londres que está “sumamente decepcionado” por la lentitud del caso. “Esto es innecesario. Soy un hombre inocente”, dijo en un comunicado desde la embajada ecuatoriana.

Consultado por Apro, el islandés Kristinn Hrafnsson, portavoz oficial de WikiLeaks y amigo cercano de Assange, confirmó que un comité especial de Naciones Unidas dictaminará que la detención de Assange “es ilegal”, alegando que debería ahora ser dejado en libertad.

Hrafnsson indicó que el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU anunciará próximamente un dictamen histórico que definirá el caso de Assange, y el cual le dará la razón al activista australiano.

“Yo creo que la verdadera razón por el anuncio de Scotland Yard es que estamos ante la espera inminente de un anuncio por parte de un Comité de Arbitrio de Naciones Unidas sobre detención, que estamos confiados dictaminará a favor de Assange”, dijo el islandés.

“Tenemos información de que siguen las negociaciones detrás de bambalinas entre el gobierno de Suecia y el de Ecuador, y obviamente esperamos una conclusión pronto. Este caso se ha prolongado por demasiado tiempo”, agregó.

Al ser consultado si cree que la Policía detendrá a Julian si éste decide abandonar la embajada,Hrafnsson se mostró categórico: “Es obvio que la Policía Metropolitana quiere arrestarlo, y así lo ha dicho. Este cerco a Assange no ha sido suspendido en su totalidad, sólo la parte visible, es decir los agentes uniformados ya no estarán ahí, pero recordemos que la vigilancia encubierta ha sido aumentada. Es hora de que se haga justicia y quede en libertad de una vez por todas”, concluyó.

Comentarios