Arma asegurada a El Chapo era del operativo Rápido y Furioso, reporta Fox News

MÉXICO, DF (apro).- La cadena de televisión estadunidense Fox News reportó que uno de los rifles asegurados a Joaquín El Chapo Guzmán cuando fue reaprehendido el pasado 8 de enero forma parte de las armas de Rápido y Furioso, el operativo de tráfico ilegal realizado por Estados Unidos con el aval de México en 2009.

De acuerdo con la televisora, que cita fuentes oficiales, la oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés), la agencia responsable de Rápido y Furioso, verificó que una de las ocho armas aseguradas por La Marina en el enfrentamiento previo a la detención de Guzmán Loera está en la base de datos dekl armamento que esa agencia dejó pasar a México entre 2009 y 2011.

Se trata de un rifle .50, cuyo número de serie coincidió con la información de la ATF, según Fox News.

El día de la recaptura de El Chapo, la Marina Armada de México informó que había asegurado ocho armas en un enfrentamiento en Los Mochis, Sinaloa, con un grupo que inicialmente evitó precisar que se trataba de la guardia armada de Guzmán Loera.

Sin entrar en detalles, la Marina informó que había asegurado ocho armas largas, un arma corta, cargadores y municiones para uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, así como un tubo lanzacohetes con dos cargas.

“Cuando los agentes de la ATF revisaron los números de serie de las ocho armas…, encontraron que una de los dos armas calibre .50 corresponden al programa ATF”, señaló la televisora.

Sin embargo, las fuentes consultadas por la emisión dijeron no saber cuántas de esas armas aseguradas forman parte de ese programa.

Rápido y Furioso fue una operación de tráfico ilegal de armas diseñado por la oficina de la ATF en Phoenix, Arizona, con el aval de las oficinas centrales de esa agencia en Washington y del entonces gobierno de Felipe Calderón (Proceso edición 2003).

Durante uno de esos operativos, policías mexicanos perdieron la pista a un cargamento de esas armas, según documentó la organización no gubernamental Desarma México, que busca esclarecer la participación del gobierno de Calderón en ese tráfico ilegal de armamento.

El operativo se dio a conocer en 2011 a través de una investigación del Consorcio de Investigación Periodística, de Washington. En noviembre de ese mismo año, Proceso también informó que el cartel de Sinaloa, de Joaquín El Chapo Guzmán, fue el principal beneficiario de Rápido y Furioso.

El operativo consistió en dejar que pasaran a México, a través de intermediarios, casi dos mil armas, de las cuales 34 eran rifles .50, capaces de detener un automóvil o derribar un helicóptero.

Según la ATF, el propósito de su “nueva estrategia” era dar con los narcotraficantes mexicanos que operan en Estados Unidos.

Apenas el martes 19, una juez federal estadunidense resolvió que el gobierno de Barack Obama debe entregar al Congreso todos los documentos relacionados con Rápido y Furioso, como parte de las investigaciones legislativas del caso.

Pese a haber entregado 64 mil documentos a los legisladores, Obama se reservó información, pero la juez le ordenó darla completa al negarle el “privilegio ejecutivo” de reserva.

Comentarios