Peña Nieto se cobró la afrenta

El desafío se pagó con la humillación. Hace casi medio año El Chapo Guzmán se fugó de un penal de supuesta alta seguridad. México quedó exhibido, ridiculizado ante el mundo. Y la administración quiso tomar revancha. Este viernes 8 el sinaloense fue reaprehendido y mostrado ante las cámaras como un animal vencido, el estupor y el miedo reflejados en su rostro. El gobierno se la cobró. Pero finalmente hay que recordar lo que otro jefe del Cártel de Sinaloa, El Mayo Zambada, le dijo hace seis años al fundador de Proceso, Julio Scherer: algún día caeremos, pero no importa… los reemplazos ya andan por ahí.

MÉXICO, DF (Proceso).- Reparada la afrenta, el presidente Enrique Peña Nieto debe responder ahora a la petición estadunidense de entregarle a Joaquín El Chapo Guzmán. Cuándo y cómo lo hará, no se sabe. La recaptura, sin embargo, mantiene intacta la responsabilidad que desde su gobierno facilitó hace casi medio año la fuga y exhibió a México ante el mundo.

El presidente calificó entonces el escape como una “burla y un desafío” para su gobierno. La afrenta terminó el viernes 8, cuando la Policía Federal y la Marina reaprehendieron al jefe del Cártel de Sinaloa en Los Mochis, municipio de Ahome, Sinaloa, en una acción en la que el gobierno no escatimó en autoelogios y evitó toda referencia a cualquier colaboración estadunidense.


Aunque el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, lo presentó como un logro de todo el gabinete de seguridad, se trató de un operativo coordinado de la Policía Federal y la Marina, dijeron a Proceso fuentes del mismo gabinete poco después de que Peña Nieto anunciara, a las 12:19 horas en su cuenta de Twitter, la reaprehensión de Guzmán Loera.

Los informantes precisan que la detención se concretó hacia las 08:00 horas en un motel en las afueras de Los Mochis, al norte de Culiacán, la capital sinaloense. Fue la culminación de una acción armada que la Marina había presentado inicialmente como un hecho aislado y como resultado de una denuncia ciudadana, aunque horas después Peña Nieto lo anunció como “un cuidadoso e intenso trabajo de inteligencia”.

Insistente en la coordinación del Ejército, la Marina, la Policía Federal (PF), el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y la Procuraduría General de la República (PGR), el gobierno federal reunió por la noche del viernes 8 a los titulares de esas dependencias, incluido el titular de Gobernación –de quien dependen PF y Cisen–, en el hangar de la PGR para presentar al recapturado.

(Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2045, ya en circulación)

Comentarios