Estado Islámico: Europa en la encrucijada

LONDRES (apro).- Los recientes atentados múltiples en París que dejaron 130 muertos y cerca de un centenar de heridos graves ponen en evidencia que Europa está ante una grave encrucijada por las crecientes amenazas de terrorismo.

Los riesgos para el “Viejo Continente” crecieron significativamente como consecuencia de la guerra civil en Siria y de las tácticas militares cada vez más sofisticadas y utilizadas por yihadistas del Estado Islámico (EI).

En entrevista con Apro,MichaelStephens, experto en Medio Oriente del Instituto Real de Servicios Unidos (RUSI) de Londres y uno de los principales analistas mundiales sobre el tema, sostuvo que aunque la única forma de combatir por completo al EI es a través de una “solución política” a corto plazo: el uso de fuerza militar y bombardeos aéreos en Siria e Iraq.

Stephens consideró “improbable” que los atentados múltiples del viernes 13 de noviembre en París hayan sido planeados desde el comando central del EI en Siria. Dijo que los ataques habrían sido perpetrados por activistas “que comparten la misma ideología y tácticas” de ese grupo extremista.

“Obviamente sólo han pasado algunos días (del atentado) y no contamos con toda la información sobre todos los atacantes, de dónde provienen, etcétera. Pero parece que hubo una combinación de ciudadanos franceses que trabajaron en conjunto con otros extremistas en Bélgica”, afirmó Stephens.

“Se insinúa ahora que hubo una planeación en Siria. Creo que necesitamos más evidencia para poder decir que esto es verdad. Personalmente no estoy convencido de que el EI haya planeado este atentado desde su comando central en Siria. Me parece que lo que ha ocurrido es exactamente lo que el EI quiere propagar: La idea de que, aunque la sede central no fue responsable, hay personas que están ideológicamente alineadas y actuarán en representación del Estado Islámico”, agregó.

El investigador de RUSI indicó que es sospechoso que el EI a la hora de admitir responsabilidad “no diera mucha información sobre el ataque, no nombraran a los atacantes, algo que normalmente hacen”.

De todas maneras, dijo, “asumiendo que haya sido el EI el responsable, obviamente estamos hablando de una acción muy grave”, señaló.

Stephens expresó serias preocupaciones por la posibilidad de “medidas reaccionarias” en respuesta de los atentados.

Entre las situaciones que le preocupan está la rapidez con la que el debate se ha desviado al área de la política. “Por ejemplo, en la relación entre Siria y Francia, y Europa en general, el tema de los migrantes y refugiados a Europa, y cuán rápido se ha convertido en un debate politizado que ha dejado fuera algunos de los desafíos que enfrentamos de operaciones tan complejas como estas”, dijo el analista.

Para el británico, las autoridades de Francia “deberían enfocarse en las complejidades de los atentados, especialmente en cómo las distintas partes de este ataque funcionaron simultáneamente y cómo las agencias de inteligencia fallaron a la hora de identificar a los atacantes”.

Michael Stephens consideró que en un operativo terrorista tan complejo como el registrado en la capital francesa –con múltiples blancos de ataque, armas variadas desde Kalashinov, granadas y explosivos, logística de varios países, comunicaciones, entre otros elementos–, son cruciales los rastros y evidencias que quedan detrás del planeamiento.

“Ahora está saliendo a la luz evidencia acerca de varias fallas por parte de los servicios de Inteligencia que habrían permitido que se lanzaran los ataques”, afirmó. Además, consideró que es “muy improbable” que las agencias de Inteligencia francesas desconocieran quiénes eran los atacantes.

“Las autoridades francesas deben abrir ahora una investigación profunda acerca del por qué se cometieron esos errores. En este momento queda poco claro si el EI organizó desde su comando central en Siria los ataques. Esto es una hipótesis. Pero en el caso que sí estuvieran detrás, sería una dinámica nueva acerca de cómo opera el grupo, mostrando que están activamente planeando ataques en el extranjero y que tienen capacidades para hacerlo”, agregó.

El especialista se refirió además a la decisión del gobierno de François Hollande de bombardear distintos blancos del EI en Raqqa y otras ciudades sirias, como respuesta a los atentados:

“Estoy convencido de que los bombardeos franceses como represalia a los atentados no están conectados en ninguna forma sustancial con lo ocurrido en París. Es más bien una decisión del gobierno de Hollande para mostrarle a la población que está haciendo algo frente al terrible golpe sufrido”.

De hecho, dudó que esa respuesta tenga una correlación con lo que ocurrió en París. “Es una medida política. Pero precisamos de más evidencia para saber exactamente dónde se planeó el atentado. En una situación como la que vimos, con una célula que operaba de forma múltiple era muy difícil contener a estos atacantes”, sostuvo Stephens.

Reacciones en Inglaterra

El experto de RUSI también mencionó la decisión del gobierno británico de David Cameron de aumentar 15% el presupuesto de las agencias de Inteligencia para reclutar a otros 1mil 900 nuevos espías.

