Habla Caro Quintero

El Chapo va de celda en celda, acechado por un perro y rodeado de 35 custodios

Como si formara parte del guión de una película cuyo final se avizora lejano, durante su primera semana en el penal del Altiplano, Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, el preso número 3870, ha sido cambiado varias veces de celda, siempre esposado, y ahora se encuentra en un segundo piso, donde 35 personas se encargan directamente de su custodia para evitar una tercera fuga. Mientras tanto, como parte de la expresión de “misión cumplida”, las autoridades federales intentan dar carpetazo a las investigaciones relacionadas con los servidores públicos implicados en la huida del capo el 11 de julio de 2015.

MÉXICO, DF (Proceso).- Con la recaptura de Joaquín El Chapo Guzmán, el gobierno de Enrique Peña Nieto se prepara para cerrar el expediente de la fuga de julio de 2015, enfocado en empleados menores, mientras que la única funcionaria de la Secretaría de Gobernación acusada por el escape del narcotraficante sinaloense, Celina Oseguera Parra, ve en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), donde están varios de sus excolaboradores, un camino hacia la prisión domiciliaria.

Aunque Gobernación asegura haber reforzado la seguridad dentro y fuera del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 1, adonde reingresó El Chapo el viernes 8 –el mismo del que se fugó seis meses atrás–, la institución está ahora en manos de un funcionario carente de experiencia en penales de alta seguridad.


El nuevo responsable directo de su vigilancia es Salvador Almonte Solís, quien a pesar a ello asumió la dirección del Altiplano a fines de diciembre pasado, días antes de que el capo fuera recapturado por la Policía Federal en un operativo conjunto en el que en un primer momento, la madrugada del viernes 8, se le escapó a los elementos de la Marina Armada de México.

La designación oficial de Almonte Solís se efectuó el 22 de diciembre de 2015, de acuerdo con el nombramiento Segob/CNS/OADPRS/43751/2015, aunque desde una semana antes ya ejercía como director de la principal cárcel del país.

Pero El Chapo no sólo estará custodiado por alguien sin experiencia en penales de máxima seguridad, sino también por un funcionario superior que ha reprobado sus exámenes de control de confianza. Se trata de Emanuel Castillo Ruiz, jefe del director del penal del Altiplano, que sustituyó a Oseguera en la Coordinación Nacional de Centros Federales.

(Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2046, ya en circulación)

Comentarios