“Es una medida reaccionaria. Son respuestas reaccionarias. El gobierno quiere parecer fuerte y demostrarle a la gente que está haciendo algo al respecto”, consideró.

De acuerdo con Stephens, la amenaza terrorista en el Reino Unido no ha cambiado radicalmente desde los atentados de París, y las cuestiones sociales como consecuencia del masivo flujo migratorio de Siria a Europa, “no deberían ser politizados”.

Según su entender, “todo parece indicar que las circunstancias políticas han influenciado asuntos de financiamiento, en este caso para los servicios de seguridad e Inteligencia”.

En los últimos años el gobierno de Cameron redujo el presupuesto de las agencias de seguridad y policiales para hacer frente al enorme déficit fiscal del país, lo que llevó a muchas quejas por parte de ese sector ante la falta de recursos.

“Obviamente ahora el gobierno va a tratar de cubrirse la espalda y revertir eso. No se le puede pedir a la Policía y a los organismos de seguridad que hagan más trabajo con menos dinero, y lamentablemente eso es lo que venía pasando hasta ahora”, dijo.

La falta de financiamiento para las fuerzas de seguridad británicas “llevó a errores y presiones extras”.

“El anuncio del gobierno podría ser una medida necesaria y bienvenida, ya que la escala de las amenazas terroristas en Europa ha subido significativamente desde que comenzó la guerra civil en Siria hace algunos años. Pero en el fondo estamos hablando de un tema político y estratégico, no debemos olvidar esto”, continuó.

Dos días después de los atentados en París, Cameron confirmó que los servicios de Inteligencia británicos lograron desbaratar en el último año al menos siete atentados terroristas en el Reino Unido.

Stephens consideró que el anuncio del Primer Ministro británico tiene como objetivo preparar a la población para un eventual ataque y funcionar como justificación para más medidas de control y restrictivas.

Para el estudioso existen dos opciones. La primera es a favor de aumentar los operativos de vigilancia, pues es más elevado el riesgo de que un atentado como el de París ocurra en Londres. La segunda es no reforzar los operativos porque estamos preparados para hacer frente a una situación similar.

Y justificó: “Es muy difícil saber si un atentado como el de París ocurrirá en el Reino Unido. Es probablemente sensato tomar medidas de precaución, pero no creo que sea bueno especular acerca de si hay más chances ahora de un atentado aquí”.

De todos modos, Stephens sostuvo que la amenaza terrorista ha crecido de forma consistente en toda Europa desde que comenzó la guerra civil en Siria.

“Se trata de una tendencia. No es algo que haya surgido de repente desde el ataque en París. Es algo que viene creciendo gradualmente y que ha llevado a más radicalización de personas, a más frustración y violencia. Esto da cuenta que la amenaza es mucho más elevada que en los últimos dos o tres años”, subrayó.

Bombardeo a Siria no es la solución

Durante la entrevista, el analista del think-tank cuestionó la postura del jefe de la oposición británica, el laborista Jeremy Corbyn, quien un día después de los atentados en París afirmó que bombardear a Siria no resolverá el problema creciente del terrorismo y que la única forma de conseguir una solución con el Estado Islámico es a través de la paz.

“No estoy de acuerdo con Corbyn. Si el objetivo es contener al EI, entonces no queda otra opción que utilizar la fuerza militar. Porque ese grupo es una organización militar que utiliza medios militares. Los aliados del Occidente en la región no son suficientemente potentes para contener al EI sin los bombardeos aéreos, porque de otro modo el EI se hubiera expandido incluso más. Los bombardeos aéreos sumados a las tropas por tierra fueron exitosos en las operaciones de contención de este grupo, como lo vimos la semana pasada en varias regiones de Siria”, destacó.

Michael Stephens afirmó que tratar de contener al EI a partir de medios diplomáticos “en estos momentos es algo casi imposible”. Agregó que decir que los bombardeos aéreos no tienen resultados directos en las actividades de EI “es falso y hasta negligente”.

Detalló: “Se han logrado progresos a la hora de impedir que el EI se expanda, pero combatirlos es otro asunto. Derrotar por completo al EI requiere de una solución política. Pero si queremos impedir que su poder se expanda, que pase al Golfo Pérsico, a Jordania, a Turquía o Kuwait, habrá que utilizar la fuerza militar”.

En reiteradas ocasiones durante los últimos años Stephens visitó Siria e Iraq. Ahí observó que sin ayuda militar, los países de la región hubieran terminado sobrepasados por la violencia del EI.

“Negar esto es mentiroso. El EI exterminio el año pasado a cientos de civiles inocentes, tanto en Siria como en Iraq, y la única forma de frenarlos fue con la fuerza militar, no con la negociación. Debemos ser realistas, pero repito: para combatir por completo al EI finalmente precisaremos de una solución política”, concluyó.

Comentarios